Si el rey lo sabía, entonces debe abdicar

kungen2Si sabía el rey de los intentos de Lettström de comprar el silencio de Mille Markovic y construir una retracción basada en mentiras, debería abdicar.

El país al parecer puede vivir con un jefe de estado que se entretiene con ‘chicas de café’ y va a clubes de striptease en compañía de ricos tontos, una corte informal consistente en ricos basura.

El país puede al parecer también vivir con un jefe de estado que tiene relaciones con la ‘juggemaffia’ (mafia yugoslava), aunque sea de mala calidad.

Pero razonablemente no se puede vivir con un jefe de estado que dé su aprobación pasiva o activa a pagar millones a la mafia yugoslava. No podemos tener un jefe de estado con un tan mal juicio y que se exponga a esas situaciones.

Puede que nunca sepamos lo que sabía. El estilo de vida del rey nos da sin embargo una buena razón para discutir la forma en que maneja su trabajo.

Suecia tiene un jefe de estado que tiene dificultades para expresarse verbalmente. Apenas una frase que pronuncia es recta y fácil de entender. Evidentemente, es preocupante, ya que su profesión es la de representar.

La dificultad del rey es una humillación constante para él. El programa de televisión “Agenda” mostró el pasado otoño un fragmento de su discurso en ‘el bosque de los alces’ cuando quiso dar vuelta a la página después de la publicacon del libro escándalo “El monarca  a su pesar”. Después del clip, la cámara aplicó el zoom al presentador de televisión que sonrió en un acuerdo silencioso con los espectadores.

Se pone uno de mala hostia cuando el rey da un discurso. Sentimos lástima por él. Esperamos que termine pronto. Una vez, durante una visita de estado en Alemania, oí al rey dar las gracias al presidente Weizsäcker por la comida.

– Me da dolor en la tripa, me susurró un funcionario del ministerio de relaciones exteriores a mi.

No es nada extraño el ser un orador pésimo. Muchos lo son. Pero es extraño que el rey aún no haya aprendido la técnica, a pesar de décadas de formación. Es su profesión el hablar.

Puramente incomprensible es que no se da cuenta de sus limitaciones y solicite asistencia. Nadie en Suecia tiene más respaldo que el rey. La corte está siempre dispuesta a ayudarle. ¿Por qué no contrata a alguien que le enseñe la forma de comunicación verbal? Por qué no se aprende el texto de memoria?

Cuando el rey abandonó la torpe conferencia de prensa en el ‘bosque de alces’ se inclinó la entonces jefa de prensa de la corte, la señora Eldh, y asintió con la cabeza hacia adelante alentadoramente:

– ¡Muy bien!

La triste elocuencia del rey atestigua de orgullo e indiferencia. Siempre rodeado de aduladores serviles y una corte informal de ricos basura no necesita hacer un esfuerzo. Él hace lo que quiere. Es más divertido con clubes de striptease y ‘chavalas de café’ que sentarse en la plenaria y empollar lo que va a decir en una visita a Arboga o Bonn.

Tenemos un jefe de estado que despierta compasión en lugar de respeto. Ahora resulta que se rodea de amigos que contratan a gansters para negociar con otros gansters.

¿Debemos tener un rey así ? ¿No tomamos nuestra forma de gobierno, nuestro país, más en serio? [Texto:aftonbladet.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*