Reformas esclavizarán a los trabajadores en España

Crisis de la deuda española a la sombra de los medios de comunicación

barc-- barcelona

Éramos una pandilla que íbamos a ir a una boda en Barcelona este fin de semana. De lo que nos olvidamos fue de la crisis de la deuda española que ha ido a parar a la sombra de los medios de comunicación sobre Grecia. Era una huelga general y el piloto no sabía si se nos permitiría aterrizar en Barcelona. Nos las arreglamos para aterrizar a medianoche en un aeropuerto desierto sin funcionarios de aduanas ni taxis. Junto con otros tres encontré un taxi rompehuelgas.

Por la mañana fui despertada por sirenas y enunciados en La Rambla. A las afueras de El Corte Inglés se reunían manifestantes y abucheaban a los rompehuelgas que recibían escolta policial al salir de sus puestos de trabajo.

Helicópteros, incendios, escaparates rotos y una furia que hacía hervir al asfalto. Los policías antidisturbios se encontraban a lo largo de las calles vestidos de negro como soldados de juguetes. 

Los españoles protestan contra la reforma laboral que ahora se lleva a en todo el sur de Europa. Reformas que con la crisis como excusa esclavizarán a los trabajadores y les encadenarán en la pobreza.

El gobierno conservador hace tanto más barato como más fácil despedir a empleados y rebajar salarios. Una insinuación de que el tintineo del dinero en la caja disminuye es suficiente como para echar a la calle al único sustentador de la familia. Así pues siembran terror entre los demás trabajadores que tienen que trabajar más duro y rogar por las pausas y enmudecer acerca de los derechos.

En El País leo al mismo tiempo que los españoles en promedio trabajan dos horas más que sus colegas europeos. Más que un 16 por ciento de los españoles curran más de 48 horas a la semana.

Mucha gente quiere pero no se atreve a hacer huelga.

“Si pierdo mi trabajo iremos a parar yo y mis hijos al camping como algunos amigos lo han hecho. No hay alternativas”, suspira Sofía, que trabaja en el bar del hotel.

Es el mantra del poder que ha tomado arraigo entre la gente. Para hacer una tortilla hay que destrozar algunos huevos. La tortilla española exige una clase trabajadora destrozada. Sitios de trabajos de construcción de aspecto fantasma y récord de desempleo en la UE. La brecha entre aquellos que disfrutan de la tortilla y los que piden migajas de pan aumenta.

Para los ricos cuesta la crisis muy poco. Sus hijos van todavía a las mejores escuelas privadas y luego pueden desplegar el mapa mundi y lanzar la flecha y elegir el lugar donde quieren hacer una carrera. Los hijos 30 añeros de los trabajadores se ven obligados a retornar al hogar de sus padres otra vez porque no pueden pagar su propio alojamiento.

otto_zutz_barcelona1

En Otto Zutz se serpentean las colas a eso de las tres de la madrugada. Todos bailan. Casi nadie bebe. El propietario Roberto dice que las ventas de bebidas alcohólicas han caído un 30%. Los españoles festejan con agua cuando nuevos paquetes de austeridad de 20 millardos de euros serán votados en el Parlamento español.

En el viaje a casa nos vemos obligados a desviarnos a través de Inglaterra porque el espacio aéreo francés está cerrado debido a huelga.

En Francia viven 8 millones de personas por debajo del umbral de la pobreza. [metro.se/kolumner/reformer-kommer-att-forslava-arbetarna/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*