¿Un cerdo con cuerpo de hombre?

cerditoLa maldición de los Buendía, personajes centrales de la novela de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, cobró vida ayer en Maríalabaja cuando ‘Viruelita’, una marrana de dos años, parió un lechón con figura de ser humano.

Por las polvorientas calles del pueblo caminó asustado Nelson Peñalosa, dueño del puerquito, quien lo exhibía al afirmar que el fin del mundo había llegado a su pueblo. Otros hacían bromas en torno a esta situación. En esta población del norte de Bolívar no dudaron en decir que la malformación era producto de alguna relación sostenida por algún ‘macho’ del pueblo con la puerquita y que por eso, había nacido con la cara y el cuerpo de ser humano.

“Mi puerca tuvo un embarazo normal. Fueron ocho puercos que parió ‘Viruelita’ y cuando todos salieron yo estaba muy contento. Pero me quedé viendo el octavo detenidamente y me pegué un tremendo susto al ver ese animal que parecía un ser humano. Lo cogí y de inmediato salí para la plaza del pueblo con el animalito en mis manos. Consideré que el fin del mundo había llegado”, dijo asustado y todavía temblando Nelson Peñalosa.

Todos en Marialabaja están conmocionados y no salen de su asombro. Ayer corrían de un lugar a otro tratando de encontrar explicación a esta situación que llenó de pavor al pueblo entero.

Niños y adultos gritaban en cada uno de los rincones del pueblo y la plaza se convirtió en el lugar de reunión de todos para apreciar lo que en la novela del Nobel colombiano ya se había presagiado.

“Nosotros si habíamos escuchado y otros leído lo que García Márquez escribió en su novela y creímos que eso era puro cuento, pero cuando uno ve situaciones como esta, queda uno sorprendido y hasta con el corazón en la mano. Esto que ha pasado no lo creemos todavía, pero esperamos que luego de los análisis y los estudios nos hagan saber de esta situación”, dijo Rubén Contreras, un habitante de Marialabaja.

La euforia terminó al finalizar la tarde, justo cuando se escondió el sol y el octavo puerquito de ‘Viruelita’ estaba en boca de todos en esta población, que por un día se sintió Macondo. [elheraldo.co]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*