Un sueco debe morir tan pronto como sea posible después de que él/ella se haya jubilado

Suecia es un país duro. Duro e hipócrita.

DEKorkesterLo mismo se aplica a muchos otros países, pero Suecia es, probablemente, – en mi opinión, que por supuesto puede ser equivocada – uno de los (países) más falsos.

En algún lugar en el camino nos imaginamos que éramos los mejores en prácticamente casi todo. Tal vez todo comenzó con que nos ‘serpenteamos fuera’ (leer prevaricar/esquivar) de la Segunda Guerra Mundial, y por eso pronto éramos más ricos que todos los de nuestro entorno. El enaltecimiento ‘a bombo y platillo’ del (”hogar de todo el pueblo”) (Folkhemmet) y el largo monopolio de poder de los Socialdemócratas también jugó su papel.

Yo he vivido la mayor parte de mi vida en Estados Unidos o Francia y viajado por todo el mundo durante casi cincuenta fantásticos años. En ninguna parte he experimentado el desprecio por, la aversión hacia las personas mayores tan fuerte como en mi país, Suecia.

Yo escribo lo que escribo después de una larga serie de meses en el país (que por lo demás abandoné/dejé en 1963). Un familiar cercano está enfermo y hemos ayudado con el cuidado, tras pobre capacidad. Hemos estado en estrecho contacto con médicos y hospitales, enfermeras, auxiliares y montones de pacientes, todos mayores, muchos dementes.

Día tras día me he vuelto más y más convencido de que la regla más importante que se aplica se puede formular de la siguiente manera: Un hombre sueco o mujer debe morir tan pronto como sea posible después de que él/ella se haya jubilado.

Cuando se jubila se vuelve uno extenuante, a menudo enfermo e indeciso. No se ayuda (a la sociedad) ya más, sino que se vive del dinero de otros y se toma (ocupa) sitio totalmente sin necesidad (en vano).

Simplemente no es racional, ni mucho menos efectivo el ‘arrastrar’ a un montón de viejos que no hacen nada.

Sí, excepto consumir dinero que los demás han ganado. Los jóvenes, los efectivos, los que son el futuro (al menos hasta que se hagan mayores).

El dinero es lo más importante. Un ejemplo reciente de esto aparece en el reportaje de SVT sobre la empresa más grande de Suecia de asistencia sanitaria a personas de la tercera edad, Carema. La compañía ha tacañeado en todo – incluso en pañales y toallitas húmedas – para en su lugar repartir ganancias a accionistas y bonos a los jefes que han ahorrado más.

Muchas de las personas mayores enfermaron gravemente, se desnutrieron, les amputaron partes del cuerpo. Varios murieron antes de tiempo, de los daños.

En Suecia, el anciano ya no es realmente un verdadero ser humano. El anciano es relegado a un rincón de la casa de ancianos. Él/ella va a cenar con otras personas mayores que babean y derraman la comida sobre ellas.

Fuera no se sale, porque las puertas están cerradas y equipadas con alarma y no querrás tú tropezarte en la escalera y darte un hostión y quedarte jodido y causar más molestia de la que ya estás dando?

Molestia, carga. Cuando se va a parar en el hogar de ancianos se sigue siendo ser humano, aunque no del todo.

Se es justamente lo que escribí, molestia, carga para la sociedad. El personal es generalmente agradable y bueno, al menos en los sitios que he visitado. El personal hace su trabajo. Es bueno.

Y los familiares? En una sección con una docena de personas mayores constató una enfermera:

– ¡Qué bueno que vengáis y os la llevéis a casa de permiso. Ningún otro (familiar) lo hace!.

No necesita ser igual, por supuesto, en todas partes, pero sospecho que nosotros en Suecia, en en un grado terriblemente grande nos desembarazamos de los viejos y luego los almacenarmos en una clase especial de instituciones (llamadas geriatría) donde reciben, eso sí, alimento y atención, pero sobre todo se los mantiene alejados para que no sean molestia para los vivientes – los realmente vivientes.

Tal vez debería añadir, para que conste, que yo ya voy para los 79. Sin embargo, todavía no causo (especialmente mucha) molestia y en Francia, donde vivo, las personas son mucho más tolerantes con los viejos- y viejas malditas[expressen.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*