El plan alemán de ataque: Guerra relámpago contra Suecia

EL ATAQUE. La Alemania nazi tenía un plan para una guerra relámpago contra Suecia. Las tropas alemanas atacarían el país desde todos los puntos cardinales.

  • La Alemania nazi tenía planes finalizados para un ataque relámpago a Suecia durante la Segunda Guerra Mundial. Los historiadores opinan que eran planes de escritorio, mientras que otros expertos estiman que la amenaza era real. 
  • Christer Bergström. Escritor y profesor de historia, que describe los planes de ataque de los generales alemanes a detalle.
  • Rudolf Bamler. General alemán que elaboró ​​el plan de invasión, la “Operatión Polarräv” (Operación Zorro polar”) y ha contado sobre él después de la guerra.
  • Klas Åmark. Profesor de historia que dice que Hitler nunca tuvo ningún plan concreto para atacar a Suecia.
  • Joseph Goebbels. Uno de los hombres más cercanos a Hitler que escribe que Suecia no tiene “razón de existir”.
  • Adolf Hitler. El líder de la Alemania nazi, que nunca dio la orden de atacar a Suecia.
  • Dick Harrison. Profesor de historia que dice que es del todo improbable que Suecia corriera algún riesgo grave.

opertion polarrävAtaques aéreos contra las grandes ciudades, fuerzas de paracaidistas contra Östersund, tanques contra Sundsvall y dos divisiones alemanas contra Värmland.

Así planificaron los generales de Hitler invadir a Suecia durante la Segunda Guerra Mundial.

Suecia no tiene “razón de existir”, constató el alto mando nazi Joseph Goebbels hace exactamente 70 años atrás.

– Hay informes de que los alemanes estaban en camino, dice Christer Bergström, profesor de historia en Eskilstuna, quien ha escrito unos 20 libros sobre la Segunda Guerra Mundial -, pero los historiadores profesionales sobre el tema creen que fueron planes de escritorio.

Es abril de 1942, Adolf Hitler, domina todavía irrestrictamente en Europa. La llamada crisis de febrero entre Suecia y Alemania, acaba de tener lugar. Zumba sobre rumores de que Gran Bretaña va a atacar a la Noruega ocupada por los nazis con la ayuda de Suecia – y que Alemania tiene previsto una invasión de Suecia para detener este escenario.

En esa tensa situación explica el ministro de propaganda alemán Joseph Goebbels, uno de los hombres más cercanos a Hitler, que Suecia no tiene derecho a existir. Él señala que habría sido mucho más fácil derrotar a los suecos dos años antes en relación con las invasiones de Dinamarca y Noruega.

“Los suecos están decididos a recibir a cada uno con poder de armas a quien ataque su territorio. Por lo menos eso dicen ellos hoy. Hubiera sido bueno si hubiésemos tomado también Suecia durante la campaña en el norte. Este estado no tiene en absoluto ninguna razón de existir más como tal”, escribe Goebbels en su diario el 15 de abril 1942.

La cita se reproduce en el libro de Stis Jonasson “Nazismen i dukument”/”El nazismo en documento” de 1965.

– Goebbels tiene toda la razón. Si los alemanes hubiesen atacado en abril de 1940, Suecia habría sido un bocado. En la primavera de 1942 tenía Suecia un ejército mucho mejor equipado y entrenado, afirma Klas Åmark, profesor de historia en la Universidad de Estocolmo.

Pero los mapas de la invasión estaban terminados con objetivos de bombardeos marcados y lugares de lanzamiento de paracaidistas desde el aire, rutas de ataque de las tropas estaban dibujadas.

Los planes eran claros, se desprende del testimonio de los generales alemanes después de la Segunda Guerra Mundial.

Habría sido una nueva guerra relámpago, un ataque rápido con infantería motorizada, vehículos blindados y apoyo aéreo. Suecia no tenía después de todo mucho que oponer contra la dominación de la superpotencia nazi-alemana que antes en la guerra había eficazmente aplastado toda resistencia.

Hitler nunca dio órdenes sin embargo de alguna invasión alemana – y Suecia se salvó como uno de los pocos países europeos que escaparon de los horrores de la guerra. Lo cerca que estuvo probablemente nunca lo sabremos. Del todo seguro es en todo caso que existió un plan de ataque listo contra Suecia.

– Pudiera haber sido cerca de 1943. Hubo una marcha álemana en alza importante contra Suecia la primera mitad del año 1943. Algunos investigadores afirman que la invasión estaba en marcha, dice Christer Bergström, quien publicó el artículo “Den tyska invasionsplanen mot Sverige”/”El plan de invasión alemán contra Suecia” en el sitio sueco Svenskt Militärhistoriskt Bibliotek (Biblioteca de historia militar sueca).

