São Paulo

Cómo São Paulo también entre nosotros ha conseguido ser una megaciudad desconocida limita con lo incomprensible.

Aquí viaja nuestra reina Silvia constantemente a la familia y sus raíces*, su padre fue CEO de Svenska Uddeholm AB en São Paulo. La ciudad también es la mayor base industrial de Suecia en el mundo. Cientos de empresas suecas en conjunto emplean a más de 30.000 personas. Gotemburgo es la ciudad industrial más grande de Suecia, con aproximadamente 20.000 empleados, si la Volvo estadounidense se incluye (el artículo es del 2009). Cuando Jacob Wallenberg hace unos años fue entrevistado en una de las revista de negocios líder en Brasil, constató que “São Paulo es el lugar principal de producción de la familia Wallenberg.”

Mientras que la celebridad de Rio con sus cerca de diez millones de personas es constantemente elogiada por su encanto, sus playas, su carnaval, ha sido su hermano mayor São Paulo con sus 20 millones de personas silenciado a muerte, o pintado de negro como el patito feo. Pero sobre todo en los medios estadounidenses cuece la ciudad ahora con su escena de arte de vanguardia, sus nuevos diseñadores, su arquitectura innovadora. Se hacen constantes comparaciones con la vida de restaurantes de Manhattan y con la vida de clubs de Berlín. Y Lonely Planet incluyó a São Paulo como una de las calientes “Top Ten Cities” para el año 2009.

Mi taxi ruge adelante por una carretera duramente desgastada que va de rodillas por sus zancos (?) por encima de la Rua Amaral Gurgel. Aquí, en oscuros desoladores barrios en la región límite entre el Centro y la República, fuera de la llena de problemas “Cracolândia”, se encuentra el más crudo cosquilleo urbano.

La parte fea de São Paulo atrae fuerte y es celebrada y romantizada en muchos campos. Una de las figuras de culto más apreciadas en la historia moderna, el serbio de música electrónica Suba, hizo São Paulo suyo, y acuñó el término “El Blade Runner de los trópicos”. Estos barrios de mala muerte, sórdida- y atractivamente retratados en películas de serie B de Brasil y novelas de detectives, tienen el embrión “the geography of the cool”. Los pensamientos se dirigen al centro de Los Ángeles o los lados más duros de Chicago y Berlín.

Precisamente aquí donde la vida es de lo peor algunos clubes lo pasan del todo bien. El objetivo es un “after” club, Susi in Transe – que yo erróneamente pensé que era llamado “Sushi in Transit” – lleno con todos aquellos que nunca pueden dormir, una multitud no malamente generosa y animada en São Paulo. Así de pronto cruje un edificio como de luces de Navidad a lo largo de la destartalada carretera. Se trata de un llamado ‘motel de amor’, donde los clientes facturan por horas. En la fachada cuelga una banderola arrogantemente rociada de pintura del tipo que uno ve en fuertes manifestaciones. Curioso, trato de sacar una respuesta del taxista sobre el mensaje en portugués que anunciaban en la banderola a lo largo de la cual tan rápidamente pasamos. Él se despotorra y dice: “Entra y folla donde nosotros y te invitamos a pizza y cerveza”.

SP--2

Un sencillo restaurante clásico pero algo de culto en todos los grupos es sin duda el Estadão, bautizado con el nombre de uno de los grandes periódicos de la mañana. Estamos en el viejo barrio de periódicos de São Paulo. Azulejos más hermosamente adornados y local más de ‘fuego hirviente’ es difícil de encontrar, iluminado por luces fluorescentes a la perfección. Un centro para todos, no menos la multitud en vela que busca un descanso en un ambiente democrático triste, tanto de día como de noche. Recolectores de basura, periodistas, policías, prostitutas, profesores, enfermeras, estudiantes universitarios, futbolistas, políticos, cocineros de otros restaurantes. Cuando ha sido como más extremo he conocido público de ópera adronado con diamantes mezclado con niños techno de media altura sudorosos y de color pálido semejante al de un cadáver, más los llamados ‘policías en estado de shock’ hambrientos y exhaustos, que frenan directo después de enfrentamientos con la gran liga de gángsters de la ciudad – PCC, Primeiro Comando da Capital. Al mismo tiempo zumban niños de la calle como abejas furiosas alrededor de lo que nosotros con algo de dinero no conseguimos acabar de comer .

