Mantis aplastadora

Odontodactylus_scyllarus1Los estomatópodos (Stomatopoda) son un orden de crustáceos malacostráceos del superorden Hoplocarida, conocidos comúnmente como galeras, langostas mantis, mantis marinas, langostas boxeadoras, esquilas y tamarutacas.

Se les llama mantis por presentar cierto parecido con tales insectos, en particular unas extremidades anteriores raptoras y el mimetismo; la capacidad de distinguir la luz polarizada y reaccionar ante ella; el aspecto externo destacado de los ojos y su carácter de depredadores que consumen vorazmente a otros animales. Reciben el nombre de “boxeadoras” por que son capaces de ataques rápidos y violentos y se sabe que algunos especímenes han roto de un golpe el cristal del acuario.

Su longitud puede alcanzar hasta 30 o aun 38 cm. El caparazón de las mantis marinas sólo cubre la parte posterior de la cabeza y el tres primeros segmentos del tórax. Presentan una gran variedad de colores, desde tonos de marrones a los colores fluorescentes. A pesar de que son animales comunes y están entre los depredadores más importantes en aguas someras en muchos hábitats marinos tropicales y subtropicales, son poco conocidos, ya que muchas especies pasan la mayor parte de su vida escondidas en madrigueras y agujeros.

Son agresivas y generalmente solitarias y pasan la mayor parte del tiempo escondidas en formaciones rocosas o en madrigueras con pasadizos intrincados, en el fondo del mar. Prefieren esperar a que la presa se acerque al azar para atacarla y matarla, a diferencia de la mayoría de los crustáceos que cazan y persiguen a la presa viva. Rara vez salen de sus escondites y pueden ser diurnos, nocturnos o crepusculares, dependiendo de la especie. La mayoría de las especies viven en mares tropicales y subtropicales, como el mar Caribe o los océanos Índico y Pacífico, entre el este de África, Hawai y América tropical, aunque algunas viven en mares templados, como Squilla mantis.

Clasificación y garras

Se han descritos cerca de 400 especies de mantis marinas y todas las especies vivas perteneces al suborden Unipeltata.

Según el tipo de garra, que es usada como arma de ataque y caza se distinguen dos grupos:

  • Perforadoras: están armadas con apéndices espinosos rematados con puntas de púas, utilizados para apuñalar y enganchar a las presas.
  • Trituradoras: tienen un brazo desarrollado como garrote y una púa rudimentaria (que sin embargo es fuerte y se utiliza en las luchas entre ejemplares de la propia clase). El brazo se utiliza para apalear y aplastar a las presas. La parte interna del dáctilo (la porción terminal) puede poseer un borde afilado, con el que puede cortar la presa mientras nada.

Ambos tipos golpean rápidamente y agitando sus garras rapaces en la presa y son capaces de infligir daños graves en víctimas significativamente mayores en tamaño que ellos. Las trituradoras emplean estas armas con rapidez cegadora, con una aceleración de 10.400 G (102.000 m/s2, o 335.000 pies/s2) y una velocidad de 23 m/s sin tener que trasladarse, equivalente a la aceleración alcanzada por un proyectil calibre 22. Debido a la rapidez del golpe se generan burbujas de cavitación entre el brazo y la superficie golpeada. El colapso de estas burbujas de cavitación produce fuerzas sobre su presa adicionales a las del golpe mismo, de 1.500 newton, lo cual significa que la presa es doblemente golpeada. Aunque e golpe inicial falle, la onda de choque resultante puede ser suficiente para aturdir o hasta matar a las presas.

El golpe también causa sonoluminiscencia a partir del colapso de la burbuja. Esto produce una cantidad muy pequeña de luz y alta temperatura dentro de la burbuja que colapsa, aunque tanto la luz como la subida de la temperatura son demasiado débiles y de corta duración para ser detectados sin necesidad de equipos científicos avanzados. La emisión de luz y aumento de la temperatura probablemente no tienen importancia biológica, sino que son meros efectos secundarios del golpe (los crustáceos de la familia Alpheidae producen un efecto similar).

