ADN confirma la muerte masiva de indios

La conquista de América

carabelas-de-colonEl primer encuentro entre los indios y los españoles se llevó a cabo en el Caribe. Ya después de pocos años gran parte de la población sucumbió.

El imperio de los aztecas en el actual México fue conquistado por Hernán Cortés en 1521. La primera epidemia de viruela se extendió con la velocidad del rayo y estalló ya en 1520, antes de la llegada de los españoles a la capital en el interior. Una segunda epidemia ‘entró en erupción’ de 1545-1548. La población se redujo drásticamente en muy poco tiempo.

El imperio Inca en el Perú actual fue aplastado por Francisco Pizarro y sus seguidores. La viruela llegó sin embargo antes que los conquistadores y había pegado muy duro contra el reino durante varios años antes de que estallara el primer enfrentamiento.

La población indígena en América Central y del Sur se redujo a la mitad por el contacto con los conquistadores europeos. Queda constatado en un nuevo estudio genético que confirma las historias espeluznantes de los documentos españoles de los años 1500.

En ellos se describe como una gran cantidad de personas murieron en un tiempo muy corto, principalmente a causa de enfermedades de las que no tenían ninguna inmunidad en contra.

El monje franciscano Fray Toribio de Benavente escribió en 1541 que “la Nueva España era muy densamente poblada, pero cuando la viruela comenzó a atacar a los indios se convirtió en epidemia tan extensa que más de la mitad de la población murió en la mayoría de las provincias”.

Pero a pesar de narraciones de este tipo ha sido durante mucho tiempo difícil de tener una idea razonable de la magnitud del desastre. Que muchos indios murieron es indiscutible. Pero, ¿Cuántos? Más de la mitad? Una cuarta parte? Disminuyó la población mucho, o ‘muy mucho’?

El nuevo estudio, que se publica en Proceedings of the National Academy of Sciences, aporta pruebas de que algunas de las peores descripciones son realmente ciertas. La tasa de mortalidad parece haber sido terrible en la mayoría de las áreas.

Los investigadores, que han sido dirigidos por el genetista Brendan O’Fallon de la Universidad de Washington en Seattle, EE.UU., han analizado el ADN de 137 indígenas de diversas partes de América del Norte y del Sur.

También examinaron ADNs antiguos que fueron extraídos de restos humanos desde antes de la llegada de los europeos. Los restos tienen entre 800 y 5 000 años de antigüedad.

Mediante una técnica especial, se analizaron secuencias largas del llamado ADN mitocondrial que sólo se hereda por el lado materno. De esta forma llegaron a buena estimación del número de hembras adultas en la población a través del tiempo.

El resultado muestra que la población indígena en el hemisferio occidental era originalmente muy pequeña, pero creció rápidamente en tamaño después de la Edad de Hielo hace 10 000 años. Un pico se alcanzó hace 5 000 años, después del cual la población se estabilizó.

El estado de equilibrio se rompió repentinamente hace 500 años – justo en el momento de la llegada de los europeos. En un tiempo muy corto el número de habitantes se redujo a la mitad.

Lo que esto significa en términos de cifras absolutas es difícil de determinar, porque nadie sabe exactamente cuánto de grande era la población indígena en el momento de la llegada de Colón. El nuevo estudio indica en consecuencia sólo el declive relativo de la población.

Pero es evidente que debe de haberse tratado de varios millones de personas. Algunos cálculos de los investigadores sugieren que la población en ambos continentes originalmente debería haber sido de alrededor de 40-50 millones de personas. En tal caso, es muy posible que 20-25 millones de indígenas murieron como resultado del encuentro con los europeos.

La mayoría parece, a juzgar por los documentos históricos, haber caído presa de las enfermedades que los españoles trajeron con ellos. La viruela fue probablemente la enfermedad que tomó la mayor cantidad de vidas. Guerra, esclavitud y masacres también contribuyeron, aunque en menor medida, a la gran cantidad de muertos.

Curiosamente se recuperó la población indígena relativamente rápido de la catástrofe, después de que cierta inmunidad a las enfermedades europeas fue desarrollada. Después de 300 años se encontraban, a juzgar por los testimonios genéticos, a más o menos el mismo nivel de población que antes que Cristóbal Colón.

El estudio también sugiere que la mayoría de los indígenas fueron afectados más o menos igual de duro. La gente murió más o menos en el mismo orden de magnitud en todas partes. Ello habla naturalmente de que enfermedades eran la causa principal de las muertes masivas. [dn.se/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*