Leche de camello podría ser el próximo éxito de exportación

Un poco más salada. Y más rica en vitamina C, hierro, ácidos grasos insaturados y vitaminas del grupo B. La próxima gran tendencia de salud puede ser – leche de camello.

El pueblo cushita ha apreciado durante mucho tiempo la leche de camello. En el nordeste de Kenya, donde vive la mayoría de los cushitas, son los camellos una pura cuestión de supervivencia.

– Los camellos son mejores que las vacas ya que pueden sobrevivir en épocas de sequía, pero no pueden las vacas, o sea que yo puedo ganar dinero incluso durante la estación seca, dice la 45 añera Halim Hussein a la AFP.

Hussein tiene 84 camellos y 120 vacas (que con gusto cambiaría algunas vacas a camellos) y es una de las 64 mujeres en una cooperativa en la ciudad de Isiolo que envían 3.000-5.000 litros de leche de camello por día a la capital Nairobi, 280 kilómetros al sur.

La demanda está creciendo más rápido y más que nunca.

Crece tanto que la organización de ayuda holandesa SNV ha instado a las mujeres a abrir un bar de leche en Isiolo para introducir a los visitantes a los gustos únicos de la leche de camello.

El desarrollo no necesita detenerse ahí.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, tiene la industria de la leche de camello potencial de ventas de diez millardos de dólares anuales. Lo que se necesita es un embalaje más inteligente y mayores inversiones.

– Ya existe una gran demanda de leche de camello en los países en desarrollo, dice el alemán Holger Marbach, que inició Vital Camel Milk, una empresa que fabrica yogurt, helados y otros productos basados en leche de camello.

Según Marbach, América Latina, África y Emiratos Árabes Unidos ya son clientes fuertes. Pero la leche de camello tiene propiedades que podrían hacer una nueva bebida de salud – y un cada vez más importante producto de exportación.

“La leche de camello es ligeramente más salada que la leche de vaca, tres veces más rica en vitamina C y es conocida por ser rica en hierro, ácidos grasos insaturados y vitaminas B”, escribe la FAO en su sitio web.

En Rusia, Kazajistán y la India, ocurre que los médicos prescriben leche de camello para acelerar la recuperación del paciente y en África ocurre como recomendación para las personas con SIDA.

También hay investigaciones en curso para investigar si la leche de camello puede reducir el riesgo de diabetes y ataques al corazón.

En Isiolo se continúa extrayendo la leche de sus camellos. Al mismo tiempo se sueña.

En el futuro estamos pensando en abrir una fábrica de leche de camello, dice el 56 añero Adán Ali, el único hombre en la cooperativa lechera.

Creemos que la leche de camello puede convertirse en oro, porque pronto comenzaremos a exportar a la UE. [dn.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*