Familia real sueca se queja de que haya sido indagada

Máquinas de salutación de frases vacías

El año con la familia real narra un año turbulento de escrutinio y crítica. Elin Grelsson ve un programa que principalmente es aún un foro más para la familia real donde puede llorar.

La confianza se ha desvanecido para con la familia real durante el año, al ritmo de los escándalos que han relevado el uno al otro. Las acusaciones del pasado nazi de Walther Sommerlath y la discusión de eventuales fotos comprometedoras del rey en relación con visitas a clubes porno y contactos de sus amigos con criminales han hecho lo suyo para hacer que la corona caiga a un lado.

máquinas de salutación...d s

Cuando el rey en octubre entregó un premio por la paz y la democracia al rey dictatorial Abdullah de Arabia Saudita, el rey había llenado la cuota de desvergüenza para mucho tiempo por delante.

Habría sido imposible no dedicar una parte importante del programa tradicional con la familia real a los escándalos. Aquí se tijerean salvajemente programas de televisión, emisiones de noticieros y entrevistas con editores que hacen hincapié en la importancia de con quién se relacionan los amigos del rey, y que es totalmente inaceptable dar una medalla a un rey que da a las mujeres castigos de azotes si conducen coche.

hand-11 hand00012 hand-14

Pero la mayor parte del programa es todavía como estamos acostumbrados a verlo: El interior del castillo, puestas de mesa, banquetes, caridad, visitas de estado, salutaciones de manos y palabras vacías.

Más bien se convierte en una farsa cuando el debate se centra en si se adornará con begonias para la cena el mismo año que la familia real por primera vez ha sido objeto de una importante revisión y el apoyo a la monarquía se ha reducido.

No importa que el ‘príncipe’ Daniel es un encanto irresistible en el papel del hijo pródigo, volviendo a Ockelbo con la esposa la princesa heredera a la corona a su lado. Con dialecto acentuado saluda a las celebridades del pueblo, abrazando a un viejo amigo y bromeando con sus vecinos. Es una grieta de humanitarismo en medio de todo lo insoportable manipulado, aunque un duro accionamiento cada vez más empieza a transformar a Daniel al mismo tipo de máquina de salutación de frases vacías que el resto de la familia.

El mayor espacio se da a las quejas de la reina y la princesa que se lamentan sobre el escrutinio de los medios. “Una se siente totalmente impotente”, se queja la reina y establece un nuevo récord en desconocimiento.

El año con la familia real se convierte pues sobre todo en un foro más donde la familia real puede llorar. Que se encuentren en estado de shock porque por primera vez han sido investigados críticamente y de ahí se pongan el jersey de víctimas es comprensible. Mucho más problemático es cómo los medios establecidos, en especial de servicios públicos, les ayudan a ponerse bien el jersey.

La imagen perdurable de la monarquía en 2011 es todavía un rey que torpemente contesta a las preguntas críticas de la agencia de noticias TT acerca de las visitas a clubes porno balbuceando sobre una época pasada en París.

Se necesita más que arreglos florales para cambiar eso. [gp.se/]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*