São Paulo, la ciudad más grandes y rica del Hemisferio Sur, compite con Ciudad de México en ser el gigante en todo el continente americano. Una de las pocas que en ciertas situaciones puede hacer a Nueva York parecer un poco pequeña y ordenada. Es una ciudad más allá del sentido e ingenio. Descrita como un monstruo Frankenstein entre las grandes ciudades, una aterradora gigante urbana, un infierno humano sin planificación urbana. Una guarida de gansters propensa a los tiros donde el capitalismo y la ley de la selva están fuera de control.

sp 1

Más ciudad que esto no puede ser

Entre nuestros románticos urbanos se vuelve esto en todo lo contrario, una especie de Metrópolis todavía inexplorada, un tesoro eterno para cavar en lo extraño, lo perverso, lo raro, lo loco, lo vanguardista, lo sinsentido, pero también lo conmovedor, lo hermoso, lo humano, todo lo aún no formulado – en un por lo demás en partes mundo escrito hasta la saciedad. Porque da igual que yo directamente haga mi confesión, después de recientemente haber vivido casi dos años en esta ciudad resulta que opino que es una de las ciudades más emocionantes, más estimulantes y con más divertido ambiente sobre las que yo he puesto mis pies en el suelo, además encantadora y amable , coqueta y lujuriosa, cultural y brillante.

São Paulo es la ciudad que a menudo vuelve el lado feo hacia fuera. Pocas ciudades ofrecen un paisaje urbano tan brutal. Rascacielos de los años 70 pueden ya encontrarse vacíos y esqueletizados. Ininteligibles etiquetados de graffiti han sido pintarrajeados en las partes más inaccesibles de las fachadas. La ciudad es como un imán para aquellos que no pueden conseguir saciarse de pulso urbano y energía. Un escenario de terror para los que piensan que justamente una ciudad debe ofrecer paz y tranquilidad, hierba verde, agua limpia y cisnes blancos. Y aquí no hay ningún arquitecto de ciudad que señale con la mano entera. Parece que hay campo libre para actuar con propio criterio bueno o malo, con el mercantilismo vulgar de uno, su pensamiento vanguardista sorprendente, o con lo único sencillo a su disposición y con lo que uno mismo tenga medios para pagar.

Para muchos simbolizan los hermanos Campana con su diseño a São Paulo más que cualquier otro. De regreso a su amado São Paulo me reúno con Fernando, uno de los hermanos, en su favorito bistro, creativo y funky Ritz. Pocos declaran así la importancia de São Paulo en su propio desarrollo:. “Nada de lo que he hecho lo habría hecho si hubiera crecido en Río de Janeiro – o en Europa. Es es la anarquía de São Paulo, la burlesquería, la energía, la comercialización y los constantes cambios naturales lo que son nuestra chispa.”

La ciudad misma de São Paulo, la absoluta ‘megacidade’ y locomotora de Brasil, cuenta con once millones de habitantes. Pero lo que se llama Região Metropolitana – con tupidos municipios vecinos, suburbios industriales chisporroteantes, prósperas comunidades residenciales, suburbios que se han unificado por su crecimiento, barrios sencillos de clase trabajadora en la periferia, ciudades favela y tugurios anarquistas – tienen en conjunto alrededor de 19 millones de personas. Si contamos además las ciudades llamadas satélite, la fuertemente industrial Região do Grande ABC con São Bernardo do Campo (“La Detroit de Brasil”), todos los centros de investigación de alta tecnología y las ciudades universitarias, como Campinas y São José dos Campos (“Silicon Valley de Brasil”), la vecina ciudad de Cubatão con todas sus refinerías y fábricas químicas técnicas, desde hace tiempo conocida como “Death Valley” debido a la grave contaminación (una “Ruhr de nuestros días”), además de la propia ciudad portuaria y ciudad de tres millones Santos, que se encarga de todas las importaciones y exportaciones (“La Rotterdam de Brasil”), entonces el “Gran, São Paulo “- el llamado Complexo Metropolitano – es una mezcla urbana de casi 30 millones de personas.

No tan mal para una ciudad que sólo tenía 65.000 habitantes en 1890. São Paulo ha hecho quizás la mayor carrera cometa entre las ciudades del mundo. Esta ciudad, según muchos “el más grande experimento social del mundo”, divide el mundo en dos campos – el mejor en la clase, o absolutamente el peor.

