Policía política de Cuba y Alemania Oriental labraron acuerdo que incluyó el de IKEA

El polémico contrato para usar mano de obra penitenciaria cubana para hacer muebles para IKEA fue parte de un acuerdo más amplio entre firmas controladas por los servicios de seguridad de Cuba y Alemania Oriental, que incluía además antigüedades, tabacos y armas cubanas, según un investigador en Berlín.

Documentos sobre el acuerdo, encontrados en los archivos de la STASI, la tristemente famosa agencia de seguridad de Alemania Oriental, hacen referencia también a mano de obra penitenciaria cubana e indican que Fidel Castro había aprobado en persona el acuerdo general, afirmó el investigador Jorge Luis García.

García indicó el miércoles a El Nuevo Herald que publicó un artículo sobre el acuerdo en el 2006 que mencionaba la manufactura de muebles “para Suecia” y publicó una nota sobre el asunto en su blog, STASI-MININT Connection, a principios del año pasado.

Prision-de-Boniato1_CUBA

Pero el acuerdo estalló la semana pasada en escándalo luego de que un periódico alemán reportó que una sucursal de IKEA en Berlín y una compañía de Alemania Oriental habían hecho un contrato para usar mano de obra penitenciaria cubana para hacer 45,000 mesas y 4,000 juegos de sofá en 1987.

El Muro de Berlín fue derribado dos años después, y Alemania Oriental —oficialmente la República Democrática Alemana— desapareció en 1990 al fundirse con la República Federal de Alemania, llamada también Alemania Occidental.

No está claro todavía hasta dónde se cumplió el acuerdo de 1987, afirmó García, nacido en Cuba, quien fuera interrogado en las celdas subterráneas de la STASI en Berlín Oriental en 1987. En la actualidad sirve de guía en visitas dirigidas a las celdas e investiga los archivos de la agencia.

Tampoco se sabe si reclusos cubanos fueron usados en la elaboración de los otros productos mencionados en el acuerdo.

Un documento encontrado por él en los archivos muestra que las firmas de Alemania Oriental involucradas en el acuerdo fueron Delta GmbH y Comercio de Arte y Antigüedades, conocida como KuA, ambas controladas por el Ministerio del Interior, encargado de la seguridad nacional. La STASI, que vigilaba y reprimía a la disidencia interna, era una muy temida sección del ministerio. Historia Completa1 | 2 | 3 | Página siguiente » [Read more here: JUAN O. TAMAYO/elnuevoherald.com/policia-politica-de-cuba-y-alemania]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*