HondaJet

Durante más de 25 años Honda ha tenido planes de fabricar aviones pequeños. Este año se convertirán los planes en realidad cuando la empresa comience a producir el nuevo HondaJet. La producción estará en pleno apogeo el 2013.

Pequeños y relativamente baratos. Claro, pero esta vez no se trata de coches sino de aviones. La japonesa Honda espera poder hacerse cargo de una gran parte del mercado de pequeños aviones comerciales cuando la empresa más adelante este año comience a producir comercialmente el nuevo HondaJet.

Con el HondaJet se mete el fabricante japonés de automóviles Honda en la industria aeronáutica. El avión puede acomodar de cuatro o cinco pasajeros y los primeros vuelos para que fuese aprobado se hicieron a finales del 2010 con el objetivo de entregar el primer avión al cliente a finales de este año. Desde entonces, Honda ha desarrollado/sacado más aviones para los tests requeridos para su aprobación.

hondajet

Entre los fabricantes de aviones de negocios, que suelen ser considerablemente más grandes que el HondaJet, están el francés Dassault con su Falcón, el estadounidense Gulfstream (que forma parte de le empresa industrial de defensa General Dynamics), el canadiense Bombardier, con sus aviones Learjet y Global, y el brasileño Embraer, con los aviones Phenom y Legacy.

Para el fabricante japonés Honda, un grupo industrial con coches y motocicletas como sus productos primarios, ha sido durante mucho tiempo un sueño el insertarse en la industria aérea. Y ahora, finalmente, la empresa comienza a acercarse al lanzamiento comercial de su HondaJet, un avión de negocios pequeño que se dirige a un más amplio grupo de directores que no dirigen las empresas más grandes, pero aún así piensan que tienen necesidad de un avión propio que les pueda llevar de un sitio a otro entre todas las reuniones.

Durante más de 25 años la empresa ha trabajado con esbozar y desarrollar pequeñas aeronaves. El año 2006 abrió Honda también una empresa independiente, Honda Aircraft Company, con sede en Greensboro, Carolina del Norte, EE.UU., que se hizo cargo de toda la apuesta.

La compañía está dirigida por Michimasa Fujino quien ha estado en el viaje desde 1986 y desarrollado un avión que en apariencia tiene algo especial sobre él, algo japonés. Es casi como si se detecta un diseñador inspirado en ‘manga’ detrás de todo esto.

Sobre todo quiere Honda ahora utilizar todo el conocimiento adquirido de la producción de turismos en volúmenes multimillonarios a producir también aviones a un costo menor que lo que son capaces de hacerlo los fabricantes de aviones actuales. Abarca todo, desde cómo la producción real se vuelve más eficiente mediante la obtención de las piezas justo en el momento en que se necesitan, a cómo las diferentes partes realmente encajan entre sí directamente, sin que esto último requiera un ajuste costoso.

El objetivo es que la empresa vaya a poder ‘exprimir’ 80 aviones al año, una vez que la producción haya llegado a su apogeo a partir de 2013. Este año es el inicio de la producción y un incremento gradual en la fábrica en Estados Unidos.

Hasta el momento, Honda Aircraft ha recibido órdenes que cubren tres años de producción, y si todo va como la directiva espera la empresa se hará cargo de al menos una cuarta parte de este mercado para pequeños aviones.

El camino aquí no ha sido naturalmente fácil. Al igual que otros fabricantes de aviones Honda ha sufrido una serie de retrasos. La empresa ha tenido entre otras cosas problemas con el motor que ha tenido que rediseñarse después de haber obtenido problemas con formación de hielo.

Ahora es también sólo un segmento del mercado de aviones de negocios en el que Honda pone su objetivo. El de los aviones pequeños.

En el extremo opuesto de la escala están los dos verdaderos gigantes, la europea Airbus y la estadounidense Boeing. Ellos venden una parte de sus habituales aviones civiles grandes a compradores verdaderamente ricos que después modifican la decoración como a ellos les conviene. En esta categoría se encuentran jeques del petróleo, jefes de estado y otros con necesidades realmente especiales y un montón de dinero.

Por debajo de esto vienen aviones  que se han hecho para ser sólo aviones de negocios con capacidad para alrededor de 5-20 pasajeros y construidos por fabricantes como Bombardier y Gulfstream. Y luego están los aviones muy pequeños, donde Honda ahora tiene la intención de competir con, entre otros, Embraer de Brasil con su avión Phenom y el fabricante estadounidense Textron/Cessna Aircraft con su Cessna Citation.

Aunque Honda se jacta de que su avión es relativamente barato, cuesta aún así unos 30 millones de coronas (4,5 millones de dólares). Entonces se recibe un avión con capacidad para dos pilotos, cuatro o cinco pasajeros y puede volar a unos 800 kilómetros por hora.

Por encima de todo, el avión está pensado para volar entre ciudades de un mismo continente, como el trayecto Estocolmo-Munich.

En un principio el HondaJet se venderá principalmente en Europa y EE.UU.. Pero el interés de mercados emergentes como India, Oriente Medio, Brasil y China también será grande y el jefe del grupo Michimasa Fujino ha puesto bien claro en entrevistas con la agencia Reuters que él por tal motivo ha adelantado el lanzamiento en esos mercados.

El objetivo es que Honda Aircraft vaya a ir con beneficios dentro de cinco años. Pero toda la apuesta ha sido naturalmente cuestionada y la directiva de Honda ha explicado entonces que no sólo pueden ser/ver a corto plazo y pensar en cómo van a reaccionar los inversionistas el próximo informe trimestral. Ellos también tienen que planificar a una perspectiva de diez años y entonces es la apuesta de los aviones importante.

Ahora no es aún así el lanzamiento de ventas del todo óptimo. El mercado mundial de aviones de negocios ha estado bastante jodido desde el ‘crash’ de la crisis financiera el 2008.

Muchos clientes corporativos también son reacios a invertir en un avión propio, cuando la economía en general es tan incierta, o puramente deplorable.

En muchos lugares también es políticamente delicado este tipo de aviones, cuando la crítica graniza contra los ejecutivos muy bien pagados y otros que usurparon inmensos beneficios.

Honda puede aún así poner sus esperanzas en que parece que hay una contenida necesidad de aviones de negocios, y, posiblemente se mostrará que los consumidores entonces elegirán preferiblemente aviones más pequeños para mantener los costos bajos. Al igual que muchos, optaron Honda y otros por pequeños coches cuando la crisis del petróleo golpeó a los compradores de automóviles en la década de 1970. [e24.se/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*