Yo soy la verdadera hija de Elvis presley

Lisa Johansen¿Es ella la verdadera hija de Elvis Presley que fue escondida en Suecia? O una estafa figurativa que trata de ganar dinero?

Lisa Johansen vive en un suburbio de Estocolmo con sus dos niños.

Ahora lanza ella el libro “Yo, Lisa Marie -. La verdadera historia de la auténtica hija de Elvis Presley”.

Aftonbladet ha leído el asombroso libro – como el primer periódico en el mundo.

Lisa, 31, vive en Suecia – ahora publica ella el libro sobre su vida.

La Lisa Marie Presley, quien se casó con el artista Michael Jackson, es otra persona. Una doble que se puso ahí en su lugar.

Todo fue un arreglo para impedir a la verdadera Lisa Marie conseguir cobrar el legado de su padre, la leyenda del rock Elvis Presley, que murió en 1977,

Su madre Priscilla Presley la dejó en Suecia en 1979, por “razones de seguridad”. Aquí permanecería hasta los 25 años cuando iría a recibir la herencia.

Pero cuando ese día llegó no va nada como ella se había imaginado.

El libro ofrece una riqueza de detalles que pueden parecer poco probables. Pero como señala la autora, la vida que Elvis Presley vivía, en un enorme lujo, no era tampoco muy especialmente probable.

Juzga tú mismo.

La historia comienza cuando ella es una niña pequeña en la grandiosa propiedad de Graceland en Memphis.

“Mi temprana infancia en Graceland fue como en un cuento de hadas, con el padre como rey y yo misma como la princesa mimada”.

“Yo era llamada Sunshine”

Ella se recuerda a sí misma como un niña feliz, el padre la llamaba “Sunshine”.

El primer recuerdo del padre es las grandes fiestas de bienvenida en Graceland cuando regresaba de un viaje o una grabación.

Y solía cantar canciones de cuna:

“Yo no lo recordaba hasta que yo tuve un niño propio. Comencé a cantar para ayudarle a relajarse. Una noche, cuando había repasado todas las canciones que sabía – todas canciones de niños – comencé a cantar “Love Me Tender”. Entonces me acordé de que mi padre solía cantar esa canción para mí. Era mi canción de cuna “.

Los primeros recuerdos de su madre Priscilla son que ella casi siempre estaba haciendo su maquillaje y su pelo por horas, una madre que era bastante indiferente con su hija.

Y cuando el padre Elvis llegaba a casa era la pequeña Lisa Marie a la que él daba la mayor atención – para disgusto de mamá.

En Graceland, siempre había montones de gente, tanto empleados como amigos, y sus hijos y un montón de animales de compañía. Sin embargo, Lisa Marie prefería jugar sola. Uno de los juegos favoritos era recoger escarabajos y tener campeonatos con ellos.

Una otra vez encontró algunas pequeñas serpientes y trató de capturarlas. Cuando el padre Elvis oyó esto se puso enojado y en voz alta – y ordenó que la zona fuese rastreada. Las serpientes deberían ser sacrificadas a fin de no dañar la pequeña Lisa Marie.

Tenían secretos juntos

Papá Elvis estaba a menudo contento y de muy buen humor, a diferencia de mamá. Y tenían sus propios secretos juntos, según el libro.

“Algunos de los mejores momentos con mi padre eran de tarde, ya entrada la noche, cuando todos dormían. Papá y yo solíamos bajar de puntillas a la cocina y hacer waffles, panqueques o tostadas.”

Ella también cuenta que Elvis una otra vez arrojó bombillas de luz a la piscina que luego disparaba a hacer diana.

“Esto es no se lo contamos a la madre, ¿verdad?”

Elvis y Priscilla se divorciaron y Lisa Marie vivió alternativamente con su padre en Graceland y con la madre en California.

“Pero después de un programa de televisión, me di cuenta de que el edificio era el centro de la Cienciología en Los Angeles y no su propia casa. Durante todos estos años pensé que fue allí donde ella vivía.”

La autora cuenta cómo por lo general tenía que esperar en un cuarto de hotel aburrido si ella estaba con el padre fuera en conciertos. Pero una vez pudo acompañarlo arriba al escenario.

“El público se volvió loco. Lisa, saluda a ellos, dijo él. Yo estaba aterrorizada por los fans gritando, como siempre me ponía por masas de gente rebeldes, pero saludé y sonreí a todo el mundo como me habían enseñado.”

Cuando volaba entre la madre y el padre ocurría que el abuelo Vernon viajaba con ella en vuelos regulares normales. Entonces tenía que utilizar otro nombre. Pero después de que otro pasajero la reconoció en un viaje, resultó en el jet privado de papá en el futuro.

Tenía miedo de secuestradores

La razón era el miedo de Elvis de secuestradores. Él contó:

“Si me cogieran a mí me cortarían los dedos uno por uno y los enviarían a él hasta que él pagara el rescate.”

