Perro peor para el medio ambiente que un jeep de ciudad

big-dogLos jeeps de ciudad tienden a destacar como reprobables para el medio ambiente. Sólo los viajes aéreos tienen igual de mala reputación. Pero nuevos hallazgos muestran que un perro grande consume más recursos que un SUV de ciudad. También en comparación con viajes en avión se sitúan los perros mal.

El cálculo, realizado por investigadores en Nueva Zelanda, muestra que un perro grande, tipo pastor alemán, tiene una huella ecológica que equivale a 1,1 hectáreas por año.

Un jeep de ciudad, en este caso un Toyota Land Cruiser de 4.6 litros, que se conduce 10.000 kilómetros al año, consume una cantidad de energía que equivale a 0,41 hectáreas. Entonces se incluye también la energía que se usó para construir el coche.

También en  comparación con viajes aéreos queda pastor alemán mal emplazado. Un viaje de vacaciones del norte de Europa a Mallorca da una huella de 0,37 hectáreas por persona.

El cambiar el perro pastor a un perro de tamaño medio no ayuda mucho. Él requiere también una gran superficie, 0,84 hectáreas.

Tormentas de crítica

Sólo si se desciende a perros pequeños, o se cambia a gato, se llega a cifras mucho más bajas. La huella ecológica de un gato se calcula al equivalente a 0,15 hectáreas.

El estudio ha sido realizado por Brenda y Robert Vale de la Universidad Victoria en Wellington. Ellos se han especializado en cálculos de este tipo y comparten sus hallazgos en el libro Time to Eat the Dog?: The Real Guide to Sustainable Living (Tiempo de comerse al perro: la verdadera guía para una vida sostenible). Un resumen de su trabajo se presenta en la revista New Scientist.

No es de extrañar que han estado expuestos a una tormenta de críticas por parte de personas enojadas. Pero ellos argumentan que sus cálculos son correctos. Las cifras son confirmadas además por John Barrett del Stockholm Environment Institute (SEI).

Pregunta moral?
La pregunta obvia es qué conclusiones se pueden sacar de esto. Se dice a menudo que la gente debe volar menos y no adquierir coches de alto consumo de combustible. Deberá la gente abstenerse de mascotas también?
– Los estilos de vida de las personas varían enormemente. No queremos juzgar a nadie. Depende de la persona el determinar por sí misma si quiere viajar o tener un perro. Lo importante es que todos comencemos a comprender los efectos de las decisiones que tomamos, dice Carina Borgström-Hansson del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).
Christian Azar, profesor de teoría física de recursos de la Chalmers University of Technology de Gotemburgo, opina que es un error centrarse demasiado en las emisiones del individuo, ya que se arriesga a quitar el enfoque de lo que es mucho más importante en la política climática, la necesidad de instrumentos de dirección política.
– Puede convertirse en una preocupación maníaca de que debamos hacer esto o aquello, si es malo tener perro o caballo, o cualquier otra cosa. Cosas así no nos ayudan a avanzar, dice. […] [gp.se]

emisiones de carbono generadas por las mascotas

huella del Carbón

velos-03BURRO1

No Impact Man

NO IMPACT MAN
 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*