Ameneh Bahrami: ‘Ojo por ojo’ a Majid Movahedi

majid1Ojo por ojo. Ameneh Bahrami, dijo que no al cortejo de Majid Movahedi. Entonces él se puso de mala hostia y virtió ácido sulfúrico en los ojos de ella. Ahora le llega su venganza. Ahora Ameneh, 30, obtiene su revancha. Va a derramar ácido en los ojos del autor.

Según una resolución de un tribunal iraní, guardias mantendrán agarrado boca arriba al condenado Majid al mismo tiempo que Ameneh derrama gotas de ácido sulfúrico en sus ojos.

– Él gime por su gracia, pero es demasiado tarde para eso, dice la mujer al periódico aleman Bild.

Pero tras protestas de Amnistía la pena de ácido ha sido pospuesta.

Cuando la iraní Ameneh Bahrami rechazó la declaración de su colega estudiante de 25 años Majid Movahedi, él se volvió loco.

Hace seis años se ‘puso de guardia’ y la esperó afuera de su casa. Cuando ella llegó a casa del trabajo derramó ácido en su cara.

El año 2008 se decidió en el juicio que ell podría tener la venganza.

– Él será sedado delante de mí. Yo voy a palpar sus ojos y soltar cinco gotas de ácido sulfúrico en cada ojo, dice Ameneh Bahrami, 30, a Bild. 

Pide misericordia

La sentencia se estableció en virtud de la ley islámica iraní  “qisas” (represalia), lo que significa que el delincuente recibe su castigo pagado como venganza física – ojo por ojo, diente por diente.

Se ha determinado que Majid será anestesiado en un hospital de Teherán, y que un médico deberá asegurarse de que sus ojos se mantengan abiertos. La madre de Amenehs ha prometido ayudar si a Ameneh, que es ciega, le resultara difícil dar en el blanco cuando derrame el ácido.

Varias organizaciones de derechos humanos condenan la sentencia y han recurrido a ella para que desista, pero Ameneh se niega.

Él se burló de mí en la corte. Ahora lloriquea por su gracia y me pide que al menos le permita que conserve un ojo. Pero es demasiado tarde para eso, dice ella a Bild.

“Un buen ejemplo”

Después de que Ameneh obtuviera su cara destruida huyó a España, donde ha llevado a cabo 17 operaciones sin éxito en el intento de reconstruir su aspecto y su vista. También ha escrito un libro llamado “Ojo por ojo”, que ha sido publicado en alemán.

Ahora espera ella que su acto vaya a prevenir futuros ataques con ácido contra mujeres iraníes.

– La persona que hizo esto merece pasar por el mismo sufrimiento. Sólo de esta manera él entenderá mi dolor. Mi intención no es sólo la venganza, sino también que ninguna otra mujer deba tener que pasar por esto. Se trata de predicar con el ejemplo, dice Ameneh al periódico español ABC.

Según los planes iría ella a obtener su venganza el sábado al mediodía, hora de Irán, pero después de protestas de Amnistía la sentencia de ácido ha sido pospuesta. [aftonbladet.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*