Experimentos con democracia en China

Una población china cada vez más rica y más formada no se deja pisar. En el pueblo Wukan se llevan a cabo elecciones democráticas después de que la población local ha protestado. Puede ser una apertura, cree Johan Norberg. (El autor de este artículo)

En la actualidad se celebran elecciones democráticas en China. Bueno, no, en todo el país, por supuesto. Sólo un 0,00001 por ciento de la población china puede votar – los habitantes de la aldea Wukan, en la provincia de crecimiento de Guangdong en el sureste de China. Pero puede ser el comienzo de algo mucho más grande. En septiembre inició Wukan protestas contra que las autoridades confiscaban terrenos agrícolas para vender. Tres millones de campesinos son robados de esta manera cada año, y la policía acostumbra a tirar rápidamente a los que se resisten.

wukanteaser (1)

En Wukan resultó todo lo contrario. Los habitantes del pueblo expulsaron a la policía y al liderazgo del partido comunista de la aldea y cuando un líder de las protestas en diciembre fue asesinado en prisión creció la determinación. Intentos de tomar por la fuerza de vuelta el pueblo fueron contraatacados y un bloqueo no impidió que suministros y periodistas fuesen introducidos al pueblo ‘de contrabando’. Unos días antes de Navidad, acordaron hacer las paces los líderes provinciales, designaron simplemente a un  líder las protestas como nuevo secretario del partido y dejaron que el pueblo organizara elecciones libres para un nuevo liderazgo.

El partido comunista que prepara un cambio del liderazgo nacional está preocupado por las protestas cada vez más frecuentes contra la confiscación, corrupción y degradación ambiental. Una evaluación es que China todos los días experimenta casi 500 “incidentes de masas” – una especie de acciones de protestas públicas. La censura tiene cada vez más difícil el silenciar las críticas y revelaciones. Los equivalentes chinos de Twitter tienen más de 200 millones de usuarios.

En Occidente muchos creen que los chinos prefieren la estabilidad a la libertad, y a veces se habla con admiración sobre el capitalismo de estado autoritario del modelo chino. En China se habla en su lugar cada vez más sobre el “modelo de Guangdong“. La idea es que la libertad económica que ha reducido la pobreza debería ser seguida por una mayor libertad política. No hay que encarcelar a ciudadanos descontentos, activistas y afiliados a sindicatos, sino negociar con ellos. El experimento en Wukan es un ejemplo que inspira. En manifestaciones en otras ciudades se ha oído el lema “Aprender de Wukan”.

Wukan también puede ser aplastado. Cosas así han sucedido antes. Pero sin válvulas de escape democráticas el descontento chino obtendría una expresión aún más explosiva. Porque está aquí para quedarse. Una población cada vez más rica y mejor educada no se deja pisar a largo plazo.

Como el secretario municipal de la ciudad de Shanwei, Zheng Yanxiong, recientemente se quejó: “El apetito de la gente se vuelve más y más grande, y se vuelven más inteligentes cada día. Es más y más difícil el controlarlos.” [metro.se/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*