NAMIBIA – Conoce la fauna de cerca

Elefantes y jirafas tan cerca que casi puedes tocarlos. Leones que holgazanamente caminan hacia la charca de agua mientras que el jeep donde tú estás sentado lentamente conduce lado a lado con la manada. La temporada de safari en Namibia acaba de empezar y Eva Hernbäck del periódico Dagens Nyheter – Resor (Noticias del Día – Viajes) ha estado allí.

El que quiera ver la fauna africana de cerca no puede elegir un destino mejor que Namibia, el gran país escasamente poblado vecino con Sudáfrica y Zimbabue y tiene una arenosa larga costa atlántica. Miles de elefantes, leones, jirafas, antílopes y avestruces se mueven con libertad y comodidad en las muchas reservas naturales. Más difícil es detectar a los tímidos félidos leopardos y guepardos, pero con un poco de suerte, pues… En la costa se pueden ver ballenas, focas, pelícanos y flamencos.

namibia_map SP003583

Yo misma pude tocar tanto a una enorme foca que sorprendió subiendo a la embarcación en la que viajábamos como a un guepardo, el corredor más rápido de los grandes félidos. Pueden alcanzar una velocidad de 112 km/h.

Lo mejor es viajar a Namibia durante la estación seca de abril a noviembre, cuando no hay abundante follaje que oculta a los animales. Además, los animales durante la estación seca tienen que visitar las pocas charcas de agua por lo menos dos veces al día, mientras que en otras estaciones del año se dispersan fuera en el terreno porque hay agua en muchos lugares.

Durante la estación seca es fácil para los turistas aprovechar cuando van a beber junto a las charcas de agua, porque los animales tienen hábitos fijos. Será garantizadamente un magnífico escenario, tanto al amanecer como en la rosa bruma de la puesta de sol.

Una noche, cuando iba a cenar, por el gran jardín que rodea a nuestro ‘lodge’, casi choqué con una jirafa. Mejor dicho, la jirafa casi se tropezó y cayó sobre mí, pero no le perturbó a la jirafa, sino que siguió tranquilamente su camino trazado al lugar donde solía pernoctar. Un vigilante del hotel equipado con una enorme linterna apareció justo después de la que la jirafa fuese ‘devorada’ por la oscuridad y explicó que acostumbraba tomar su descanso nocturno en el jardín del hotel. Se sentía segura, puedo imaginar, comparado con dormir en el boscaje, donde los leones cazan por la noche.

namibia_1- namibia Chobe Savanna Lodge

Un ‘lodge’ es ese tipo agradable de hoteles que se encuentran esparcidos en el terreno salvaje africano. Las habitaciones de los hoteles están en hileras de pequeñas casas adosadas o cabañas en torno a un edificio principal con un hall de entrada, oficinas y comedores. Cada ‘lodge’ tiene su propio diseño y decoración individual, de estilo africano de buen gusto con colores llamativos y objetos históricos locales, como ollas, herramientas y lanzas.

namibia 1 namibia Horde-Giraffe-Etosha-National-Park-at-Namibia

Cada ‘lodge’ se mantiene preferiblemente además con su propia especialidad. Pueden ser grandes félidos de los que se han hecho ellos cargo desde que eran crías que por alguna razón perdieron a sus padres, que luego tienen que vivir en grandes recintos y por lo tanto son de fácil acceso para los turistas. Fue en un recinto así que pude acariciar a un guepardo.

Puede ser un zoológico propio con serpientes y otros reptiles. O rutas de senderismo que se han trazado por las que puede trotar alrededor en pequeños grupos sin guía. Antílopes y avestruces están acostumbrados, apenas se mueven a un lado cuando pasa uno/una junto a ellos. También puede ser observación de estrellas y tours de puesta de sol en el paisaje de tenue arena roja (cobriza) del desierto de Kalahari.

