Un poco de curro da muchas vacaciones

A cambio de unas pocas horas de trabajo se vive y se come gratis en decenas de miles de caseríos ecológicos por todo el mundo – y se encuentra uno con un estilo de vida lejos de la ciudad y el estrés. Svenska Dagbladet ha visitado el jardín orgánico/ecológico de Heather Bray en Australia.

australien2

“Social gardening/Jardinería social” trata de pasárselo bien – y al mismo tiempo coger/currar con una pala en el jardín por una vida ecológica y sostenible. Es Heather Bray quien acuñó el término. Ella tiene 30 años de experiencia en la plantación no-tóxica de jardinería en el patio de Winmurra en Nueva Gales del Sur/New South Wales en Australia.

Ahora quiere ella compartir sus conocimientos e invita a huéspedes a participar en el trabajo.

-La sensación de ser un modelo a seguir para un estilo de vida alternativo, que podemos cambiar las cosas, es importante para mí, dice ella.

Winmurra está aislado en la meseta Bulga entre Sydney y Brisbane, más allá de internet y la cobertura móvil. El jardín está rodeado por una densa vegetación y árboles de eucaliptus.

Alrededor de la casa crecen árboles de olivos e higueras y detrás de la huerta Heather ha plantado matorrales de bambú y majestuosos pinos bunya. Las frutas grandes y en forma de lágrima de los árboles eran antes una fuente importante de alimento para los pueblos indígenas de la zona, los aborígenes.

-El gusto es celestial, como una mezcla de piñones y patatas dulces, dice Heather.

Muchos de los cultivos en el jardín se reconocen de Suecia. Zanahorias, diferentes tipos de lechugas, fresas y ciruelas. El hermoso tomate de árbol tamarillo, mininectarinas, yacón y plantas de pepino son evidentemente exóticas.

-Yo tengo mi propio banco de semillas con poco con más de 70 especies diferentes. Quiero tener control de lo que meto abajo en el terreno y lo que recibo de ello, dice Heather.

Las plantaciones acaban de recibir protección de nuevas redes que los invitados Tom Jupe, 27, y Emily Wainwright, 22, de Inglaterra, han montado.

Las redes mantendrán a los pájaros, falangéridos, peramélidos y canguros wallabies fuera. Los canguros son particularmente problemáticos, saltan alrededor y pisotean estropeando los cultivos y los peramélidos excavan con facilidad en toda la huerta con sus garras largas y fuertes en la búsqueda de raíces e insectos.

-Cogimos largas cañas de bambú para mantener las redes de seguridad arriba. Se doblan como grandes velas, más o menos como la forma de la Ópera de Sídney, dice Tom con orgullo.

Tom y Emily están en un largo viaje en Australia. Han viajado durante dos años y pasan alrededor de la mitad del tiempo en caseríos/granjas WWOOF como el/la de Heather.

WWOOF_banner

WWOOF es un acrónimo de “World Wide Opportunities on Organic Farms” (Oportunidades en Granjas Orgánicas a Nivel Mundial) y es una organización que existe actualmente en 22 países, entre ellos Suecia. Como huésped en una de estas granjas puede uno alojarse/vivir y comer de forma gratuita, a cambio de 4-6 horas de trabajo al día. Los clientes normalmente permanecen el tiempo que quieran.

-Se aprende tanto todo el tiempo. Es adictivo, dice Tom.

-Cuando llegamos a casa a Birmingham, vamos a abrir/comenzar nuestra propia granja orgánica, dice Emily.

La idea de recibir a invitados que trabajan en las granjas orgánicas es originaria de Inglaterra. Este año cumple la organización 40 años y existe en 53 países.

-Por alguna razón pues son los WWOOF-istas siempre agradables. Creo que este tipo de viajes atrae a cierto tipo de personas muy sociables, dice Heather.

Hay espacio para seis huéspedes en su granja. Son las antiguas habitaciones de los niños que se han reformado a habitaciones para huéspedes. Todas las comidas se toman juntos en el gran comedor de la granja y se siente en su conjunto como que uno está de visita donde un buen amigo. Como cuando Heather en la mesa del desayuno sugiere una actividad para el día:

-¿Queréis ir a nadar por la tarde? Quiero mostraros un lugar maravilloso.

Después de un par de horas de trabajo con la nueva composta del jardín empacamos la cesta de picnic y nos dirigimos hacia el paraíso propio de Heather, un gran rápido con piscinas naturales y pequeñas cascadas, escondido en el desierto. Aquí encuentra sólo Heather – y algunos afortunados WWOOF-istas. [svd.se/Lite arbete ger mycket semester]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*