La UE se lanza a proteger la salud de las abejas

MEDIO AMBIENTE – Retirada de plaguicidas tóxicos

Cada invierno, desde hace algunos años, miles de apicultores de todo el mundo encuentran sus colmenas vacías de la noche a la mañana. Enjambres enteros se desvanecen sin dejar rastro. El responsable es el llamado Trastorno del colapso de las colonias (Colony collapsed disorder, CCD por sus siglas en inglés), también conocido como desabejamiento, una enfermedad que tiene desconcertada a la comunidad científica y que podría hacer peligrar la supervivencia de una especie básica para la biodiversidad.

honeybee-1

Se calcula que Estados Unidos está perdiendo cada temporada un tercio de su colonia apícola debido a este problema. Sin embargo, las causas de este fenómeno permanecen desconocidas. El presidente de la OIE (Organización Mundial de la Sanidad Animal), Bernard Vallat, ha dado la voz de alarma, y advierte que, de no tomarse medidas, la situación podría desembocar en un «terrible desastre biológico».

Pero la importancia de las abejas transciende el mundo natural y alcanza al económico: se calcula que un tercio de la producción mundial de alimentos depende directamente de las abejas, cuya labor de polinización es indispensable para los cultivos. Eso significa que unos 30.000 millones de euros de la economía mundial están ligados al sector apícola.

Un documental estrenado en 2009 y llamado ‘Vanishing the bees’ (La desaparición de las abejas) ya mostraba la enorme relevancia de ciertos productos químicos agrícolas en este problema mundial.

Precisamente, el Parlamento Europeo (PE) acaba de reclamar la adopción de medidas urgentes para proteger la salud de las abejas, amenazadas por el aumento de la mortalidad de sus colonias a escala mundial.

Hacia la prohibición de algunos plaguicidas

El pleno de la Eurocámara aprobó un informe del eurodiputado socialista húngaro Csaba Sándor Tabajdi que insta a Bruselas a prohibir el uso de ciertos plaguicidas y reclama la puesta en marcha de campañas para concienciar sobre la gravedad el problema. […]

En la UE existen unos 700.000 apicultores, entre los que hay profesionales, aficionados y también productores agrícolas que tienen esta actividad como complemento de sus ingresos.

España es el país con más colmenas (con 2.459.373, el 17% de la UE) y el que más se beneficia de los fondos europeos para el segmento apícola; sus planes nacionales tendrán un presupuesto anual de 11 millones de euros, 5,5 millones de euros procedentes de las arcas comunitarias. [elmundo.es]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*