Camina en verano por los Alpes

El comienzo del verano es la mejor época para practicar el senderismo y comida al más alto nivel en los Alpes. Y el terreno más clásico es por las viejas ciudades ‘jetset’ de St Moritz en Suiza y la italiana Cortina, la reina de las Dolomitas.

caminando Dolomitas

La temporada de verano se está convirtiendo cada vez más importante para los deportes clásicos de invierno en las estaciones de esquí de los Alpes. Y aunque los turistas de esquí se quedan más tiempo, son en realidad los meses de verano generalmente más visitadas que la temporada de invierno. Ahora están las montañas en plena floración, los restaurantes al aire libre en las pistas funcionan como playas y los restaurantes atraen con los menús llenos de primicias de temporada. En pocas palabras, es la ocasión para excursionismo y comida a gran altura.

Corso_Italia di Cortina_d'Ampezzo

La vista desde Cinque Torre es simplemente espectacular, con vista panorámica de las poderosas Dolomitas. Lejos allí abajo se puede presentir hasta la torre de la iglesia en la calle peatonal Corso Italia de Cortina, donde se venden pieles durante todo el año y un público mundano toma aperitivi en el bar La Suite. Pero nosotros estamos del todo contentos de estar aquí y mirar a lo largo de los bancos de nubes ocasionales que han establecido un campamento alrededor de las cimas de las montañas. Al poco sale  el sol de nuevo y se crea esa rara combinación de intenso calor y ‘alta altura’ que es el signo de los Alpes en vestimenta de verano.

VCinqueTorre

Aquí escalan y caminan grandes como pequeños a lo largo de las laderas y caminos – grupos de machos con cuerdas y piquetas atacan los lados de las montañas mientras que familias con niños trotan lentamente y huelen las flores.

V rifugi_area

“Niccolo, ahora obtendrás pronto tu medalla de oro”, anima un padre a su hijo cuando casi ha alcanzado la cima Nuvolau de 2.574 metros. Aquí arriba están ya sentadas experimentadas damas italianas y beben té con aguardiente de especias locales y leen el clásico periódico de la región Il Gazzettino. 

En el menú escrito a mano en la pizarra se promete todo menos comida latina. Aquí se trata de platos fuertes de montaña tales como polenta con setas o la de sonido alemán wurstel con crauti.

rif-averau-1

Elegimos hacer parada un poco más abajo para el almuerzo en la soleada terraza del Rifugio Averau. El propietario Sandrone dice alquila habitaciones en el piso de arriba del restaurante. Los 45 euros de los meses de verano por media pensión son difíciles de batir. Esto incluye la vista desde 2.413 metros sobre el horizonte. En Cortina siempre ha habido  ayuda para aquellos que buscan orientación profesional de senderos en las montañas. Se inició ya en la década de 1850 cuando ricos ingleses vinieron aquí en busca de minerales. Al mismo tiempo se construyeron los primeros hoteles.

Mario Dibona es un guía de montaña con experiencia que es autónomo pero que antes fue jefe del CAI, el Club Alpino Italiano. Nos encontramos con él en la tienda en la Via Roma, vestido con piel de cuero y botas de vaquero. Sus profundos conocimientos de cada pequeña grieta y trampas en las montañas hicieron que hace cuatro años fue condecorado con el título de caballero por la república Italiana. Los meses de junio y quizá sobre todo septiembre piensa él que son los más hermosos, cuando la naturaleza se pinta en tonos cálidos. Mario Dibona lucha para que Cortina vaya a convertirse en un destino de viaje todo el año y quiere que la ciudad se lave un poco el sello ‘snob’.

– Evidentemente, es difícil para la población local hacer frente a los alquileres en la clase del centro de la ciudad de Londres. Pero creo que se necesita más gente joven aquí! dice Mario Dibona.

Aquí hay que venir para descansar, dice. No andar por ahí apresurados y de compras y hablando por teléfono todo el tiempo. Él mismo se relaja conquistando montañas en el Tíbet y América del Sur.

Glasierexpress

El Glacier Express corta recto en las laderas del valle de Engadina. Al lado viene el tren de color rojo ‘gráfico’ en puertos de montaña con toques de color verde de las tierras de cultivo más hermosos. Estamos en el cantón de los Grisones, ‘hogar’ de una de las estaciones de esquí más lujosas de Suiza y Europa: St. Moritz, conocida por sus hoteles que no se contentan con sólo ser de cinco estrellas y por su clima de champán templado y seco.

De este último está disfrutando el guía de montaña John Webster a 2.456 metros sobre el nivel del mar. Después de una caminata de casi tres horas acompañados de los cencerros de las vacas, los bosques de pino fresco y salpicaduras de agua de las montañas, almorzamos en la terraza del Muottas Muragl. El guía australiano explica cómo acabó aquí hace 20 años – y nunca regresó al bufete de abogados en Sydney.

– Yo estaba tan celoso de todos los ‘skibums’. Empecé como profesor de esquí en Australia antes de que un amigo me trajo aquí a St. Moritz. Me encanta el clima. Al mismo tiempo paracen muchos clientes estar contentos con el deporte de tirar de sus tarjetas de crédito. John Webster ha aprendido las reglas de juego de San Moritz. Y ha aprendido a amar la comida de los Grisones. Sobre todo Bindenfleisch y Capuns.

Bajamos en el funicular hasta el pueblo y el clásico hotel La Margna del siglo pasado. En esta residencia de la Belle Epoque acostumbra hospedarse un cierto Ingemar Stenmark cuando anda por la zona. Padre e hijo de la familia propietaria están sentados en el sofá de la sala, masticando tarta de nueces y hablando acerca de cómo ha cambiado St.Moritz.

– Aquí vivían personas pobres que eran obligadas a viajar a otros lugares para sustentarse durante la época invernal. Pero fue así que vinieron de vuelta con buenas ideas. El hombre que creó La Margna fue se inspiró por ejemplo de lo que vio en Varsovia y Viena. Cuando volvió y abrió el hotel en 1907 habían empezado los trenes a venir aquí, cuenta Roland Schweiser.

St. Moritz es uno de los pocos lugares que lograron obtener los Juegos Olímpicos de Invierno en dos ocasiones. Y ante la Copa del Mundo de descenso en el año 2003 la ciudad ya no se convirtió sólo conocida por el champán y lujo, sino en ser una de las estaciones de esquí más modernas de Europa.

– Físicamente no podemos hacer mucho más en St. Moritz. Ahora se trata más de que debemos tener cuidado con  los bosques y proteger la naturaleza – que es lo más valioso que tenemos. [svd.se]

 

dolomiti.org

 

Visita la GALLERY del rifugio e altre informazioni

St.Moritz-Celerina (Corviglia)Regional Map | Local Map | Street Map | Google Map

mappery.com

skirebel.com

Switzerland

Europe – All Europe

Austria/Germany – France/Andorra – Italy

USA, Canada, All North America

Terrazza Rifugioa Rifugio

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*