Ricos y pobres en Suecia (3) – Dad a todos los que necesitan pensión digna a los 65

pensión a los 75El primer ministro sueco Fredrik Reinfeldt quiere que trabajemos hasta que cumplamos 75 años. También lo quisiera yo si fuese primer ministro. Pero si se sale con la suya, algunos acabarán fichando fuera al acabar el trabajo y fichando dentro para entrar a la tumba.

Nosotros somos nuestros puestos de trabajo. Para muchos la carrera es una medida de la dignidad humana. Prioritamos las demandas de los empleadores más que a nuestros seres queridos. Tal vez por el temor de ser balanceados fuera de la centrifugadora, no poder pagar la hipoteca y vivir con dignidad.

Reinfeldt tiene razón teniendo en cuenta que vivimos cada vez más tiempo, parimos menos hijos y de buena gana pagamos menos impuestos. La ecuación no cubre las pensiones.

Pero al mismo tiempo que vayamos a trabajar más tiempo va 1 de cada 4 jóvenes en el ‘país modelo Suecia’ desempleado. En las economías de crisis del sur van 1 de cada 2 jóvenes griegos y españoles sin trabajo. Aún así deberán los viejos matarse trabajando y dejar que los jóvenes pasen hambre. Los esclavos asalariados deberán ‘escalavoasalariar’ hasta que sus piernas ya no les aguanten a mantenerse en pie.

The Guardian publicó recientemente un estudio que muestra lo que la gente en su lecho de muerte más lamenta. La mayoría de las personas lamentan que curraron demasiado. No se arrepiente de haber trabajado demasiado poco.

Desde que fui niña he limpiado, emparrillado hamburguesas, empacado productos alimenticios, repartido publicidad. Probablemente pertenezca yo al grupo que trabajará hasta el último aliento. Porque actualmente pertenezco al grupo de los privilegiados. Al grupo de los que tienen 200 créditos universitarios y un trabajo en el que, a diferencia de mi familia, evito levantarme a media noche para arrastrar apestosas bolsas de basura. Sus historiales- o expedientes clínicos son más largas que sus CVs. Según Reinfeldt, podemos cambiar de trabajo en el medio de nuestra vida. Suena interesante si se tienen medios económicos para reescolarizarse a abogado a la edad de 50 años o estar sentado vestido de negro sobrio, con un ‘latte’/café con leche en la oficina de publicidad los días sin fin. Pero, ¿cómo encajará la economía para las madres solteras (que curran en) en el hogar de ancianos? Para los trabajadores de fábrica poco cualificados? ¿Qué otros puestos de trabajo están disponibles para la mujer mayor que trabajó en el comedor de la escuela toda su vida? ¿Quién irá a desgastarse en el camión de basuras cuando el chofer cumpla 60 años? ¿No querrán los empleadores entonces una variante más vital?.

Los que tengan medios para hacer viajes de esquí ‘de piel rojiza’, refrescantes vacaciones de verano y deshelantes vacaciones en Tailandia (invierno) pueden contar conque vivirán más tiempo. Así que dejad a aquellos que puedan trabajar hasta la edad de 105 años y dad a los que han roto sus cuerpos en sus puestos de trabajo una pensión digna a los 65 años. En un mundo de crecientes divisiones de clases no hay una solución al problema de las pensiones. Hay muchas. [metro.se/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*