AYANDENA: El número de perros abandonados aumenta con la llegada del verano y la crisis

El mejor amigo del perro

  • Las protectoras de animales están desbordadas: no tienen capacidad para más
  • Ayandena recoge de la perrera de Sevilla los animales a punto de sacrificarse
  • ‘Intentamos evitar el sacrificio de las mascotas, pero no podemos acoger más’

ayandena sevilla perros abandonadosTriana mueve con fuerza el rabo en cuanto siente la presencia de sus cuidadores. Lo hace siempre. Tan fuerte lo mueve, que se lo ha roto. Lo tiene vendado para no hacerse más daño. La galga se pone en pie y los cachorros de pocos días que aún amamanta se esfuerzan por alcanzar la fuente de su alimento. En la habitación contigua hay otra perra a punto de alumbrar otra camada. La american stafford se esconde de la gente. Tiene miedo. “Venía fatal; debieron de pegarle muy fuerte”, explica Silvia.

Estas dos perras fueron ‘rescatadas’ por la Policía en una redada en el asentamiento chabolista del Vacie, donde sus propietarios las tenían en muy malas condiciones. Pero representan sólo al 1% de los animales que aguardan un futuro mejor en el refugio que la asociación Ayandena tiene en Mairena del Alcor, que dirigen Silvia e Iván.

“Algunos proceden de redadas policiales, a otros los dejan en la puerta del refugio… La mayoría son abandonados; en cuanto llega el verano y con él las vacaciones, las mascotas se convierten en una carga y mucha gente se deshace de ellas”. En las carreteras, en gasolineras, amarrados a un poste de la luz…

La crisis económica no ha hecho sino agravar la situación. Los animales se convierten en una carga no sólo durante las vacaciones sino todo el año, explica Iván, que acaba de llegar de la perrera municipal de Sevillacon la furgoneta cargada de nuevos inquilinos para el refugio. “Iba a por cinco perros y al final me he traído 22”, aclara. Los 128 perros que por la mañana tenía el refugio se han convertido durante la entrevista en 150. “Estamos desbordados”, dice Silvia, a la que le cuesta caminar entre tantos perros. Gatos tienen otros 60.

El caso de Ayandena (Asociación de Ayuda Animal y Defensa Natural) no es único, pero si paradigmático de lo que le sucede a casi todas las protectoras de animales en este momento. “Los animales que recoge el centro municipal zoosanitario, la perrera, se sacrifican si nadie los reclama en el plazo de 15 días. Nosotros -explica Silvia-, para evitar que los sacrifiquen, nos los traemos al refugio, los atendemos y los cuidamos hasta que podemos entregarlos en adopción o en acogida”. Pero no es fácil. […]

El refugio lo dirigen Silvia e Iván, que incluso viven en una casa en las mismas instalaciones. Pero no son los únicos que trabajan en el mismo. Existen voluntarios, como Quique, Sandra, que está encargada de los gatos, María o Yamila, que se enciende de rabia cuando piensa que haygente que abandona a sus mascotas, que se encargan de limpiar las instalaciones y darles de comer a los animales. […]

Los responsables del refugio repiten incansablemente que la situación es insostenible. Ni subvenciones, ni ayudas públicas de ningún tipo. “Mantenemos esto con las cuotas de los socios y con donaciones. A veces, las donaciones vienen en forma de pienso para los animales… También nos vale, porque en cualquier caso lo tendríamos que comprar”, explica Silvia.

Cuando se produce una adopción, el refugio entrega los animales “gratis”. Sólo cobra los gastos generados por la asistencia veterinaria: la esterilización, la vacunación y la implantación de los chips que identifican al animal y a su propietario. En total, unos 70 euros, explica Silvia. “La intención de la asociación no es hacer negocio con las mascotas, sino que éstas estén bien”. […] [Ignacio Díaz Pérez/elmundo.es/elmundo/2012/05/17/andalucia_sevilla/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*