El camino al mercado cuelga de un cable flojo

Cientos de millones de chinos han salido de la pobreza en los últimos 30 años. Cerca de la frontera birmana el desarrollo no ha ido con la misma rapidez. Pero de aquí a unos meses evitarán los residentes al este del río Nu el cable de acero cuando vayan al mercado del viernes. Entonces estará un puente listo.

La marcha hacia el mercado empieza al amanecer. Una hora más tarde usan los primeros habitantes el cable sobre el río Nu en el suroeste de China. Luego vienen los agricultores que van a vender cerdos, gallinas y cabras. Las cabras más grandes son atadas en los cuernos.

Se deslizan colgando sobre el río que corre por debajo de sus dueños. Al llegar a la otra parte las cabras son incapaces de ponerse de pie. Son arrastradas tumbadas sobre las piernas al mercado. O ‘empaquetadas’ en cestas de acero en la parte trasera de un taxi moto de tres ruedas.

El mercado de los viernes en Chengganxiang ha existido tanto tiempo como Di Naniu puede recordar.

Ella tiene algo más de 30 años y ha estado criando cabras desde que era pequeña. Lo último que piensa es en el bienestar de la cabra ahora que va a ser vendida y sacrificada.

liusuodi naniu

Vendemos alrededor de 20 cabras por año. En el caserío en la colina tenemos 50-60, es de lo que vivimos, dice ella.

Los ingresos anuales de la familia inferiores al equivalente a 3.000 coronas suecas emplaza a los miembros de la familia por debajo del superconocido umbral de la pobreza de China del equivalente a cuatro coronas suecas por persona y día. Durante 30 años el país ha sacado a cientos de millones de personas de la pobreza. En la actualidad sólo 40 millones se cuentan allí, pero en su lugar se usa el límite del Banco Mundial (alrededor de 8 coronas al día) lo que hace que todavía 250 millones de chinos sean pobres.

La pobreza es más visible en las zonas geográficas y sociales exteriores, como entre las minorías Lisu, cerca de la frontera con Birmania. Aquí los habitantes no se han beneficiado tanto del rápido desarrollo de China como los demás.

Que la cabra tuvo una buena vida en las colinas de hierba bajo las nubes en la provincia de Yunnan, no hay duda. Pero cómo es tratada en sus últimas horas de vida Di Naniu no puede permitirse el lujo de pensar. Es mucho que tendrá que tener tiempo ahora que ha cruzado el río en el cable de acero.

Un grupo de hombres jóvenes se reúnen a su alrededor y comienza la licitación mucho antes de llegar al mercado. Se ríen de su precio inicial del equivalente a 225 coronas suecas. Y ella rechaza su vergonzosa oferta del equivalente a 90 coronas. Minutos más tarde la cabra es vendida por 125 coronas.

– Vendí quizá demasiado barato. En el mercado habría sido capaz de obtener 150, pero probablemente hubiera estado obligada a esperar mucho tiempo y quiero tener tiempo para hacer compras en el mercado también, explica Di Naniu su decisión.

En unos meses será más fácil para ella vender sus cabras.

Los contornos de los estribos del puente son visibles en ambos lados del río. En muchas otras partes de China continúa la ampoliación de autopistas a ritmo rápido. El objetivo es de 100.000 km de autopistas el año 2020, que es lo que Estados Unidos tiene en la actualidad. Es probable que se alcance por adelantado.

A lo largo del distante río Nu- uno de los dos principales ríos de China que no se expanden con represas de generación electrohidráulica – los proyectos de infraestructura son menos grandiosos.

Nujiang-liusuo

Aquí las autoridades han ordenado que todos los “liusuo” desaparecezcan dentro de unos años y sean reemplazados por puentes simples. Cables de acero hacen que los políticos locales pierdan la cara porque se considera que chismean sobre pobreza.

Aunque algunos cables se conservarán como atracción turística – tal vez el que Bo Hua suele utilizar en Baojiao.

Él viene corriendo vestido con camisa azul clara, lo que indica un interés en la liga profesional estadounidense de baloncesto. Bo Hua vive arriba en un monte y hace diez años su hogar obtuvio electricidad.

– Todavía no tenemos nevera, pero tenemos televisión y ahora sigo la liga de la NBA en el canal de deportes en la televisión estatal, dice. [dn.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*