Diez de los 34 «puntos calientes de biodiversidad» que alberga la Tierra

Hoy (22 de mayo) es el Día Internacional de la Diversidad Biológica. Naciones Unidas se ha puesto las gafas de buceo para dirigir la mirada hacia el desconocido y valioso medio marino en 2012.

Limpia también las de ver y sol para «zambullirte» por el tour de «puntos calientes de biodiversidad» que ha cartografiado a lo largo y ancho de la Tierra la Unión Internacional de Conservación para la Naturaleza. [El catálogo de la UICN contempla 34 hotspots.]

1. Las Islas del Caribe acogen una excepcional cantidad de ecosistemas diferentes, aunque los bosques montanos de niebla y los matorrales de cactus destacan sobre el resto. La deforestación y el invasivo avance de la población local, por su parte, no distinguen y causan estragos por igual en todo el área. El cocodrilo cubano (Crocodylus rhombifer) y dos variedades de solenodonte (Solenodon paradoxus) ya los notan en sus escamas y pelaje.

La gran mayoría de la fauna de las Islas del Caribe tiene «tamaño mini». De hecho, pueden presumir de dar cobijo al ave (el colibrí abeja, Mellisuga helenae) y al ofidio (la serpiente hilo de Barbados, Leptotyphlops carlae) más pequeños del mundo.

Mellisuga helenae

2. La cadena montañosa Sierra Madre Occidental abarca todo el oeste mexicano y el extremo suroccidental de Estados Unidos. Una cuarta parte de los taxones de plantas que ha inventariado México se concentran en este escarpado terreno, plagado de elevados relieves y profundos cañones. Muchos de ellos, además, no se localizan en otras partes del planeta. Los bosques de pino del estado de Michoacán, por ejemplo, reciben a millones de mariposas monarcas en invierno. La tala masiva, sin embargo, está reduciendo el número de hábitats viables para los lepidópteros.

3. El Bosque Atlántico de Brasil, pese a que en la actualidad solo el 10% de su extensión boscosa original permanece intacta, contabiliza 20.000 especies de plantas (el 40%, endémicas). Más deveinticuatro variedades de vertebrados en peligro crítico de extinción pugnan por salir adelante en la región. Tres tipos de tití león (Leontopithecus rosalia) y seis de aves han quedado restringidos a una pequeña mancha verde próxima a la Estación Ecológica de Murici (noreste de Brasil).

Los cultivos de caña de azúcar y café, así como la expansión urbanística de las ciudades de Río de Janeiro y Sao Paulo están presionando a la Mata atlántica y a sus cerca de mil taxones de pájaros; algunos de ellos únicos: el paujil piquirrojo (Crax blumenbachii) o el pato serrucho (Mergus octosetaceus), sin ir más lejos. […] [RUTH PILAR ESPINOSA/abc.es/natural-biodiversidad/abci-puntos-calientes]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*