Los 10 secretos oscuros de los menús de los restaurantes

menú1Un menú bien diseñado es un arma infalible para que los restauradores consigan que consumamos lo que a ellos les interesa y aumentar sus beneficios.

Hora punta en un restaurante de moda. Las comandas salen disparadas de una cocina que echa chispas; “Camarero, por favor, yo tomaré la ensalada César con pechuga de pollo ecológico a la parrilla” pide un chico con decisión. “A mí me gustaría probar la pasta fresca con colmenillas salvajes y aroma de trufa”, comenta su acompañante al maître. ¿Era esto lo que realmente querían pedir los clientes o una carta diseñada maléficamente ha decidido por ellos? Los menús de muchos restaurantes esconden pequeños secretos marketinianos que juegan con nuestra psicología para “ayudarnos” a elegir (lo que al empresario le conviene, claro).

Todos los esfuerzos publicitarios son pocos para atraer a los clientes a las puertas de su restaurante y, una vez dentro, el objetivo es que gastemos el máximo dinero posible en el establecimiento. Quizás lo hayáis imaginado, el arma para lograrlo se llama carta.

Hay toda una ciencia en cuanto al diseño de menús de restaurantes: el tamaño, el tipo del papel, el número de hojas, la tipografía, la jerarquía de platos… En el Culinary Institude Of America incluso existe una asignatura dedicada íntegramente a la Ingeniería de Menús, donde se aprende a aplicar conocimientos técnicos de disciplinas como el marketing o las tecnologías culinarias para maximizar su rentabilidad.

La función de estos engineers esta clara: conseguir que el plato más productivo para el dueño del restaurante sea el que finalmente presida la comanda. La nuestra, ayudarte a descifrar el menú más traicionero.

Estas son las diez 10 amenazas a las que debemos estar atentos a la hora de pedir en un restaurante. Hay que desconfiar de:

1. Las cartas en las que no aparecen los precios alineados en columnas. […]

2. Los platos que aparezcan en el lado superior derecho de la carta. […]

3. Los primeros y últimos platos de la columna de sugerencias. […]

4. Los signos que ensalcen un plato como especial de la casa, nuevo, home made, etcétera. […]

5. Las descripciones coloristas llenas de palabras gancho como ecológico, asado en horno de leña, de la lonja, del mercado, crujiente o marinado. […]

6. Platos sofisticados y suculentos y caros situados cerca de los mas sencillos. […]

7. Las zonas recuadradas o subrayadas ya que es aquí donde sitúan los platos más lucrativos para el establecimiento. […]

8. De platos con precios escandalosos justo antes o después de uno con un precio inflado para lo que ofrece. […]

9. De las recomendaciones que aparecen adheridas al menú principal. […]

10. La contraportada o de la ultima página, son el trastero de los platos. […]

[MARTA MUÑOZ-CALERO/smoda.elpais.com/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*