Procesan a mujer por morder a su perro bulldog

Maltrato animal

El animal tenía marcas de tres mordiscos en su espalda perfectamente visibles en su pelaje.

bulldog1vs analise garner lake in the hills2

Una mujer estadounidense* de 19 años que mordió a su perro bulldog durante una pelea con su madre fue procesada por crueldad contra los animales y pelea doméstica, anunció el lunes la policía.

Los vecinos llamaron a la policía después de escuchar gritos y ruidos de golpes provenientes de una casa de Lake in the Hills, en Illinois.

Según la policía, la joven Analise Garner, en estado de ebriedad, golpeó y arañó la cara de su madre, además de morderle la mano derecha durante el altercado.

El perro bulldog de la familia, de 36 kilos, tenía marcas de tres mordiscos en su espalda perfectamente visibles en su pelaje.

El perro al final la mordió en la espalda en legítima defensa“, afirmó el sargento Mike Smith.

“No hay cargos contra el perro”, añadió.

Garner, que fue llevada al hospital para tratar las mordeduras defensivas del perro, también fue acusada por ebriedad en una menor de edad. Fue liberada tras pagar una fianza de 3.000 dólares. [elespectador.com/procesan-mujer-morder-su-perro-bulldog]

2 Comments

  1. CARLOS ESTRADA

    ARGENTINA- CONDENAN A UN HOMBRE EN LA PAMPA POR VIOLAR A UNA PERRA

    Noticias de La Pampa, señalan que el 24 de abril pasado, fue condenado a once meses de prisión de cumplimiento efectivo, el ciudadano Justo José Tobares por violar a una perra.

    El individuo, de 77 años de edad, tendría antecedentes y en el 2009 habría sido condenado a dos meses de prisión en suspenso por robo de un perro en grado de tentativa.
    La sentencia -según informes periodísticos- fue leída por el juez Daniel Sáenz en los tribunales de Santa Rosa, en cumplimiento de la Ley nacional N° 14.346 que reprime los actos de crueldad contra los animales.

    Versiones diferentes: algunos sostienen que la perra pertenecía a un vecino, Tobares la llevó a su vivienda en la localidad de Toay y cuatro horas después el can salió con la vagina ensangrentada, otros dicen que era una perra vagabunda llamada “Lola” que alimentaban trabajadores de una obra en construcción y el acusado la capturó, trasladó a su domicilio, le afeitó la vagina y la violó, mientras habría testigos que observaron a otras perras atadas con alambre y violadas en la casa de Justo Tobares (trascendidos de prensa).

    La denunciante, aparentemente integrante de una entidad proteccionista, espera que al imputado le impongan condiciones para que no pueda tener armas, beber alcohol ni poseer animales, tampoco acercarse a ellos.

    Este accionar repugnante y delictivo me recuerda a noviembre de 2004 cuando unas señoras me alertaron acerca de lo que ocurría en la puerta de la famosa Casa del Teatro, ubicada en la elegante avenida Santa Fe y Libertad, centro de la ciudad de Buenos Aires. Un individuo de posible nombre “Javier” (“protegido” por una supuesta abogada), vivía en la calle y en el interior de un bolso grande tenía inmóvil a una perra mediana, desnutrida, de pelaje largo y dorado, la que sufría castigos y violaciones en plaza “Libertad” (su cola estaba encintada en el nacimiento y afeitados los contornos de la vagina); las vecinas comentaron que al llamarle la atención al depravado, éste les exhibió su miembro viril. Sugerí radicar denuncia policial y comencé un seguimiento del sujeto con apoyo de una brigada de la Policía Federal, hasta que fue detenido con la perra prisionera en el interior de un bolso, animal que bauticé “Soledad”. El caso tuvo mucha resonancia pública; “Soledad” quedó un día en comisaría de jurisdicción, fue revisada por veterinario oficial y luego me permitieron trasladarla en custodia a una entidad protectora donde voluntariamente dejé dinero para su atención, visitándola innumerables veces (todo documentado), le llevaba comida y productos veterinarios porque tenía una fea enfermedad en la piel, me recibía contenta sin acostumbrarse a las personas. Semanas más tarde murió debido a lesiones internas.

