Ricos y pobres en Suecia (7) – Nuevos Moderados, Viejos Comedores Sociales

Mayores brechas

La imagen de la cola en el comedor social a las afueras de la Iglesia Santa Clara en Estocolmo hace daño en el estómago. Fue tomada por Henry Westman. El pasado miércoles la colgó en Facebook y ahora se propaga como un reguero de pólvora en línea. Una instantánea de una otra Suecia. Un país en el que la mayoría de nosotros nunca pensamos en que vivimos, pero sí que lo hacemos.

soppköket utanför St a Clara kyrka i Stockholm - FOTO Henrik Westman

Imagen de gente haciendo cola en el comedor social (‘soppkök’) (súpchóc’) fuera de la iglesia S:ta Klara en Estocolmo, se propagó como un reguero de pólvora por la red.

Ayer se reunieron los moderados (Moderaterna) en ‘Encuentro Suecia’ en la ciudad de Örebro para hablar de cosas más agradables. Durante dos días irán funcionarios electos de todo el país a hablar de política, establecer contactos y celebrar.

Espero que el buffet de anoche tuviese buen sabor.

La pobreza infantil aumenta de nuevo

S: ta Clara hace una aportación muy importante, pero lo que vemos son las consecuencias de una sociedad que ya no cuida de los suyos. Una Suecia muy antigua está de vuelta, en la pista de rodaje en la que las redes de seguridad social se desmantelan. Los moderados sabían que este sería el resultado. Pero no les importa.

En la pasada semana llegó el informe de Rädda barnen/Salvad a los niños sobre la pobreza infantil. La pobreza se redujo entre 1997 y 2007. Desde 2008, aumenta de nuevo. Un 13 por ciento de todos los niños en Suecia son pobres. También esto es el resultado de una política deliberada. Cuando los moderados redujeron la aportación/el subsidio a enfermos y desempleados fueron sus hijos a parar en el atasco. Pero eso no los detuvo.

Fredrik Reinfeldt respondió atacando a la organización Rädda Barnen. Del mismo modo la imagen de la cola del comedor social a las afueras de la iglesia Santa Clara ha sido atacada en línea por gente de derecha.

soppkök

Es hora de reconocer

El problema para los moderados es que la realidad no consiste en retórica. Y es la realidad contra la que luchan. La gente en la cola del comedor social está allí. Los niños ya no tienen medios para comprar gafas.

Resolver esto no es cuestión de comunicación política, sino de acción política. Es por eso que la distancia entre el ‘Encuentro Suecia’ en Örebro y Santa Clara es tan grande.

Ni las colas delante del comedor social delante de la iglesia ni la pobreza infantil son problemas insolubles. Pero si se quiere hacer algo hay que admitir que es el reciente desmantelamiento del sistema de bienestar lo que ha conducido aquí.

Reducciones de impuestos

Los moderados dicen que la solución es ‘más puestos de trabajo’. Puestos de trabajo se crean a través de impuestos rebajados y ampliación de brechas. Los ricos trabajan mejor y reciben más dinero y más altos bonos, mientras que la gente común trabaja mejor si se reduce la aportación. Así ha aparentado la lógica.

Después de casi seis años y cuatro de deducciones de impuestos por trabajo podemos constatar que estos experimentos a gran escala han fracasado. Según la oficina central de estadísticas sueca, Statistiska centralbyrån, es la tasa de desempleo de un 7,8 por ciento. Colas más largas delante del comedor social de la iglesia no dieron más puestos de trabajo.

Además hay una diferencia moral entre ejercer política que da más niños pobres y colas más largas en comedores de beneficencia y el no hacerlo.

Hoy concluyen los moderados su ‘Encuentro Suecia’, con una comida de bocadillos. Mañana abren los comedores sociales de nuevo. En Suecia. [Nya moderater, gamla soppkök –Aftonbladet.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*