Mel Gibson y su ex finalizan litigio

Oksana Grigorieva y Mel Gibson

De esta forma, el actor de 55 años y la artista rusa de 40 años finalizan la pelea que comenzó en 2010 por violencia de género.

mel gibsonMel Gibson y Oksana Grigorieva alcanzaron finalmente un acuerdo tras un largo litigio por la custodia de su hija Lucía: el actor deberá pagarle a su exnovia 750.000 dólares y ceder la casa donde ella vive hasta que la pequeña cumpla 18 años, dictaminó un juez este miércoles.

El dos veces ganador del Oscar pagará esa suma en tres entregas de 250.000 dólares hasta 2016, informó la corte superior de Los Ángeles, donde se revelaron los términos del acuerdo financiero de la ex pareja, sumida en un duro litigio tras tres años de noviazgo.

Gibson también deberá ceder a su hija Lucía, quien cumplirá dos años en octubre, la casa donde vive actualmente con su madre hasta que la pequeña cumpla 18 años, ordenó el juez Peter Lichtman.

La vivienda en un suburbio de Los Ángeles podrá ser vendida en ese momento y los beneficios de la venta formarán parte de la herencia de Lucía.

Gibson evitó ir a la cárcel en marzo de este año al decidir no recurrir las acusaciones deviolencia de género que le había imputado en 2010 su exnovia, una pianista y compositora ruso-estadounidense de 40 años. Según aquel acuerdo, Gibson debía pasar tres años en libertad condicional y asistir a un programa de manejo de la violencia.

El actor de 55 años, quien ganó dos premios Oscar por “Braveheart” en 1996 (mejor película y mejor dirección), llegó el miércoles a la corte acompañado de su abogado y vistiendo un sobrio traje azul. No cruzó la mirada con Grigorieva, vestida de negro y sentada en el extremo de su mesa cuando llegó Gibson.

Cuando el juez Lichtman le preguntó a Gibson si entendía los términos del acuerdo, el actor respondió en voz baja: “Sí, su señoría” o “Sí, señor“. Las respuestas de Grigorieva fueron igualmente breves.

La pareja compartirá la custodia de Lucía en partes iguales, pero los detalles que atañían a este aspecto fueron discutidos en una sesión privada. Según versiones de la prensa del espectáculo, Grigorieva quería asegurarse de que las visitas del padre estuvieran supervisadas por un funcionario de la corte.

Además, ninguno de los dos podrá producir libros, artículos o grabaciones sobre su relación, en referencia a un registro telefónico que se filtró a los medios y en el que se escuchaba a Gibson proferir fuertes insultos a Grigorieva. […] [elespectador.com]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*