    POSIBLES ABUSOS SEXUALES CON EQUINOS
    Los jueces penales de la ciudad de Santa Fe (norte de Argentina), por presuntas directivas políticas, no aplicarían la ley nacional N° 14.346 de Protección Animal, tratando con innegable indiferencia casos graves y probados de crueldad (salvo alguien pretenda justificar lo injustificable) que denuncia una médica veterinaria, titular de asociación proteccionista, persona que está indignada por la impunidad de numerosos carreros. Los caballos de cartoneros circulan por las calles sin control responsable de las autoridades de aplicación y una mayoría estaría en muy malas condiciones; aquellos particulares que se atreven a protestar por estos casos “tolerados” por funcionarios y a la vista del pueblo, recibirían presiones oficiales, sumado a amenazas de muerte y agresiones de grupos de chatarreros involucrados en los ilícitos.

    El 7 de marzo pasado, una entidad santafesina que estoy asesorando rescató con intervención de la policía de jurisdicción, una yegua de cartonero en Recreo Sur, que se había desplomado en calle Facundo Quiroga y Ruta 11 a raíz de numerosas lesiones graves y destrucción de vagina, animal que después de horrible agonía murió. El 2 de abril pasado en zona de Colastiné (Santa Fe), la mencionada entidad auxilió a un equino de chatarrero que habían abandonado con varias heridas y gran infección en zona genital.

    Estos casos se multiplican gracias a la “luz verde” municipal e inacción judicial por aparentes directivas de un ministro de justicia y “derechos humanos” (?), es decir, en años de comprobados actos de salvajismo con caballos en la vía pública, las causas seguirían durmiendo el folklórico “sueño burocrático” y sospechosamente -por supuestos entretelones políticos- no hay procesados ni condenados, incluso obligan a devolver los caballos destruidos a sus maltratadores para que los incorporen al circuito de tirar cargas superiores a sus fuerzas y soportar torturas peores (poseo en archivo fotografías estremecedoras, certificaciones y decenas de informes de la médica veterinaria que los socorre).

    CARLOS ESTRADA *escritor, autor de cinco libros, ex periodista parlamentario y de revistas jurídicas, cronista especial de publicaciones nacionales y provinciales, columnista de medios extranjeros, periodista de investigación, dedicado a actividades ecuestres, experto en rescates de leones, tigres, osos, pumas, monos, etc., recuperación de más de 600 caballos del maltrato y actos de cuatrerismo, asesor en asuntos equinos y caninos de centros especializados, entendido en técnicas de rehabilitación y derecho internacional animal, proteccionista independiente de fauna salvaje con récords nunca igualados en el mundo de incautaciones de especies de la caza furtiva y contrabando por muchos centenares de millones de dólares, decenas de certificaciones oficiales y científicas y máximos reconocimientos internacionales. DOCUMENTADA trayectoria pública desde 1970.

    Buenos Aires, Argentina, 4 de mayo de 2012.

  2. CARLOS ESTRADA

    ARGENTINA- “BROMA” DE ESTUDIANTES EN SALTA: CON UN PETARDO DESTROZARON MANDÍBULA DE UN PERRO

    ESTOS CASOS ABERRANTES no tienen explicación y se multiplican en nuestro país por la vista gorda oficial que ha creado feo vació legal frente al flagelo. La vigente Ley nacional N° 14.346 es débil y nadie la aplica con rectitud, es decir, policías, intendentes municipales, legisladores y jueces parecen desentenderse del problema.

    TREMENDAS HERIDAS sufrió un perro vagabundo conocido como “Dardo” en la céntrica plaza “9 de Julio” de Salta (norte de Argentina) al estallarle en la boca un poderoso petardo por aparente “travesura” estudiantil (salvo el explosivo lo haya arrojado un árbol), lo que refleja el innegable padecimiento de diferentes animales víctimas del cruel accionar de inadaptados.

    UN DÍA DE LA SAMANA PASADA, posiblemente a la hora 12,30, se encontraba un grupo de estudiantes del Centro Polivalente de Arte festejando de manera escandalosa y como “broma” macabra le habrían colocado un poderoso petardo en la boca al perro “Dardo”, querido por todos los vecinos (o se lo arrojaron cerca y la curiosidad animal hizo el resto); estalló, le desprendió la mandíbula con intenso sangrado, presuntas fracturas, graves quemaduras en paladar y lengua, dejando al inocente can al borde de la muerte. Un juzgado de Menores estaría “investigando” (?) la participación de dos señoritas a las que varias personas atribuyeron el acto criminal.

