La verdadera crisis de Europa es el nacionalismo

hitler-mussolini-A la sombra de la crisis económica arriesga emerger una nueva Europa. Donde el desprecio a los políticos y la desesperanza dominan. Donde el nacionalismo está en camino de regreso y el Islam es el enemigo.

Lo más peligroso de la crisis del euro no son las destrozadas economías – sino la gente destrozada.

La nueva cara del Populismo Digital” es un estudio único que fue presentado ayer. El instituto de investigación británico Demos ha preguntado a más de 10.000 extremistas de derecha en toda Europa cómo ven el desarrollo de la sociedad.

Demos ha buscado a los activistas en su ambiente familiar, medios de comunicación social, e intenta analizar la nueva derecha desde el propio razonamiento de los ‘actores’. Ellos están principalmente en la red, incluso si votan y se manifiestan de otras maneras a veces.

El movimiento se extiende desde combatientes de la English Defence League a políticos establecidos como Geert Wilders en los Países Bajos o Jimmie Åkesson en Suecia.

Los miembros carecen de confianza en los políticos y el sistema legal. Ellos votan, pero creen al mismo tiempo que sus votos no cambian nada. Principalmente se componen de hombres jóvenes, sólo una cuarta parte son mujeres. Dos tercios de los internautas son menores de 30 años.

Se trata de un movimiento digital transfronterizo, que, paradójicamente, quiere reinstaurar justamente las fronteras. Una internacional de personas que odian a los extranjeros.

La derecha europea extrema consiste en varias tendencias y movimientos y es siempre un riesgo el generalizar. Pero hay un grupo relativamente grande en Europa que teme que su identidad nacional está en camino de desaparecer. Tienen miedo de la integración europea y la globalización.

Uno podría pensar que deberíamos estar vacunados.

Europa ha visto el nacionalismo en el pasado, ha llevado a la guerra y el genocidio en nuestro propio continente. Europa debería saber mejor.

Pero no parece ser así.

En tiempos de grandes déficits se subraya a menudo lo importante que es restaurar la confianza del mercado en Europa y los países europeos. Pero la confianza de la gente es más importante. Especialmente la de los jóvenes. Pero a los políticos de Europa no parece importarles.

Hasta ahora la crisis económica se ha manejado de una manera que ha aumentado las brechas entre la gente y colocado a grandes grupos completamente fuera de la sociedad. Lo peor son los efectos de la política de austeridad (’de baño de acero’) en Grecia. Allí 400.000 personas han perdido su empleo en un año. Una cuarta parte de la población vive ahora en la pobreza.

¿Qué países serán los próximos? ¿Qué sucede después de Berlusconi en Italia?

Es como un ejemplo clásico (‘de libro de escuela’) de cómo no se debe tratar a las personas si se quiere evitar una explosión social.

Y en el armario de Europa están las botas ya abrillantadas. [aftonbladet.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*