SP--2-

Lo fascinante y aterrador es por supuesto la enermemente rápida expansión y el dolor del crecimiento. Rápidamente se toma el salto a 1,6 millones de habitantes ya en 1940. Luego viene la siguiente fase. La industrialización de principios de los años 50, se construyen entre otros las primeras fábricas de automóviles internacionales. Las puertas se abren para sobre todo trabajadores formados europeos, donde los italianos son el grupo dominante. Esto es también un período que es lo contrario a lo que hoy en día se llama libre comercio mundial. La orden a los empresarios y la comunidad internacional de los presidentes de Brasil y la junta militar era en principio: “¿Quieres vender en Brasil, construye una fábrica, o vete al infierno!”. En 1950 empieza el número de habitantes a acercarse a 3 millones, en 1960 cinco millones. São Paulo es durante un largo período la ciudad de más rápido crecimiento urbano en el mundo y de la historia del mundo, durante mucho tiempo alrededor del cinco por ciento anual y constante. Sólo ahora, en los últimos años se ha obtenido un poco de descanso, para tener tiempo para pensar.

Berlin que fue la ciudad con mayor crecimiento en Europa desde finales de 1800 hasta 1925, tragaba entonces anualmente alrededor de un 2,6 por ciento, de 170.000 a cuatro millones. Entonces durante su industrialización, una de las grandes ciudades más marginadas de Europa, lo que hizo que obtuviésemos todo desde Marx, Brecht y Hitler a guerra mundial. Muchos sostienen en una comparación que São Paulo ha cuidado su industrialización y modernización bastante bien y libre de fricciones. Lo que una explosión así en número de habitantes significa para una ciudad en términos de alcantarillado, agua potable, escuelas, viviendas y calles es casi indescriptible. Cuando estaba en su peor momento durante un año tenía la ciudad 65.000 calles, pero otras diez mil más que no habían tenido tiempo de bautizarlas. Una pequeña pieza de rompezabezas en el gran conjunto – en 1950 había 55.000 vehículos en São Paulo, ahora el otoño de 2008, hay cerca de seis millones.

Mi rincón cruelmente simple para pasar el rato cerca de la vivienda es donde la arteria Avenida Rebouças se desliza sobre la Rua da Consolação, en el cruce con la medio encantadora Alameda Santos y el final de la calle principal comercial Avenida Paulista. Según el mapa se encuentran aquí algunas plazas pero a lo sumo consiste en viaductos, carreteras y casas semidesoladas a punto de derrumbarse. El escenario es antena de radio como buscada de la película Metropolis de Fritz Lang, la cadena alimentaria abierta veinticuatro horas Pão de Açúcar y terreno desocupado justo al lado de caros palacios bancarios.

Mi bar de cerveza y zumos coloca sillas y mesas a dos decímetros de los semáforos y tubos de escape. Una televisión con el volumen a tope presenta el gran partido de fútbol del día que es comentado ‘salvajemente’ por hombres de negocios vestidos de traje, chavales limpiazapatos, recogedores de basura y algunos vestidos de batas blancas del complejo hospitalario adyacente en un eufórico lío. 

Igual de chulo que un Londres o un Los Ángeles, burbujea São Paulo de tribus de cultura pop, tribos. Cae la noche, y tanto la grande estación de metro como la caótica parada de autobús bombean arriba y afuera todas las diferentes tribus. Jóvenes adolescentes goticos y punks vestidos de negro se mueven en una dirección, parejas de homosexuales estrechamente abrazados se dirigen a Consolação hacia los clubes, bares y cafeterías. El público más clásico rockero y ‘metaleiros’ se van a Bela Cintra y Bela Vista. Algunos monopatinistas se deslizan de paso. Arriba, de las alcobas y viaductos subterráneos, vienen grupos de niños descalzos y sin techo envueltos en mantas sucias y se cuelgan como una puesta en escena de La ópera de los tres centavos en torno a una próspera clase media, que rápidamente se apresura a casa con bien llenas bolsas de comida, casi siempre llevadas por laboriosos ‘chicos para todo’.

Daslu

Pero con la misma frecuencia se queda uno asombrado ante la riqueza desenfrenada, la ostentosa clase alta. La tribu urbana más singular, y con alto valor de entretenimiento, se considera aún así son las descaradas mujeres ricas. Su templo es Daslu en Vila Olimpia – la tienda más grande y más exclusiva del mundo de compras de ropa de mujer de marca, naturalmente con helipuerto en la azotea.

