Perú, nuevo rey de la cocaína, cada vez más verde

peru mapPerú ha tomado el título de Colombia como el rey de la cocaína y el antiguo Imperio Inca se enfrenta a una encrucijada. El país puede convertirse en un nuevo México donde estalle la violencia – si el gobierno opta por estrategia equivocada. Lejos de los pasillos del poder, en el exuberante valle Apurimac-Ene en Perú – también conocido como el VRAE – viven algunas de las personas más pobres del Perú. Pero el valle es también uno de los cinturones más densos de cultivo de coca del mundo y base de uno de los grupos armados más poderosos de la nación que controla un imperio de droga creciente desde la inaccesible selva. Con la ayuda de EE.UU., Colombia ha seguido una línea estricta y con éxito contra los cárteles y ha conseguido que muchos cultivadores de coca cambien a la producción de cacao. Los traficantes se han visto obligados a buscar nuevos ‘terrenos de caza’ – lo que ha llevado a un boom de la cocaína en los países vecinos de Colombia.

Desde finales de 2011 lidera Perú la liga de productores de cocaína con Europa como principal consumidor según la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (Drug Enforcement Administration, DEA).

La producción peruana de hoja de coca aumentó en más del 40 por ciento entre 2000 y 2010, mientras que la de Colombia cayó un 65 por ciento, de acuerdo al órgano de las NU contra la droga y el delito. La ‘fuerza’/toxicidad de la cocaína es además mejor en Perú – y los productores han comenzado a procesar las hojas a pura cocaína.

Aumento de los disturbios

VRAE representa por lo menos un tercio de la producción de cocaína de Perú y los disturbios en la zona se han incrementado. Una rama del grupo rebelde Sendero Luminoso vigila celosamente sus intereses – con enfrentamientos armados con la policía y militares como resultado.

El polvo blanco puede ser un tema crucial para el presidente Ollanta Humala, quien se ha prometido combatir la inseguridad, la violencia y la creciente producción. En septiembre se introdujeron varios meses de toque de queda en el valle del VRAE. Pero la cocaína es una fuente importante de ingresos para miles de peruanos pobres y los agricultores están preocupados de que Humala – a pesar de promesas – vaya a obligar a rociar sus cultivos.

“Mexicanización”

De cómo el gobierno opte el hacer frente a los grupos rebeldes determinará si Perú se convertirá en un nuevo México, dice Jaime Antezana, un experto peruano en materia de política de drogas y contrabando de drogas.

– Estamos viviendo un mexicanización donde vemos un cierto aumento de la violencia del narcotráfico. Pero si el gobierno decide enfrentar activamente a esos grupos puede la violencia aumentar de manera explosiva, dice Antezana a TT.

Por eso está la clave, según Antezana, más bien en inversiones/apuestas estatales que en la lucha armada.

– Es imposible luchar contra el contrabando de drogas si no hay un desarrollo económico y social en los valles productores de coca. [gp.se/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*