Las trituradoras usan su habilidad para atacar a caracoles, moluscos, cangrejos, y ostras de las rocas; sus brazos contundentes les permiten romper los caparazones de sus presas en pedazos. Las perforadoras, en cambio, prefieren animales de carne más suave, como peces, que con sus garras con puntas son fáciles de cazar.

Los ojos

OdontodactylusScyllarus2

La región de la banda media del ojo de las mantis marinas se compone de seis hileras de ommatidios especializados. Cuatro de ellas tienen 16 diferentes tipos de pigmentos fotorreceptores, 12 tienen la sensibilidad para diferenciar los colores, los otros filtran el color. Ambos ojos pueden percibir la luz polarizada y poseen visión de color hiprespectral. Cada ojo está sobre una antena móvil independiente del otro, permitiendo a ambos una percepción diferenciada y paralela. Estos ojos presentan variados colores y se considera que permiten una de las visiones más complejas del reino animal.

Cada ojo compuesto está conformado por 10.000 ommatidios y cada uno consta de dos hemisferios aplanados, separados por seis hileras paralelas de omatidios altamente especializados, colectivamente llamados la banda media, que divide el ojo en tres regiones. Las mantis marítimas pueden ver el mismo objeto hasta con tres formas diferentes. En otras palabras, cada ojo posee visión trinocular y percepción de la profundidad. Los hemisferios superior e inferior son usados primariamente para reconocimiento de formas y movimientos y no para visión de color.

Las hileras 1 a 4 de la banda media se especializan en la visión en color, desde el ultravioleta hasta el infrarrojo. Los elementos ópticos de esas filas tienen ocho diferentes clases pigmentos visuales y el rhabdom está dividido en tres diferentes epitelios pigmentarios, cada cual adaptado para diferentes longitudes de onda.

Tres niveles en las hileras 2 y 3 están separados por los filtros de color (filtros intrarhabdomales), que se puede dividir en cuatro clases distintas, dos clases en cada hilera. Están organizados como un sándwich, un nivel, un filtro de color de una clase, un conjunto de nuevo, un filtro de color de otra clase, y luego un último nivel. Las hileras 5 y 6 están separadas también en diferentes niveles, pero tienen sólo una clase de pigmento visual (la novena clase) y están especializados para percibir la polarización. Ellos pueden detectar diferentes planos de luz polarizada. La décima clase de pigmento visual se encuentra en los hemisferios dorsal y ventral del ojo.

La banda media sólo cubre una pequeña área de unos 5° a 10° del campo visual en un momento dado, pero al igual que en la mayoría de los crustáceos, los ojos están montados sobre pedúnculos. En las mantis marinas el movimiento del ojo pedúnculado es inusualmente libre, y puede ser utilizado en todos los ejes posibles, hasta por lo menos a 70° de movimiento ocular realizado por ocho músculos individuales divididos en seis grupos funcionales. Mediante el uso de estos músculos para explorar los alrededores, la banda media, pueden agregar información sobre las formas y el paisaje que no puede ser detectado por el hemisferio superior e inferior del ojo. También puede realizar un seguimiento de objetos en movimiento con movimientos grandes y rápidos de los ojos que se mueven independientemente uno del otro. Mediante la combinación de diferentes técnicas, incluidos los movimientos sacádicos, la banda media puede abarcar una gama muy amplia del campo visual.

Algunas especies tienen por lo menos 16 tipos diferentes de fotorreceptores, que se dividen en cuatro clases (su sensibilidad espectral es sintonizado por los filtros de color en la retina), 12 de ellos para análisis de color en las diferentes longitudes de onda -entre ellos cuatro que son sensibles a la luzultravioleta– y cuatro de ellos para el análisis de la luz polarizada. Comparados con ellos, los humanos tienen solamente cuatro pigmentos visuales, tres dedicados a ver los colores. La información visual que sale de la retina parece que es procesada en numerosas fuentes de datos paralelas en el sistema nervioso central, lo cual reduce los requisitos analíticos a los niveles superiores. […] [es.wikipedia.org]

en.wikipedia.org
“Los golpes de este animal son muy potentes y existen bastantes referencias de heridas en personas que han intentado capturarla con la mano. Incluso en algún caso se ha tenido que amputar algún dedo”. […] [cuallado.org]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*