Los financieros piensan como los carteristas

Los mercados financieros se basan principalmente en los mismos conocimientos económicos básicos que tienen los carteristas. Uno de los grandes errores del eurosistema fue por eso la creencia de que alguien fuese a salvar a los estados que habían agitado demasiado con sus carteras, escribe Johan Norberg.

titanic (1)

A principios de 2010 recomendó un banco sueco a sus clientes: Ahora es el momento de invertir en el mercado de valores griego. Sí hombre, sabían que el estado griego estaba a punto de desmoronarse. Ese era el punto mismo. Entonces estarían pronto obligados los contribuyentes alemanes a rescatar a todos los inversores.

Si se dejan a un lado los trajes y los elegantes modelos de ordenadores se basa una gran parte del mercado financiero en los mismos básicos conocimientos económicos que tienen los carteristas – suficiente vista como para decir quién tiene dinero y la destreza de dedos suficiente para ‘poner sus guantes’ sobre ellos. Ellos no buscan detrás de empresas que tienen potencial o estados que están bien gestionados, se cuelan a escondidas detrás de ministros de finanzas y jefes de bancos centrales y esperan a que sean descuidados con carteras y bolsos de mano.

El gran error del eurosistema fue creer que siempre alguien salvaría a los estados que hicieron el ridículo. Grecia e Italia podrían poner sus economías en ruinas y aún así elevar sueldos y gastos: sólo sacaban más préstamos. Los cinco peores países en crisis pudieron fácilmente sacar préstamos por valor de 750 millardos de euros en bancos de Europa – el equivalente a tres ‘Suecias’.

Resultó en tanto (dinero) que la Unión Europea recientemente decidió que los bancos deberían por lo menos ser responsables de la mitad de sus pérdidas en el préstamo a Grecia. Siempre algo. (‘Algo es algo dijo un calvo cuando encontró un peine sin púas’)

Sí, de hecho demasiado, opinaron los llorones capitalistas, que se quejaron de que no querían participar en el juego si ellos perdiesen algo. Así que cuando ‘los padres-curling’ Alemania y Francia ahora preparan un nuevo acuerdo europeo, tienen un mensaje claro: ningún banco deberá tener que soportar sus pérdidas por préstamos a los estados euro. Ellos podrán retener las ganancias y enviar las pérdidas a los contribuyentes.

El estado y el capital crearon la crisis de la deuda cuando el capital prestó más a estados que lo desperdiciaban.

Ahora quieren Merkel y Sarkozy hacer que sea aún más rentable prestar a los estados. Una crisis que se debió a garantías implícitas de especulación sin cabeza será manejada mediante el gravar la garantía en piedra. Bueno, también van a introducir normas presupuestarias que mantendrán a los estados de vuelta, pero en cualquier lucha entre artículos y el hambre de dinero suele el último ganar.

El eurosistema ha sido a menudo comparado con el Titanic, a toda velocidad hacia el iceberg. Los líderes de la UE han decidido que nunca deberá volver a ocurrir. La próxima vez será el iceberg mucho más grande. [metro.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*