¿De qué vamos a vivir nosotros los suecos?

¿Qué deberemos fabricar?

lampa_2_Tenemos que inventar productos por los que la gente lejos esté dispuesta a pagar.

En comparación con Siria, Suecia no tiene problemas. Lo mismo se aplica ciertamente al indescriptible caos que se llama Libia. Igualmente, Grecia – donde una vez nació la democracia, pero que hoy lleva unas condiciones de vida por decir lo menos languidecientes.

En comparación con gran parte del mundo, donde la gente se dedica principalmente a darse hostias entre sí, es Suecia un paraíso nórdico, un poco frío a veces, pero por lo demás bonito …

Lo que he escrito no significa naturalmente que nosotros, los suecos, no tengamos problemas. Saab está a punto de desaparecer (afortunadamente junto con un tramposo holandés) al igual que todos nuestros astilleros desaparecieron no hace mucho tiempo. Gotaverken, Eriksberg, Kockums, ¿os acordáis? Probablemente no – y pronto tendrá Volvo que cambiar de nombre ya que el actual es muy difícil de pronunciar para los chinos, Vorrovl, Vovvlo …

Además, estamos en camino de cambiar gente en el viejo país. La población aumenta en unos 60.000 habitantes por año, pero unos 45.000 de los recién llegados son inmigrantes y así ha sido desde hace bastante tiempo – y así continúa. Por lo tanto: menos y menos suecos de la vieja usanza y cada vez más de la nueva. Además, nos volvemos más y más ancianos, menos gente que trabaja …

Aquí tengo que interrumpir mi argumento para dejar claro: no, yo no soy anti-inmigrante.

El hecho es que yo mismo soy inmigrante, aunque en Francia, y que viví mucho tiempo en los EE.UU., donde todos más o menos tienen raíces en otros países y continentes. La gente y el mestizaje está del todo bien para mí (y lo mismo se aplica a matrimonio entre homosexuales), pero – en mi opinión, Suecia ha logrado poco éxito en términos de integración de los recién llegados.

Integrar: igual que enseñarles a adaptarse a su nuevo país, a colaborar y sentir afinidad. Por supuesto, exactamente lo mismo para nacidos en Suecia, pero la integración no ha ido bien y guetos como Rosengård (y muchos otros) lo demuestran.

Así que tenemos que tomar un nuevo impulso. Al igual que el coche Saab Saab una vez se desarrolló a partir del avión jet, tenemos que desarrollar nuevos productos, nuevos métodos, nuevas estrategias para lograr que el mundo ‘compre sueco’.

Suecia es ahora como siempre demasiado pequeño para sobrevivir encerrado en sí mismo. Lo que producimos debe ser vendido en todo el mundo, lo que significa que tenemos que inventar y diseñar productos por los que gente muy lejos esté dispuesta a pagar.

Volvo y Saab están ya mas o menos fuera y dentro de no demasiado tiempo, quizá produzcamos igual número de coches que superpetroleros en el país.

O sea, ninguno en absoluto.

La gran pregunta en la Libia de hoy es: ¿Cómo puedo evitar yo y los míos de recibir un disparo o ser bombardeado o ser tirade a la cárcel de Gadafi?

La gran pregunta en Suecia es – afortunadamente – mucho más pacífica. ¿De qué vamos a sustentarnos nosotros los suecos y los nuevos suecos? ¿Qué debemos fabricar? ¿Qué ideas nuevas tenemos?

¿Cómo deberemos formar a nuestros técnicos e ingenieros para que estén en el liderazgo del mundo?

Yo no puedo ni por mucho responder a mis propias preguntas. Espero que otros pueden hacerlo y lo hagan de forma que el país pueda seguir viviendo en -relativamente- prosperidad y –relativemente- paz.

Todo ello es -que sea mi última palabra- sólo malditamente emocionante … [expressen.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*