El poder de Chichén Itzá

Famoso por sus sacrificios humanos, Chichén Itzá fue el más importante centro ceremonial de los mayas en la provincia del Yucatán. Aunque su historia lleva décadas debatiéndose, el poder y la grandeza de este enclave sagrado han sobrevivido hasta nuestro días.

Basta adentrarse en la inmensa explanada de Chichén Itzá, salpicada de pirámides y grandiosos monumentos para comprender por qué los mayas lo tenían como un enclave sagrado para comunicarse con los dioses. Y por qué ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

Chichen Itza Mexico

Todo es nebuloso alrededor de esta extraordinaria ciudad, la más estudiada, controvertida y visitada del mundo maya. Su historia y cronología llevan décadas debatiéndose y cambiando con cada nuevo descubrimiento, aunque parece fuera de toda duda que fueabandonada en el siglo XIV de nuestra era por causas desconocidas. Sin embargo, el poder y la grandeza de Chichén Itzá han sobrevivido a su historia y siglos después de su abandono los mayas siguen teniéndola como referencia mágico/espiritual y peregrinando hasta sus ruinas, particularmente durante los equinocios de primavera y otoño (marzo y septiembre).

En tales ocasiones una gran muchedumbre se congrega alrededor de la pirámide de Kukulcán (‘La serpiente emplumada’) para ver cómo el sol del tardecer enciende una serpiente de luz que parece descender por el costado de su escalinata central.

Chichen_Itza_Templo_de_los_Guerreros

No cuesta ningún trabajo imaginar la fascinación del pueblo maya cuando contemplaba algo tan extraordinario y portentoso, que creía debido al poder y la magia de sus sacerdotes.

Guerreros enemigos

Detrás de la pirámide de Kukulkán, que los españoles llamaron El Castillo, una de las más bellas y armónicas de cuantas conozco, está El Templo de los Guerreros, otra pirámide ceremonial en cuyo plinto, erizado de columnas, se celebraban los controvertidos sacrificios humanos, en los que el oficiante arrancaba con sus propias manos el corazón del sacrificado, a menudo un guerrero enemigo, tras haberle abierto el abdomen con un estilete de obsidiana.

Al otro extremo de la explanada se encuentra el imponente Juego de la pelota, el Bernabeu del mundo maya. No tiene gradas, pero sus muros laterales, desde donde se presenciaba el juego, se elevan hasta una altura mareante.

Juego_de_pelota_chichen_itza

El juego no era meramente deportivo, sino un ritual de vida y muerte en el que el perdedor (a veces, también el ganador) eran sacrificados. Muy cerca, en plena explanada, destaca el tzompantli, la Plataforma de los Cráneos, que los conquistadores describieron con tanto horror, donde se exhibían, ensartados en una pica, los cráneos de los enemigos abatidos. […] [Francisco López-Seivane/ocholeguas.com]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*