Spanish Kingdom

  • Con 25.000 incorporaciones el año pasado, España es uno de los seis países que más contribuyen a la Seguridad Social británica

  • El talento español busca refugio en Londres

s ukLas cifras oficiales comienzan a reconocerlo tímidamente, pero en la calle ya se sabe. La España de la crisis vuelve a mirar al exterior. Y las familias, asustadas por el paro, debaten en la mesa las posibilidades de buscar trabajo en el extranjero. Las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística prevén que España volverá a ser un país de emigrantes toda esta década. Y calculan que más de medio millón han hecho las maletas solo en 2011 (el 90%, extranjeros). En el caso del Reino Unido, entre 2002 y 2004, unos 11.000 españoles se daban de alta cada año en la Seguridad Social británica (National Insurance). España figuraba entonces entre los diez países que más alimentaban las arcas del sistema, con India y Polonia (a partir de 2004) a la cabeza. Durante seis años, nuestro país desapareció del ranking, pero las últimas cifras publicadas por la Oficina Nacional de Estadística lo sitúan en sexta posición, con casi 25.000 nuevos contribuyentes el año pasado. Por primera vez, hay más altas de españoles que de franceses, un país con una colonia cercana al medio millón de habitantes que sumaba desde hace años 20.000 nuevos trabajadores inscritos cada año.

«Nunca nos arrepentiremos de haber venido»

«¡Todo el mundo se viene a Londres!», nos dice Alicia Canales, una malagueña de 23 años que llegó con su novio en septiembre, después de terminar la carrera. «He pasado las Navidades en España, y muchísima gente ha decidido venirse», explica. Mientras terminaba el año pasado la carrera de Traducción e Interpretación en la universidad de Comillas en Madrid, convenció a su pareja para mudarse juntos. «En España, tal y como están las cosas, iba a ser difícil encontrar trabajo, pero además quería tener la experiencia de vivir fuera porque no me pude ir de Erasmus», explica a ABC. Su novio desde hace tres años, Carlos Cosín de Carvajal, llevaba dos trabajando como consultor en Price Waterhouse Coopers, y decidió sumarse a la aventura.

Ambos han tenido suerte. Una semana después de llegar a la capital británica, Alicia encontró trabajo de dependienta en Massimo Dutti. Tres semanas después, comenzó unas prácticas de tres meses en una gestoría de proyectos de traducción. «Es un sector muy poco desarrollado en Madrid, son intermediarios que organizan los equipos de traducción. Como no existía en Madrid, no veía las oportunidades que tenía, así que ahora se me ha abierto mucho la perspectiva», nos cuenta. Finalizado el periodo de prácticas, busca trabajo. «Noto que hay movimiento, te responden a los emails, me llaman para entrevistas… Veremos los planes de futuro en función de cómo nos vaya», dice. Su novio Carlos, madrileño de 25 años, encontró trabajo en el departamento de contabilidad de un «broker» financiero. «Ha encontrado lo que le gusta», nos dice su entusiasta novia: «No me voy a arrepentir nunca de haber venido». […] [BORJA BERGARECHE/abc.es/]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*