Argentino envió a sus hijas de vacaciones a Colombia y nunca volvieron

Las menores vinieron a visitar a sus abuelos quienes pidieron la custodia al Icbf.

ricardo federico baxterCon una maleta al hombro que pesa unos 18 kilos, en donde carga desde el cepillo de dientes hasta parte de los 1.800 folios del expediente con el que busca recuperar a sus hijas, Ricardo Federico Baxter, un ciudadano argentino, desde hace cinco meses recorre Bogotá.

Ya casi quebrado económicamente, Baxter, quien durante los últimos 20 años vivió en Guatemala con su esposa colombiana, se la pasa entre embajadas, juzgados y oficinas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf).

La tragedia de Ricardo Federico empezó hace dos años cuando su esposa murió víctima de un cáncer. Su última voluntad, dice, fue que sus hijas permanecieran en contacto con su familia en Colombia. Por esa razón las siguió trayendo al país para que pasaran las vacaciones con los abuelos maternos.

Pero en octubre de 2010, fecha en que sus hijas Luna y Anastasia debieron regresar a Guatemala, se llevó una gran sorpresa. A su correo electrónico llegó una notificación del Icbf que le informaba que sus suegros, Alberto Cardozo y Gladys Gaitán, solicitaron la custodia de las niñas.

Sorprendido, pues esa entidad no puede hacer ese tipo trámite porque las niñas son guatemaltecas se trasladó a Colombia para solucionar el malentendido. Y apelando al Convenio de La Haya instauró un proceso de restitución internacional de menores.

Pero se encontró con una sorpresa mayor. En su contra había un proceso porque, según sus suegros, “él es un drogadicto, trafica con drogas, es un padre violento y no tiene las condiciones económicas para mantener a sus hijas”.

chía

Ante estas graves acusaciones se puso en la tarea de buscar las pruebas para desmentir las imputaciones. Y aunque demostró con exámenes sicológicos y toxicológicos que no era drogadicto ni una persona violenta, estas pruebas nunca fueron llevadas por el Icbf al juzgado de Chía.

panajachel-and-lago-de-atitlán

Incluso, un informe de la Procuraduría de Guatemala que visitó Panajachel, el pueblo donde vivían los Baxter y el cual reporta que son una familia normal, tampoco fue tenido en cuenta.

Panajachel-F

“No solo estoy siendo víctima de la mala fe de mis suegros, sino de una aparente negligencia por parte de los funcionarios del Icbf de Chía que no quieren colaborar con la jueza”, dice Baxter.

La tarea para el juzgado no es nada fácil, pues así como Baxter ha probado con diferentes exámenes que no es una persona mala, sus suegros dicen tener pruebas de que sí es una pésima influencia para las niñas. […] [eltiempo.com]

panajachel

Ciudadano argentino lleva 9 meses buscando a sus hijas en Bogotá …

Panajachel_calle_santandar_guat

qwiki.com/Chía, Cundinamarca

qwiki.com/Bogotá

One Comment

  1. Mary Thelma PIneda

    Soy una madre que lucha por sus hijos y la historia de RICARDO FEDERICO BAXTER se parece muchísimo a la mía propia, a la muerte de mi padre en 2008, se iniciaron una serie de conflictos familiares con mi madre, quien retuvo ilegalmente a mi menor hija MILDRED ACRIL AYALA, mi sorpresa es que se me acusó de ser alcoholoca, golpeadora drogadicta, cuando todo eso no lo pudieron probar dijeron que me desatendía de mis obligaciones por exceso de trabajo y hasta de abuso sexual me acusaron y sigo en la lucha.

    La mera retención de menores es violencia, y me ha costado comprobarlo porque en México no hay mucha conciencia sobre estos temas de violencia intrafamiliar, aunque hay legislación parece ser invisible.

    He tenido que saber sobre el síndrome de alienación parental que es la manipulación hacia los hijos para infundir odio hacia alguno de los progenitores, sobre el síndrome de falsa memoria, pero sobre todo no existe mucha literatura sobre el MÜNCHLAUSEN POR PROXIMIDAD que es otra forma de maltrato y es que han mantenido enferma a mi hija por más de un año para fingir que son personas dedicadas o abnegadas y preocupadas por la salud de mi hija. Cuando es todo lo contrario.

    La Procuración de Justicia en México es muy lenta.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*