Punta Tombo: Ya hay 300 mil pingüinos y muchos turistas

  • Son parejas que van a reproducirse

  • En diciembre serán un millón de ejemplares

En tres semanas, casi 11 mil turistas visitaron la reserva de Punta Tombo para ver al pingüino de Magallanes. No es una cifra menor: se acerca al mismo número registrado a esta altura del año en la temporada anterior, pero este año Chubut sufre la ausencia casi constante de vuelos por la ceniza volcánica, lo que a priori complicaba el panorama.

La reserva abrió oficialmente el primero de este mes. Y desde entonces no dejó de recibir contingentes. La mayoría, de otras provincias argentinas. Y casi el 20% son extranjeros que arribaron en algunos de los pocos vuelos que hubo a Trelew.

El último fin de semana largo fue clave para que la cantidad de visitantes aumentara: en cuatro días ingresaron a Tombo casi 3.000 turistas que pudieron disfrutar de la presencia de 300 mil ejemplares (150 mil parejas) que comenzaron a llegar a partir del 15 de septiembre.

mapa_punta_tombo

El pingüino de Magallanes arriba todos los años a esta reserva continental, una de las más importantes del mundo de la especie.

Permanece hasta fines de marzo para reproducirse y cambiar el plumaje.

En estos días las hembras ya pusieron dos huevos y durante la primera semana de noviembre se producirá el nacimiento de los pichones. De los dos que nacen, con suerte uno sobrevivirá, por lo que la cifra de pingüinos aumentará a casi medio millón.

PuntaTombo

Punta Tombo llegará al máximo nivel en cantidad de ejemplares en diciembre, cuando arriben los pingüinos juveniles: entonces habrá en total casi un millón.

Los turistas suelen asombrarse con estas aves palmípedas que en general son amigables, salvo que alguien se acerque al nido: en ese caso será atacado a picotazos.

punta-tombo-chubut

Un contingente de turistas españoles quedó maravillado: “Son muy graciosos y casi se los puede tocar. No vimos una reserva así en el mundo”, dijo uno de estos visitantes a Clarín .

Visitantes de Puerto de Deseado, acostumbrados a la fauna de las rías (lobos y aves marinas), se sorprendieron por la facilidad para tomar contacto con los pingüinos: “Nos habían dicho que podíamos estar cerca, pero no imaginamos que tanto”, dijeron.

La nota la dieron seis parejas de estadounidenses, que llegaron cada una en un auto alquilado. No había forma de evitar que, más de una vez, burlaran la vigilancia de los guardafaunas y cruzaran los límites prohibidos para sacarse una foto con los pingüinos.

p tombo

De andar chaplinesco, estos animales suelen regalarse largos baños de mar durante la mañana y los atardeceres. En el agua pasan la mayor parte de su vida: para llegar a Punta Tombo nadan desde el sur de Brasil casi 3.000 kilómetros .

Según el jefe de la reserva, Roberto Raffa, esta temporada llegaron bien alimentados. Y no se detectó, hasta ahora, ningún ejemplar empetrolado. El petróleo es el peor enemigo de que tienen, ya que les quita la resina que protege su plumaje y pierden calor. Si no se los localiza a tiempo, mueren de frío.

La reserva, ubicada a 107 kilómetros de Trelew, está rodeada de altos acantilados desde donde se puede observar a los pingüinos mientras ingresan al mar para buscar comida.

peninsula_valdes2

En las últimas temporadas, la pingüinera compitió como atractivo con la ballena Franca Austral de Península Valdés. Pero este año la temporada en Valdés es mala debido a la falta de vuelos. Además, visitar Punta Tombo es mucho más accesible: la entrada para extranjeros cuesta 35 pesos y para argentinos 12. Salvo los residentes en Chubut que pagan sólo 3. […] [Por CARLOS GUAJARDO/clarin.com]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*