¡Imbécil, son los banqueros!

No, idiota, imbécil, no son los españoles, que no trabajan como chinos, que toman demasiado cafelito, que piden bajas por jaquecas, que hacen argollas, que juegan a los barquitos… Son los bancos, los banqueros, los cabezas de huevo, los inexpertos, los maniobreros, los imprudentes…! Retornamos al origen de la cuestión en la víspera del 15-M: Lehmans Brothers y no sé ni cuántas capulladas más del capitalismo putrefacto habían logrado caer en el sueño de los justos (aunque perseguidas judicialmente por Obama), hasta el punto de que nos han hecho creer (sus adláteres políticos) que los ciudadanos de la receta médica y la beca universitaria somos los grandes culpables de la caída en picado del sistema público de protección. Sin entrar en detalles contables que llevan al mismo agujero, el invento y entrada en barrena de Bankia demuestra, sobre todo, que determinados gestores, convenientemente sostenidos por representantes públicos, son capaces de engañar y mantener en el tiempo una situación artificial insostenible, con daños profundos a pequeños y grandes inversores desinformados. Mientras se desarrolla el maquillaje, con todo tipo de cremas, baboseos y afeites, la opinión pública observa despavorida a una Unión Europea que exige más y más, y a un Gobierno que no sabe qué ofrecer para que los mercados se relajen y dejen de tocarle el punto G a la prima de riesgo. Ahora, de pronto, a la manera del cazador que tenía un ojo tuerto y no decía nada, sabemos que los responsables de la fiscalización de nuestro sistema financiero, en un complot de consecuencias indescifrables, habían unido fuerzas para quitar drama al efecto del ladrillazo sobre la banca española. […] [JAVIER DURÁN/laprovincia.es/imbecil-son-banqueros/]

esp

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*