Mal gobierno! Es la palabra

g bOportunismo, abuso de poder y ‘chupaculos’ electoral también va bien este desagradable martes de verano.

No pienso entonces en China, este vasto campo de prisioneros, o la Unión Soviética, la cabaña de juego sangrienta de Putin. Tampoco en la negligenciada África o la afectada por la enfermedad del sueño India. No, me refiero a EE.UU. y Europa, donde la libertad y la democracia prevalecen – pero son abusadas.

La mala gestión es la palabra cuando se trata de EE.UU., el país más poderoso y rico del mundo que hoy estuvo a un par de milímetros de la bancarrota. El estado había simplemente pedido prestado tanto dinero, 15.000 millardos de dólares, que, por ley, tiene que cortar sueldos, prestaciones, atención médica y el diablo sabe – simplemente atormentar a los que ya son pobres y hacerlos más pobres. ¿Y por qué? Porque nadie quiere asumir la responsabilidad de subir los impuestos. Nadie quiere asumir la responsabilidad de que se ha vivido más allá de sus medios, y – en lo que respecta a los políticos – se han dedicado a comprar el favor de los votantes. La democracia es la peor forma de gobierno que existe, dijo Winston Churchill – si no se cuentan todas las demás. Claro, él tenía razón, como casi siempre, pero Dios deberá saber que ni Barack Obama ni  el líder de los republicanos John Bohener merecen un aplauso.

Está igual de mal en la casi tan rica y tan mal gobernada Europa. Grecia está en la práctica ya en bancarrota debido a la increíble arrogancia de los políticos y – que sea dicho – incompetencia. Han, literalmente, estado bombeando euros de las arcas públicas para engordar a todos los grupos imaginables e inimaginables y proyectos que sólo tienen un denominador común – pueden dar votos en las elecciones. Corrupción, se acostumbra a decir – y con razón.

Igual de harapienta está la situación en España, Irlanda, Portugal y la Italia de Berlusconi. En todas partes los políticos han dicho no a la subida de impuestos, pero sí a todo tipo de subsidios a los que no tienen medios. En todas partes se han – permitidme decirlo  otra vez! – comprado los votos de manera continua, a sabiendas de que nunca los votantes ‘hacen guerra’ mientras se les tiren caramelos. La democracia por mal camino, se puede decir , y, en lo que se refiere a los países de la UE (en primer lugar Grecia), una creencia bien fundada de que serán los países ricos los que tienen que pagar ‘la fiesta’- solidaridad se llama lo que en su lugar debería llamarse extorsión flagrante.

En países canallas como Grecia – sí, escribí países canallas! – compran los políticos simplemente popularidad con el dinero de otros. Alemania debe dar la que más como castigo porque los alemanes son hábiles y decentes y producen y venden bien. Suecia también se encuentra entre los que reciben el honor de contribuir al derroche de la banda mencionada.

Justo por eso van bien algunas líneas sobre Suecia aquí. A menudo critico condiciones, actitudes y personas en Suecia, es el deber de los periodistas el hacerlo. Al mismo tiempo hay ahora mismo motivo para constatar que Suecia – un aplauso para Anders Borg! – lleva una política recta y honesta. Yo opino que los contribuyentes son presionados bien duramente, pero el dinero se utiliza en gran parte bien y Grecia no somos …

Afortunadamente.

Por el contrario, amigos míos, todo lo contrario. Los contribuyentes suecos se han comportado tan bien que se os permite enviar dinero a los griegos, irlandeses, etc, etc

Divertido, no …? [expressen.se]

 
 
 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*