Suecia habría sido atrapada en una tenaza por las fuerzas alemanas que penetraran a través de las fronteras de Noruega y Finlandia. El plan de invasión “Operation Polarräv” fue elaborado por el Mayor General Rudolf Bamler, Jefe del Estado Mayor del ejército alemán en Noruega, y el coronel Adolf von Schell. Bamler han escrito sobre esto después de la guerra.

– Nunca se han encontrado los documentos originales con los planes. Los alemanes los destruyeron. Así que no sabemos a ciencia cierta lo cerca que estuvimos de una invasión, dice Bergström, profesor de secundaria con un interés apasionado por la historia de la Segunda Guerra Mundial que ahora mismo escribe un nuevo libro sobre la Batalla de las Ardenas.

Historiadores pesados ​​dicen que Suecia nunca estuvo seriamente amenazada. Hitler no tenía ninguna razón para atacar siempre y cuando Suecia exportara rodamientos de bolas, mineral de hierro y productos metalúrgicos a Alemania.

– Todas las fuerzas armadas planean ataques, es parte de las rutinas. Eso no quiere decir que el plan se utilizaría. Investigadores alemanes han ido bien a través de los archivos y no han encontrado algunas intenciones concretas contra Suecia, dice el profesor Klas Åmark.

– No estuvimos cerca de un ataque. El estado mayor alemán planeó en caso de que Hitler por alguna razón se enojara y ‘le diera un ataque’, dice él.

Afortunadamente nunca tuvo Hitler este ‘ataque’’/idea repentina y el plan no fue ejecutado. De lo contrario podría muy bien haber ocurrido un ataque masivo según el plan de guerra alemán que Christer Bergström reproduce. Se habría hecho así:

Tropas alemanas cruzan la frontera de la Noruega ocupada en un frente amplio. Primero bombardean el aeródromo de aviones Stuka en Frösön donde una flotilla aérea sueca está estacionada e inmediatamente después lanzan del aire tropas a tierra para tomar el control del aeródromo.

Al mismo tiempo tropas blindadas alemanas entran en Jämtland para destruir las fuerzas suecas en Östersund. Los alemanes también van de Narvik a Kiruna para asegurar las minas, y a través de la frontera de su aliado Finlandia en Haparanda. Ellos emplazan tropas en tierra en Örnsköldsvik. Los ataques desde el este y el oeste cortan a Norrland.

El objetivo es destruir la defensa en el norte de Suecia, donde la fortaleza de Boden es el punto central, todo según la declaración de Christer Bergström.

Más al sur se adentran dos divisiones alemanas en Värmland para derribar el cuartel general militar en Karlstad. Tropas desembarcan desde el aire en Sunne y Kil. Un fuerza continúa abajo hacia la costa de Bohus y ocupa primero Uddevalla, después Borås.

La fuerza aérea alemana Luftwaffe bombardea nudos ferroviarios como Avesta, Falköping, Hallsberg y Nässjö para dificultar transportes de tropas suecas, escribe Bergström.

Una división alemana más de la ocupada Dinamarca desembarca entre Varberg y Falkenberg. Esta va hacia el norte, evita la fuertemente defendida Gotemburgo y establece conexión con las tropas alemanas en Västergötland. Fuerzas son también emplazadas en Gotland.

Si Suecia en contra de lo previsto aún mantiene sus puestos marchan los alemanes hacia Estocolmo en tres columnas.

“Una por Jönköping, Linköping y Norrköping, una por Skövde y hacia el norte, una por Karlskoga, Örebro y Västerås/Eskilstuna. Los alemanes esperaban una battala principal con el ejército sueco en lugar abierto en alguna parte entre Västerås y Uppsala, tal vez en Enköping”, escribe Bergström.

A su vez, enfoca Luftwaffe bombardeos masivos contra de Estocolmo, Gotemburgo y Malmö, como se menciona en los documentos alemanes. Bergström agrega que otras ciudades como Helsingborg, Karlskrona, Kalmar, Södertälje, Uppsala y Enköping probablemente habrían sido bombardeadas.

– Se trata de planificación estándar en caso de crisis. Es del todo improbable que hubiera un riesgo grave en 1943, dice Dick Harrison, profesor de historia de la universidad de Lund.[expressen.se/nyheter/dokument/tyska-anfallsplanen-blixtkrig-mot-sverige/]

One Comment

  1. german borda

    Hubiera sido otra masacre de guerra, como todas demencial y monstruosa… menos mal no ocurrió.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*