Robaba equipajes en el bus del aeropuerto de Girona escondido en una maleta

DENUNCIA DE UNOS PASAJEROS

Un compinche dejaba al presunto ladrón en la bodega del vehículo dentro de un equipaje de grandes dimensiones

ManSuitcase1Los Mossos d’Esquadra han detenido a dos hombres acusados de robar a los viajeros de los autobuses que unen el aeropuerto de Girona con Barcelona mediante un ingenioso sistema por el cual uno de ellos viajaba en la bodega escondido en una gran maleta, de la que salía durante el viaje para apropiarse de objetos de valor del resto del equipaje.

Los agentes del aeropuerto Girona-Costa Brava habían recibido denuncias desde hace unas semanas de que se estaban produciendo hurtos del interior de las maletas que transportaban los autocares que salían del aeropuerto gerundense en dirección a Barcelona, según ha informado la policía.

El pasado 3 de junio, gracias a la colaboración ciudadana, los agentes del aeropuerto de Girona recibieron el aviso de que un ocupante del autobús que estaba a punto de salir en dirección a Barcelona había dejado una maleta sospechosa en la bodega del vehículo. Inmediatamente se dirigieron a inspeccionar la maleta denunciada y al abrirla encontraron en su interior a un hombre doblado como un contorsionista de circo.

En la mano llevaba un móvil y estaba equipado con una mochila pequeña, una linterna frontal y un objeto punzante que servía para abrir las cremalleras o candados. Ante este hallazgo, los agentes subieron al bus para localizar al hombre que había dejado la maleta dentro de la bodega y detuvieron a los dos individuos, Krzysztof Grzegorz M, de 29 años, y Jouoastaw K, de 31, como presuntos autores de un delito hurto denunciado el pasado 12 de mayo, por la sustracción de un ordenador portátil y un GPS.

Uno de los arrestados, con antecedentes

Los investigadores averiguaron que los dos hombres habían puesto en práctica un novedoso e imaginativo método de robo inédito hasta el momento: uno de ellos compraba un billete de bus para ir del aeropuerto de Girona hasta la estación del Norte de Barcelona. Luego, los dos detenidos entraban en el baño y uno de ellos, de 1,78 metros, se metía en el interior de una maleta de viaje de 90 x 50 centímetros.

El que había comprado el billete arrastraba la maleta hasta el autocar y la metía dentro del maletero junto con el equipaje de los otros viajeros. Una vez el autocar iniciaba el viaje, de unos 90 minutos de duración, el contorsionista salía de la maleta, y con la luz frontal encendida, para poder utilizar las dos manos, abría todas las maletas y buscaba objetos de valor, que escondía en una mochila más pequeña que llevaba encima. […] [elperiodico.com]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*