DASLU1

Detrás de muros y vidrios polarizados en una gran variedad de trajes de Chanel, chaquetas Jil Sander, pantalones vaqueros Dolce & Gabana y vestidos YSL más el equivalente de domadores de moda nacionales, prueban la ropa abiertamente unas junto a otras. Vestuarios destruirían el estado de ánimo. A los hombres les toca quedarse en el bar y en la cafetería y esperar con tarjeta de crédito, o ver un Ferrari nuevo para el garaje o en un Ferretti para el desembarcadero. Todas las empleadas son hijas de familias de las más elegantes y famosas. Ellas mismas están vestidas hasta los dientes y pueden manejar la charla social. Ellas toman el trabajo como escuela de sociedad y creación inteligente de red de contactos por algunos años. Aproximadamente 120 “criadas” en clásicas ropas negras, camisa blanca y zapatos blancos se deslizan alrededor y recogen y doblan la ropa, sirven té y café.

Una forma dramática de acercarse a São Paulo, y obtener una inolvidable experiencia urbana, es a través del aeropuerto nacional de Congonhas. Preferiblemene se deberá venir al anochecer procedente de Río un día caluroso húmedo de verano. El aterrizaje es directo por encima de un bosque de rascacielos en zona urbana densamente poblada. A través de la ventanilla del avión se pueden más o menos ver directamente las salas de estar y dormitorios de las personas que viven con luces de emergencia en las azoteas y con vistas a las pistas de aterrizaje.

En el camino desde el aeropuerto comienza a menudo el caos y el drama urbano. La lluvia tropical cae y ​​muchas veces sube el agua por arriba de los tapacubos, los limpiaparabrisas no puede hacer frente, el conductor no ve nada. Colas kilométricas comienzan a formarse como la bola de estambre. La ciudad sufre a diario de horas de ‘estreñimiento’ en lugar de tráfico de horas punta.

Aquí en el Trópico de Capricórnio, no llueve moderadamente. De vuelta a casa delante de la televisión veo que si mi chófer hubiese sido algo un poco más inexperto, elegido entrada errónea, de repente podría yo haber estado de pie sobre el techo del coche para no ahogarme.

Mucha gente se olvida de que São Paulo no hace mucho tiempo era exuberantes colinas verdes y fértiles, llenas de plantaciones de café. Por todas partes salpicaban pequeños arroyos hacia ríos más grandes y salvajes. Hoy en día las colinas están llenas de casas, asfalto, cemento, piedra, altos bloques de pisos. Y de algunos ríos ha hecho el estúpido ser humano autopistas. Así que cuando las puertas del cielo se abren no tienen tiempo todos los pequeños drenajes y tuberías de superar la situación. Inundaciones son por eso uno de los grandes horrores de la ciudad. No es raro en los barrios más encantadores ver a mujeres con sus zapatos de tacón en la mano formar cadena para pasar atravesar los canales con fuerte corriente con medio metro de altura de agua. Y los que no han girado las ruedas correctamente contra el canto de la acera, tal vez más tarde encuentran su coche a cierta distancia en medio de la calle.

R OSCAR FREIRE

Una buena y empinada calle para visiones extremas bajo la lluvia es Alameda Ministro Rocha Azevedo, bajando de la gran Paulista hacia la lujosa Oscar Freire. 

Los primeros helicópteros me despiertan con su zumbido insistente a las siete. A la azotea del hotel de 30 pisos Renaissance, en frente de mi humilde guarida en el doceavo piso, llegan los primeros estresados de la clase de negocios más rica de sussuburbios o aeropuertos. Helipuertos se encuentran dispersos en diferentes azoteas en torno a mi nido. En cuestión de minutos han adelantado a la clase media en coche, que viaja antes y después de diferentes horas, dependiendo de si las matrículas de coche son pares o impares – pero que aún así quedan atascados en los monstruosos coágulos diarios del tráfico.

En la esquina de la terrenal Rua Augusta bombean adentro montones de líneas de autobuses a los que en su lugar han estado de pie o tenido la suerte de haber podido estar sentados durante horas para llegar a sus trabajos. En el efectivo bar de zumos dos cuadras más arriba elijo entre 42 diferentes ‘sucos’ recién exprimidos y ‘vitaminas’.

Un poco más allá traquetea en las máquinas de café espresso en el Fran’s Café. Su cafés a menudo abiertos las 24 horas del día alrededor de la ciudad sirven cientos de miles de tazas al día.

renaissance sao paulo hotel frans cafe

Es como si un Spielberg o Coppola hubiesen puesto el sonido del tráfico de horas punta para un rodaje de película. Un citado frecuente en los medios de comunicación es cuando un rabino hace unos años describió cómo uno de sus miembros en la congregación de la más grande sinagoga con ayuda de helicóptero siempre adelantaba (conseguía pasar de largo) a las extremas colas de tráfico de los viernes para llegar a tiempo con su familia al sabbat.

