Rovos Rail

El tren VIP

¿Cómo es atravesar una parte de Sudáfrica en un tren que dice ser el más lujoso del mundo? Una experiencia memorable, por cierto. Viajamos durante dos noches a bordo del lujoso Rovos Rail entre las ciudades de Cape Town y Pretoria, y esto es lo que vimos.

Hay maniáticos que se comen las uñas, otros que no pueden ver una alfombra chueca sin correr a enderezarla, y tipos como el sudafricano Rohan Voss.

rovosrail_

Rohan Voss es un maniático de los trenes: tras años dedicado a los negocios, en 1985 tuvo la idea de usar coches para sus vacaciones familiares, lo que finalmente —y luego de vender sus empresas— desembocó en el ensamblaje del que hoy es uno de los trenes más lujosos del mundo, el Rovos Rail.

Actualmente, el tren cuenta con cinco locomotoras  a vapor (la más antigua tiene 111 años) y 60 coches para cuartos, salones, comedores y cocina —todos diseñados en estilo eduardiano de inicios del siglo 20 y finamente refaccionados—, y desde 1989 está transportando pasajeros a través de Sudáfrica, Namibia, Tanzania y el borde de Mozambique. La idea de Rohan Voss es ciento por ciento romántica. ‘‘Finalmente todo es una cosa teatral. Si uno quisiera ir de Cape Town a Johannesburgo, podría tomar un avión y llegar en dos horas. ¿Para qué gastar un dineral y demorar 50 horas? Yo estoy convencido de que nosotros producimos una experiencia brillante’’.

En realidad, esto es lo que leemos que dice Rohan Voss sobre su tren en un bonito libro informativo que nos pasan minutos antes de abordar el Rovos Rail  en la estación de Cape Town, Sudáfrica. Estamos en eso cuando de pronto aparece Rohan Voss en la sala de espera, caminando lentamente. Es un tipo alto, canoso, parecido al príncipe Carlos. Un gentleman británico. Acaba de tomar un micrófono. Va a hablar.

Rovos_Rail_vic_falls_1993

Todos los pasajeros del tren —muchos japoneses de tercera edad, aunque después nos enteramos de que también hay ingleses y estadounidenses, 21 en total— , dejan de beber sus copas de champagne, y el guitarrista y la violinista que están en la sala paran de tocar sus melodías, y todos escuchamos atentos al anfitrión y reímos con su humor. O hacemos que reímos.

– No salten para afuera cuando el tren vaya rápido. Usen traje y corbata durante la cena, no lancen cosas inflamables fuera del tren, y dénle mucho trabajo a nuestro personal, pues tienen hombros fuertes— dice Rohan Voss con voz pausada y un marcado acento británico. […] [Sebastián Montalva W./emol.com/noticias/documentos/pdfs/trenvip]

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*