Policia sueca advierte de sudamericanos

Tened cuidado con la policía!

cuidado1La policía en Huddinge envió la semana pasada una advertencia que dejaba mucho que desear.

Instó a la gente a tener cuidado (estar alertas) con los sudamericanos.

Hace una semana, envió la policía de Huddinge una advertencia que no era una maravilla de brillantez intelectual.

La población de todo un continente se apunta como delincuente potencial, una medida que podría dar lugar a persecución personas del todo inocentes.

El título de esta menos exitosa carta dice “Comunicado de advertencia para aquellos que están involucrados en la vigilancia del vecindario”, y está escrita por un inspector de la policía local en Huddinge y se ha colocado en los portales de edificios en los suburbios del sur de Estocolmo.

No es razonable exigir que un policía pueda escribir como Per Olov Enquist (escritor, dramaturgo y novelista) pero ya la ambigüedad en la redacción crea problemas.

El inspector comienza exaltado con resaltar que “vemos una posible tendencia al aumento de los robos en el distrito, queremos instaros a una mayor atención en vuestros vecindarios! “.

Es de las palabras “posible tendencia” difícil sacar otra conclusión que la policía no tiene una base demasiado impresionante para lo que sigue después.

Los vecinos deben tener cuidado con sudamericanos, debido a que hay “varios ‘tips’ sobre que garantes que dan comida y alojamiento han traído turistas que han viajado y están aquí para cometer robos en viviendas“.

Los chilenos se afirma que son muy poco fiables. ¿Pero cómo aparenta un chileno? Y deberá dar la alarma el ciudadano sueco cumplidor de la ley si el ex miembro del parlamento sueco Mauricio Rojas se extravía por el barrio?

También se advierte de los rumanos. “Nota!  grupos de tanto hombres como mujeres detenidos (y luego liberados) por preparación a robos”.

Lo interesante de esta frase es la información entre paréntesis. No había ninguna prueba de que estas personas habían pensado hacer algo ilegal.

Lo más repugnante parecen  ser los tres o cuatro hombres, “de piel oscura, corpulentos”, que “vienen de Västerort* pero conducen a vueltas en los suburbios del sur, sin explicaciones razonables”.

Me da tiempo a pensar que se trata de tener una explicación razonable, sea la que sea, la próxima vez que me encuentre al sur de Skanstull, pero caigo en que no soy ‘svartskalle’/cabeza negra) y me relajo de nuevo.

polisbrev-Es arriesgado e incluso peligroso apuntar a grupos de población de esta manera. No hace falta ser Einstein para entender que puede alimentar sentimientos anti-inmigrantes.

Llamo a Magnus Ågren, subjefe de la policía local en Huddinge. Él no ha oído hablar de la carta y pide que regrese.

Unas horas más tarde se deja oír Hesam Akbari, responsable de información de la policía en Södertörn.

Él me dice algo que ya sé, es decir, que en la advertencia pone que “la información viene del grupo de viviendas de la policía de Söderort.”

– Nosotros dentro de la policía debemos ser específicos cuando salimos con este tipo de material.

¿Te expresarías tú mismo de esta manera?

– No, si se tratara de un comunicado de prensa. Pero esto fue enviado a un pequeño grupo de personas con las que colaboramos. Puede haber sin embargo motivos para reflexionar sobre cómo la información se utilice luego.

Advertencias de este tipo llevan apenas a que los robos en las viviendas disminuyan en número. Pero posiblemente a que personas inocentes sean objeto de acoso o claramente persecución.

Esperemos que tarde antes de que la policía repita esta estupidez. [aftonbladet.se]

  • * (parte del municipio de Estocolmo ubicada al O y NO del centro)
  • Skanstull

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*