Un periódico de ‘business’ mantiene que una compañía de inversiones ha pensado comprar 100 helicópteros y vender acciones/participaciones a la clase media “para hacer el cielo más democrático”.

A pocas cuadras de distancia se han reunido cincuenta-sesenta de los llamados ‘motoboys’ en su base. Son los mensajeros de moto de la ciudad, tal vez los que junto con los helicópteros sobre todo dan a la ciudad su propia energía acelerada y pulso. Son los vaqueros urbanos de la ciudad, tienen sus propios códigos, su propia jerga. Son romantizados en vídeos musicales y canciones de rock, se hacen documentales para la televisión que ganan premios. Ellos ‘dan el hierro’, arriesgan sus vidas, para sustentar a su familia, amortizar su motocicleta. Por lo menos un par-tres se dice que mueren cada día, a menudo sin una mención en los periódicos. Pero ellos han transformado todo un paisaje urbano a algo más vital, más afilado, más urbano. Ellos hacen que São Paulo, como locomotora de Brasil, continúe funcionando, no se detenga, a pesar de una carencia total de planificación urbana por parte de los políticos. Y ellos hacen que el resto de nosotros recibamos nuestra pizza, nuestra medicina, nuestro ramo de flores, nuestros billetes de avión, una pieza de recambio para el coche, o un nuevo pulmón o un poco de sangre – directamente al sofá, a la mesa de escritorio, lado de la carretera o cama del hospital.
Cientos de miles de motocicletas se mueven en zig-zag enérgicamente a alta velocidad entre todos los coches, a veces hasta 70-80 km/h. Mientras que la clase media brasileña puede contentarse con arrastrarse en atascos de horas a velocidad de tortuga entre sus buenos empleos y mejores viviendas. A veces vuelan los espejos retrovisores, rodillas son raspadas en los ‘motoboys’, codos son lesionados en los automovilistas, peleas pueden surgir. Cuando algo grave sucede, un conductor trata de huir, se reúne a veces una horda de motoboys a través de sus teléfonos celulares y permanecen juntos, hasta que llegua la policía.

SP11

Dura ética de trabajo como combustible

El principal combustible de São Paulo es considerado como la dura ética de trabajo, los fuertes codos de los inmigrantes, el deseo de muchos que han abandonado sus países de origen de justamente aquí cambiar sus vidas. Una comparación importante; en Shanghai, ahora tan glorificado como  nueva-vieja metrópolis cosmopolita, tiene la mayor colonia extranjera 35 000 japoneses. São Paulo tiene cerca de 700 000 japoneses, cerca de 300.000 coreanos y más de 100 000 chinos. Cifras, de dónde la gente viene y sus descendientes, se convierten en casi vertiginosas, siempre uniformemente redondeadas al alza para impresionar. Un grupo maravilloso con dominio del sur de Europa, 5 millones de “italianos”, 2 millones de “españoles”, 3 millones de “portugueses”, de los cuales cientos de miles son recién inmigrados que acaban de llegar para mejores oportunidades en el nuevo mundo. Es equilibrado por el elemento “africano”, los descendientes de esclavos son alrededor de 1,5 millones. Alemanes y descendientes de alemanes supuestamente tocan (‘tangencian’) el medio millón. Los “líbaneses” alrededor de 850 000, pero junto con todos los cientos de miles de palestinos y más de 300 000 armenios, llegan también a una cifra millonaria. La ciudad tiene por supuesto también el más grande elemento judío del país con alrededor de 130 000 personas. 

SP Alameda Santos

Juntas hacen todas estas personas quizás el más colorido complejo de población multicultural en el mundo. Pero la mayoría de la gente en esta olla de ciudad se llaman a sí mismos brasileños, pocos enfatizan su origen de varias generaciones atrás, nadie es inmigrante, todos hablan portugués y una mayoría parece que se casan ‘entrecruzados’. Un grupo distinto se compone de millones de inmigrantes más recientes del pobre noreste de Brasil – descendientes de agricultores pobres portugueses, mezclados con esclavos y la población nativa india. Estas personas que en cierto sentido históricamente son los más brasileños, han recibido sin embargo una especie de estatus de inmigrante en su propio país, trabajan de lo más duro en todos los trabajos peor pagados, mantiene la ciudad en marcha.

