El crematorio de Bankia

bankia3Para entender lo de Bankia, y de una parte sustancial del sector bancario español, hay que ver la teleserie Crematorio, con un espléndido Pepe Sancho como protagonista y emitida por Canal Plus y por La Sexta. El grueso de los activos tóxicos que acumula la banca no son las hipotecas de los particulares que no pagan. El grueso son los 320.000 millones que tienen anotados en sus libros como activos inmobiliarios y que corresponden a préstamos cuya garantía son solares pendientes de edificar, edificaciones pendientes de acabar e inmuebles pendientes de vender. Ese es el cáncer del sistema. Desde que empezó la crisis, los bancos se han negado a aceptar que esos activos no valían el dinero que prestaron. Y han mantenido ese valor artificial en los balances hasta hace prácticamente dos años y lo han retirado a cuentagotas bajo presión de las autoridades europeas. ¿Por qué esos activos no valen lo que está anotado y lo que los bancos prestaron?

El negocio era el siguiente, como explica la serie referenciada: un promotor inmobiliario pedía un préstamo a un banco para comprar un solar a un pobre agricultor que lo vendía a precio de suelo rústico. Cuando el banco lo tasaba, el comprador le advertía que ese terreno valdría en breve mucho más porque sería recalificado por las autoridades municipales y autonómicas como suelo edificable. De manera que el banco le concedía una hipoteca por el precio de compra más un anticipo de la futura plusvalía. Con esa pasta, el propietario del terreno hipotecado pagaba el terreno y pagaba también la edificación que ponía en marcha junto a un socio que pedía una hipoteca sobre los pisos de acuerdo con su futuro valor en un mercado con precios que crecían al ritmo de un 10 % anual. Así un solar tras otro hasta sumar 320.000 millones prestados en el momento de explotar la crisis de lassubprimes en 2008, especialmente en la costa de Andalucía y de Levante (Cajasur, la CAM y Bancaixa) y en las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona (CajaMadrid y Catalunya Caixa).

Políticamente, el PP lo alentó y el PSOE lo consintió porque esa dinámica servía para financiar a sus ayuntamientos y ganar elecciones y porque así Zapatero repartío bienestar a cuenta de los impuestos recaudados por todo ese movimiento de dinero que un día paró de golpe dejando en el paro a miles de jóvenes que trabajaban a destajo en la construcción de los pisos. […] [POR ALBERT SÁEZ/opinion.elperiodico.com/el-crematorio-de-bankia/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*