Ocupad la biblioteca antes que Wall Street

wall-street_Rara vez ha sido más bienvenido con un movimiento de protesta contra un sistema económico que quita a los pobres y da a los ricos. EE.UU. y Europa están asolados por el desempleo masivo al mismo tiempo que el estado reparte millardos a bancos irresponsables y empresas de automóviles y la Unión Europea subvenciona a empresas de alimentos y centros de datos de Facebook en Luleå.

Así que yo hubiese querido simpatizar con el movimiento Occupy Wall Street que se extiende desde Nueva York por todo el mundo. Bajo el lema “Somos el 99 por ciento de” propagan contra la élite que está con las manos en los bolsillos de los contribuyentes.

Pero lo que podría haber sido una revuelta popular contra cómo el estado ​​y el capital de finanzas están en el mismo barco de peluche está en camino a ahogarse en viejo resentimiento izquierdista contra el capitalismo. Los manifestantes no critican  empresas salvadas, sino empresas que dan ganancias. No se dirigen contra quienes se benefician de la corrupción política, sino contra contra que el 1% de los más ricos son tan ricos al mismo tiempo que los ingresos de los hogares estadounidenses ordinarios han estado detenidos desde 1980 – una afirmación que a menudo es repetida en el debate sueco.

Se olvidan de que hemos obtenido mucha más gente sola. A menudo se comparan por eso los ingresos de dos personas en 1980 con el ingreso en la actualidad de una persona. Además, vino una gran parte del crecimiento de ingresos por razones fiscales en forma de contribuciones de pensiones y seguros de enfermedad. Si en su lugar se mira al ingreso real por persona ha aumentado este en un 50 por ciento.

Y el 1% de los que más ganan en EE.UU., entonces? Entre ellos hay más médicos que financieros. Un 80 por ciento de los millonarios son ‘self-made’, de fabricación propia – son los primeros en la familia en convertirse en ricos. A menudo tienen grandes ingresos porque han creado algo que otros han querido pagar, como la cirugía cerebral, iPhones, Google, nuevas cadenas de boutiques, y millones de puestos de trabajo. Ellos contribuyen de otras maneras también. Ellos ganan un 17 por ciento de los ingresos, pero pagan un 37 por ciento de los impuestos sobre la renta.

La nueva pobreza en las huellas de la crisis financiera es real y aterradora. Pero no se debe a que una pequeña élite lo tiene mejor, por el contrario es una de las causas de la crisis que tengamos menos empresarios super-ricos que crean riqueza y empleo. Desde el 2007, el número de millonarios estadounidenses ha caído en un 39 por ciento.

Ocupad de buena gana Wall Street, pero ocupad primero una biblioteca. Antes de cambiar el mundo, es bueno saber algo acerca de cómo este aparenta. [metro.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*