La que más impresión hace a las personas a su llegada es el diferente pulso, el ritmo. Allí donde la la princesa de playa Río se convierte más como una perezosa mezcla de Portugal y África está São Paulo más bien equipado con una lengua de ‘business’, agilidad y temperemento de fuego, que recuerda al Milan, Madrid, Frankfurt y Tokio de hoy – además de un poco de la vieja Beirut. Aunque todo se ha sacudido a un seductor cóctel brasileño.

Cuando curiosamente pregunto a mi ‘barman’ favorito William acerca de su origen debido a sus apellidos – Ramannauskas Sepura – se ríe, “soy un poco negro, miniindio, bastante ucraniano pero sobre todo español – en otras palabras, un verdadero brasileño!”

Religiones y nacionalidades se unen sin quejarse. “Odio, tal mierda no tenemos tiempo para esto aquí, cuando se está del todo ocupado con hacer negocios”, se ríe un judío y un hombre de negocios libanés con los que he marcado encuentro sobre unas salchichas alemanas. São Paulo es un verdadero Constantinopla de nuestros días y compite con Nueva York y Londres en ser un nido global moderno. Y lo ético puede aparecer en los más inesperados, incluso cómicos, contextos. Como que un conductor de ambulancias en el lugar del accidente puede preguntar a un herido: “¿ Quieres ir a donde los judíos, los árabes, o los alemanes?” Los tres hospitales privados más atractivos, que compiten a los más altos niveles internacionales, son el judío Albert Einstein, el árabe Sírio Libanês y el alemán Oswaldo Cruz.

Pocos considerarían mudarse

Así que de repente está uno listo para un atrevido paseo en moto fuera de la Avenida Paulista, la calle principal de la ciudad. Justo después de la lluvia diaria, cuando el sol comienza a cansarse y el fuerte tráfico ha ayudado al cielo a conseguir el tono rojo adecuado.

Como casi siempre, es eterna primavera en São Paulo. Paso el gran cementerio dramático, el propio Père Lachaise de la ciudad (Cemitério da Vila Formosa, “O maior cemitério da América Latina e terceiro maior do mundo” 23° 33′ 52.62″ S 46° 31′ 38.79″ W ), a lo largo de la Avenida Doutor Arnaldo y los crujientes y fragantes comerciantes de flores. Sigo adelante serpenteando por el puente sobre la carretera en el Metro Sumaré, donde “escaladores” urbanos utilizan el viaducto como su monte natural.

vila madalena

Continuúo a lo largo de este serpenteante “Sunset Boulevard”, más allá de ondeadas colinas y valles, hermosas villas y dramáticos edificios de gran altura, hacia el lugar favorito en la bohemia Vila Madalena. Siento la simpatía venir arrastrándose lentamente por esta tan injuriada pero humildemente tímida ciudad y población .

vila madalena 2-

La mayoría de la gente que vive aquí no puede por un momento considerar cambiar su ciudad, ni los pobres ni los ricos. La posibilidad de cambio, una nueva vida, la promesa de alguna otra cosa, siempre está ahí y está al acecho y atrae. Esta ciudad, que a primera vista no es muy bonita y para la mayoría es y seguirá siendo una desconocida, se libera a menudo, una vez que se la ha conocido e invita más que ninguna otra. Entonces se trata de poder acoger toda la oferta caótica, dinámica, melancólica, erótica, brutal, brillante, loca y cariñosa.

sp conjunto nacional

Muchos hacen referencia a las memorias de la escritorabrasileiraZélia Gattai, como una buena puerta de entrada al temperamento, mentalidad, carácter de la ciudad  – Anarquistas, Graças a Deus –  Cuando estoy en mi librería favorita en el interior del maravilloso Conjunto Nacional, primer centro comercial de compras modernista del mundo, diseñado por David Libeskind, van sin embargo mis pensamientos a Marlene Dietrich, quien junto con Nat King Cole abrió esta creación modernista, en 1958, y entonces exclamó las citadas palabras. “Rio is a Beauty, but São Paulo is a City”. Río es una belleza, pero Sao Paulo es una ciudad“. [gp.se/resor/]

* Sobre la reina sueca, que yo haya leído en la prensa sueca a través de los años, viajaba con frecuencia a Brasil, pero no a São Paulo, sino a Río de Janeiro a hacerse operaciones de cirujía plástica.

Metropolis >>> Eureka Video >>> Watch the trailer

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*