Ese miedo también llevó a que ella recibiera instrucción especial en idiomas extranjeros – idiomas escandinavos.

“Me dijo que nunca llegara a decirle a nadie que sabía algo de finlandés o sueco. Dijo que sólo se podía utilizar si yo fuese secuestrada. Si yo hablara en esos idiomas y no en inglés creerían los secuestradores que habían tomado niña equivocada”.

Entre tanto contó Elvis sobre los misteriosos antepasados de su madre Glady en un lejano país nórdico. Una pieza del rompecabezas que cayó en su lugar cuando ella se convirtió en algo mayor.

El verano de 1977 sería el último en Graceland.

Elvis Presley se sentía mal y se metía un montón de pastillas.

El 16 de agosto murió.

Lisa Marie, que entonces tenía nueve años, no recuerda que ella estaba allí esa noche, pero sí bien cómo fue llevada allí en un coche.

Ella cuenta cómo solía andar por allí en el interior de Graceland en su carrito de golf que recibió de su padre. Mucha gente se había congregado en las puertas.

Antes del funeral tomó el abuelo Vernon a ella a un lado y explicó al mismo tiempo que él hizo un movimiento amplio, barriente con uno de los brazos:

“Todo esto será tuyo algún día, Lisa. Todo será tuyo cuando cumplas 25 años”.

El futuro inmediato después del funeral fue confuso. Mamá y la tía Michelle se la llevaron consigo a un largo viaje a Europa. Anduvieron a vueltas de un país a otro y llegaron finalmente a Gotemburgo.

Vino a una pareja finlandesa

Allí fue entregada a un pareja de origen finlandés, los nuevos padres de crianza. Priscilla explicó:

“Nunca debes decir a nadie quién eres. Serás llamada Sari, Sari Rosenquist. Entiendes. Es por tu propia seguridad, Lisa Marie?”

Lisa Marie no opinó que sonaba absurdo pensando en las medidas de seguridad anteriores. Y su madre también antes la había dejado con gente casi desconocida como cuida-niños, sin precisar cuándo iba a volver.

La nueva familia se mostró que vivía en un suburbio elegante a las afueras de Estocolmo. La primera impresión fue que los niños estaban afuera jugando ellos mismos, sin adultos que cuidasen de ellos.

El idioma no fue problema y los hermanastros la aceptaron muy pronto.

Pronto se encontró a sí misma en la situación en el nuevo país.

“La mayor razón individual se puede resumir en una palabra: libertad. Podría salir, correr alrededor de la manzana e ir virtualmente a cualquier lugar con mis amigos.”

Semanas se convirtieron en meses que se convirtieron en años.

Pero nunca soltó el pensamiento de que un día vendría un hombre y le dijera:

“Es hora de ir a casa, Lisa Marie.”

Las llamadas de la madre se hicieron menos frecuentes, la última llegó cuando Lisa Marie tenía 15 años.

lise marie presley“Obtuvo una doble”

Cuando las imágenes comenzaron a aparecer de una Lisa Marie Presley en los periódicos, supuso ella que esto era parte de su protección. Mamá había puesto una doble en su lugar.

Cuando Lisa-Marie unos años más tarde se convirtió en madre, su hija estaba en necesidad de asistencia médica avanzada.

Y Lisa Marie estaba en necesidad de dinero.

Pero cuando contó a los padres de acogida que ahora pensaba ponerse en contacto con su madre Priscilla, se negaron a darle su número de teléfono. Y se negaron a llamar a ella.

Empezó a caer en la cuenta de que algo misterioso estaba pasando. Alguna persona u organización, tal vez los cienciólogos, trataban de maniobrarla fuera a ella. Y engañarla de su legado.

Ella viaja a EE.UU. con su novio en varias ocasiones y trata de ponerse en contacto con la ayuda de abogados. Trata de encontrar los certificados de nacimiento y documentos oficiales sobre lo que ella heredará, y cuándo.

Sin resultados en ningún sitio.

“El cráneo es demasiado pequeño”

Un técnico del Instituto Real de Tecnología de Estocolmo hace después una tesis que va de que la mujer que dice ser Lisa Marie en Estados Unidos debe ser una estafa. Su cráneo es un 13 por ciento menor del que la verdadera Lisa Marie tenía a los nueve años de edad.

Con ese informe a la espalda resulta su búsqueda e intentos de descubrir el fraude, llamativo en los medios de comunicación en todo el mundo. También en Aftonbladet 1995.

Pero éxito no tiene aún así. Entonces comenzó la idea de presentar la historia completa en un libro a emerger. Es él el que publica ahora.

Pero no es sólo el legado lo que ella está buscando:

“Realmente no me importa lo mucho que vale la propiedad. Mi principal interés es volver a mi derecho de nacimiento y mi nombre. ” [wwwc.aftonbladet.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*