Un edificio de un kilómetro busca batir el récord mundial

Arabia Saudí acogerá el nuevo hito, que costará 850 millones

TORRE KINGDOMAlgo tan difícil de lograr como el récord mundial de altura de un edificio podría terminar durando los 15 minutos de gloria que tan democráticamente pronosticó Warhol. El estadounidense Adrian Smith -que hace año y medio firmó en Dubái el Burj Khalifa, de 828 metros, con el estudio de arquitectura de Chicago Skidmore Owings y Merrill– acaba de ser elegido para levantar el rascacielos que destronará su creación anterior.

La torre Kingdom tendrá apartamentos y oficinas con vistas al mar Rojo.

Ha cambiado el contexto. El nuevo rascacielos de Smith estará en Arabia Saudí, medirá 1.000 metros y crecerá en el centro de un nuevo barrio de lujo y comercio que se construirá en Jeddah , cerca del mar Rojo. También ha cambiado el arquitecto: Smith abandonó hace un lustro la firma de Chicago con la que trabajó en el Burj para fundar Smith&Gill con Gordon Gill y Robert Forest. Su nuevo estudio tiene hoy sedes en Estados Unidos y Dubái. También 150 empleados (en los tiempos que corren). Y, aunque firmó en Chicago la torre Trump, realiza la mayor parte de sus trabajos en países como India, Malasia, Corea del Sur, Emiratos Árabes o China.

En apenas cinco años han levantado la torre Jin Mao, en Shanghai, y la torre Pearl, en Guangzhou. Hace un mes anunciaron que levantarían en China el cuarto edificio más alto del mundo. Sin embargo, ayer, Smith y Gill escalaron tres puestos más para ponerse, de nuevo, a la cabeza de la sección de arquitectura del Libro Guinness de los récords. Su futura torre Kingdom (Reino) tendrá el observatorio más alto del planeta, un hotel Four Seasons, una terraza en la planta 157 y oficinas y apartamentos de lujo.

Lujo es un adjetivo que hoy parece irrenunciablemente asociado a ciertas alturas. Y, visto que nada es capaz de representar la imagen del poder tan rápidamente como la torre más alta del mundo, en Oriente Próximo parecen empeñados en quedarse con los récords tras destronar en el podio al sureste asiático, más concentrado hoy en rentabilizar la densificación de sus ciudades que en convertir en habitable el aire.

Según Adrian Smith, la futura torre Kingdom se empezará a construir inmediatamente. Su diseño limpio, en forma de aguja, es, cuenta, “a la vez orgánico y tecnológico”. Recuerda a un grupo de hojas cuando estas empiezan a abrirse mientras brotan del tallo: todavía son una, pero apuntan a un despliegue inmediato. Esas hendiduras darán sombra a las terrazas del rascacielos. Y esa es una de las novedades: el edificio más alto del mundo tendrá terrazas con vistas al mar Rojo para huéspedes sin vértigo.

Más allá de la altura, es su diseño lo que ha convencido, dicen, a los inversores saudíes Jeddah Economic Company, que pondrán sobre la mesa los 850 millones de euros que costará levantar el proyecto. Hay más números: 59 ascensores (cinco de ellos de dos pisos), 12 escaleras automáticas y 10 metros por segundo para llegar al observatorio más alto del planeta. […] [ANATXU ZABALBEASCOA/elpais.com]

One Comment

  1. Hey!
    I really love this article and I think that this is very usefull for all the people that are interested in this kind of section.
    If you like, you can visit my website for similar articles.
    http://interesting-animals.com/

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*