    DE MAL EN PEOR: un posible estudiante (he revisado videos y fotografías) sostuvo con una mano al perro tomándolo del cuero detrás de la nuca para mantenerlo parado, lo que estiró su cara mientras la mandíbula le colgaba porque estaba destrozada, después habría intervenido (con bastante demora) el móvil policial N° 420 y los uniformados lo levantaron sin precauciones, abriendo el baúl del patrullero para trasladarlo de manera inhumana, por esa actitud miserable el público reaccionó e impidió salir a los policías, máxime ante comentarios entre ellos de recurrir a la eutanasia.

    LOS RECLAMOS de personas indignadas dieron sus frutos, un veterinario habría revisado al perro, decidiendo operarlo para reconstruir su hocico, con la novedad que durante mucho tiempo deberá ser alimentado por sondas, pero lo más indignante es que el 29 de abril, Día del Animal (según fotos y noticias recibidas) lo presentaron caminando en la plaza y fue aplaudido por su “mejoría”. Pan y circo en una sociedad que va perdiendo sensibilidad, que poco se conmueve ante el sufrimiento ajeno y cuando lo hacen es para tener “notoriedad” pública (habría excepciones), es decir, primero dañaron al animal, después quisieron salvarlo y, en medio de su internación y lenta recuperación, lo sacaron (todos “felices” y de acuerdo) para mostrarlo como un mueble reparado ¿acaso hubo oposiciones? ¿el veterinario le dio el alta para exhibirlo?

    SIN IR MÁS LEJOS, en Capital Federal los habitantes estarían a la deriva, con alarmante porcentaje de jóvenes (de clases media y alta) inclinados a protagonizar escándalos en público. Dañan y rompen bienes ajenos, consumen a la vista de autoridades drogas y excesivo alcohol, conductas que partirían de padres que no controlan y toleran malos comportamientos de sus hijos, sumado a una política oficial que los lleva a vivir en anarquía (¿se aseguran votos futuros?) y les hacen creer que libertinaje es “libertad”, siendo moneda corriente que cometan agresiones contra gente mayor, corren picadas con automóviles y motos en avenidas de la ciudad causando accidentes, arrojan botellas de vidrio al paso de vehículos, atacan a los custodios de boliches bailables y después cuentan las cosas cambiadas acusando a los denominados patovicas (hombres musculosos y entrenados en defensa personal) de “provocación”, PATEAN A MANSAS PALOMAS QUE BAJAN A LAS VEREDAS, LE TIRAN PIEDRAS A LOS GATOS QUE VIVEN EN LAS PLAZAS, ARROJAN EXPLOSIVOS A PERROS CALLEJEROS QUE LADRAN A COLUMNAS DE MANIFESTANTES, ETC.

    LOS QUE USAN PIROTECNIA en la vía pública para cualquier reclamo a los gobernantes (los fiscales contravencionales y de faltas mirarían para otro lado) o “festejan” acontecimientos de esa manera, son inescrupulosos que tendrían inteligencias enanas, seguramente criados en hogares sin patrones éticos y llenos de conflictos psicológicos, mientras que los que atentan contra animales indefensos causándoles sin remordimientos heridas o muerte, son vergüenzas humanas, algo peor que repugnantes, seres que prefiero no calificar en este espacio.

    AUMENTA EL MALTRATO de caballos para tiro de carros, matan gatos domésticos para comerlos, hay reñideros de gallos y de perros donde se apuesta mucho dinero, es imparable el exterminio de especies silvestres, laboratorios de experimentación torturan perros, monos, cerdos, conejos, etc., individuos adultos violan canes, ovejas, caballos, gallinas y otros animales, lo que muchos juzgadores de Argentina no sancionan, entonces el mal (zoofilia, crueldad, caza ilegal, etc.) se extiende. En otro artículo comenté el caso del anciano reincidente que fue condenado el 24 de abril pasado por violar a una perra en La Pampa (con otro fallo firme de “dos meses de prisión en suspenso” en el 2009, sin medidas correctivas añadidas), además detallé las incautaciones que impulsó una médica de Santa Fe al enterarse que una yegua de cartonero tenía la vagina destruida (murió al día siguiente) y otra con grave infección genital por posibles abusos sexuales.

    CARLOS ESTRADA *periodista de investigación, dedicado a actividades ecuestres, asesor en asuntos equinos y caninos de centros especializados, entendido en técnicas de rehabilitación y derecho internacional animal, proteccionista independiente de fauna salvaje con decenas de certificaciones oficiales y científicas y máximos reconocimientos internacionales. Documentada trayectoria pública desde 1970.

    Buenos Aires, Argentina, 4 de mayo de 2012.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*