namibia Dune45-Sossusvlei-Namib-Desert

Pero probablemente lo más majestuoso es una manada entera de elefantes que se acerca a la charca de agua en los rayos oblicuos del sol de la tarde con sus crías y todo. Todos los demás animales se apartan a un lado con respeto ante esta superioridad física, a pesar de que  toda la manada camina con calma y dignidad. Una vez en el agua se vuelcan a gusto, se chorrean, beben y se empujan unos a otros. Las crías hacen como todas las crías del mundo, juegan y se hacinan tanto con los padres como con los hermanos. Así que cuando todos finalmente, como por una señal dada por la hembra de más edad que lidera el grupo, se largan de nuevo, aspiran polvo o arena con la trompa y la chorrean sobre sus cuerpos mojados. El polvo confunde con la puesta de sol de forma que resulta en una nube rosa alrededor de los enormes animales. Un elefante hembra pesa alrededor de tres toneladas, un macho puede crecer hasta más de seis toneladas de peso. Uno de esos elefantes machos de edad que caminaba en solitario se decidió una vez echar una mirada más cercana a nosotros en vez de ser sólo mirado. Se dirigió a nuestro jeep y parecía tan decidido que muchos de nosotros en el coche sugerimos que deberíamos apartarnos, de lo contrario podríamos resultar pisoteados. Nuestro joven cuidador de animales salvajes y chofer sonrió con indulgencia a nuestras preocupaciones y mantuvo la compostura. “Sé  cómo se comportan”, dijo. Estaba en lo cierto. Tal vez a tres metros del jeep se detuvo el elefante, se balanceó ligeramente hacia adelante y atrás, tiró un poco más de arena arena sobre todo su cuerpo y luego se volvió. Y nosotros/nosotras tomamos un suspiro de alivio.

En la grande reserva natural del Parque Nacional Etosha, al norte de Namibia, contó el cuidador de animales salvajes que la última vez que un león mató a un hombre fue en 1984, cuando un turista rompió la prohibición de salir del coche. Dio una vuelta en un coche turismo con claraboya en el techo y se subió al techo del coche para conseguir una buena secuencia de film de unos cachorros de león que quedaron separados del resto de la manada y fueron a parar cerca del coche. El líder de la manada, un león macho grande, se posicionó entonces desde el otro lado del coche, voló sobre él y se llevó al hombre filmante al suelo, donde le mordió hasta la muerte. Él no se lo comió, sino que sólo se llevó de vuelta a las crías a la seguridad de la manada. El país cuenta con varias grandes reservas naturales donde los animales viven como siempre lo han hecho, salvo que se han acostumbrado a cierto tráfico de coches en los sinuosos caminos de grava. Pero los animales siempre tienen prioridad, los coches tienen que desviarse, por lo que en la práctica no son nada a tener cuidado. Una vez rugió un león macho tan cerca de nosotros que todos nos dimos la vuelta y nos preguntamos si estaba en camino hacia el coche. Se quedó un poco más lejos, sólo marcaba que ahora su gran familia iba a tomar el camino ya que era la hora de la bebida del atardecer. Namibia tiene también mucho más que vida animal para ofrecer al turista. El país cuenta por ejemplo con el desierto más antiguo del mundo y las dunas de arena más altas del mundo. Estas últimas se encuentran en Sossusvlei en el desierto de Namib, un parque nacional que se extiende a lo largo de las ciudades portuarias de la costa sur Swakopmund y Walvis Bay. Las dunas más altas miden entre 300 y 400 metros de altura, siempre variando en función del viento que constantemente las cambia de forma.

A los turistas se les permite caminar hasta la cresta de una duna, que mide unos 100 metros de altura, una pesada caminata en arena profunda, pero la recompensa es una vista fenomenal de un paisaje desértico en una variedad de colores desde casi negro a marrón y gris, rojo de color cobre y amarillo. Lo más típico del desierto de Namib es el color cobre rojo debido al alto contenido de hierro. Cuando se ha caminado todo el camino hasta arriba se baja todo lo mejor que uno/una puede: de vuelta a lo largo del camino trillado, por la empinada pendiente al lado con pasos de gigante, o de culo como un niño en una cuesta abajo nevada. La última variante es la más divertida. Después se tiene arena por todas partes …

Y, como ya dicho, la larga línea costera ofrece una experiencia marina con aves y focas que son atraídas con peces que se lanzan desde el barco. Los animales pueden sustentarse del todo de forma segura con permanecer cerca de los barcos de turistas, si así lo desean. Y los turistas son felices de haber estado tan cerca. La avifauna del país es tan rica que exigentes ornitólogos pueden ‘recibir lo suyo’ hasta saciarse. En todas partes del país se puede beber agua del grifo sin arriesgar dolor de estómago – debe ser único en África. Las personas son a menudo multilingües e increíblemente amigables con los extraños. Si se quiere traer a casa recuerdos hay una gran cantidad de tiendas con excelente artesanía, grande y pequeña. [dn.se/resor/namibia/mot-det-vilda-pa-nara-hall]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*