El silencio hace que el escándalo nunca muere

Local donde estaba ubicado el Club PowerSólo empeora. Lo que se puede aprender de los encubrimientos de la historia es que no se presta cuando parte de la verdad ya está ahí fuera. Por el contrario el encubrimiento se convierte en un escándalo mayor que el el que iba a esconder. Las preguntas que siempre vendrán son: estaba el rey involucrado en el encubrimiento? Conocía él las negociaciones de Lettström con Mille Markovic?

Kadhammar: Aunque el rey sea inocente ninguna negación será creíble más.

El buen amigo del rey Anders Lettström pone de manifiesto que los mayores escándalos ocurren cuando se trata de encubrir los originales.

El ejemplo más conocido es probablemente el caso Watergate a principios de 1970. No hay evidencia de que el presidente Nixon supiese que sus colaboradores organizaron robo en la sede del Partido Demócrata. Pero Nixon fue muy activo en el encubrimiento después y por eso fue obligado a dimitir.

Después del escándalo de Watergate, todos los escándalos reciben el sufijo/terminación “-gate”. Si continúa el debate sobre las visitas del rey al club negro prometo que alguna ‘cabeza lúcida’ dentro de una semana va a decir “Reygate”/”Kungagate”.

Un ejemplo más cercano y más trágico de encubrimiento es el del ex presidente de Ucrania, Leonid Kuchma.

El periodista de investigación Georgij Gongadze desapareció en septiembre de 2000. Dos meses más tarde se encontró su cuerpo a las afueras de Kiev, empapado en gasolina y con la cabeza cortada. Kuchma es ahora sospechado de haber ordenado el asesinato para detener revelaciones sobre corrupción.

Aquí en Suecia tenemos más modestos ejemplo de encubrimientos. La ministra de justicia, Anna-Greta Leijon dio a su amigo el ‘explorador privado’ Ebbe Carlsson, una carta de recomendación para que capturara al asesino de Olof Palme. Ella no se preocupó de registrar la carta en el diario del departamento de justicia. Las pesquisas secretas de Ebbe fueron pronto publicación en serie en los periódicos. Se reveló que Leijon había encubierto la carta de recomendación. Adiós con Leijon.

Las mentiras de Olof Palme en relación con en el asunto del IB siempre irán a manchar la imagen de él. Por no hablar del asunto Geijer. El ministro de justicia de Palme, Lennart Geijer fue apuntado en un memorando del jefe de la policía nacional Carl Persson como presunto cliente de burdel. De ahí, el ministro de justicia era un riesgo de seguridad potencial. Peter Bratt reveló en el Dagens Nyheter en 1977 la existencia del memorando. La respuesta del gobierno se convirtió en un cañoneo de negaciones mentira, cubiertas con una notable difamación de Palme sobre Bratt: “La rata de alcantarilla con los colmillos de color amarillo y la cola desnuda”. Si Palme no hubiese mentido el asunto Geijer habría sido escándalo durante un mes y después pasado a la historia. Ahora ha sobrevivido durante 34 años. De vez en cuando se enciende de nuevo, por ejemplo, en 2004, cuando la periodista independiente Deanne Rauscher publicó un libro sobre el escándalo. La misma Deanne Rauscher es co-autora del libro sobre el Rey, “El monarca a su pesar”/“Den motvillige monarken”.

Lo que se puede aprender de estos ejemplos es que apagón/encubrimiento no se presta cuando parte de la verdad que ya está ahí fuera. Por el contrario el encubrimiento se convierte en un escándalo mayor que el el que iba a esconder.

Si el rey el otoño pasado habría admitido sus visitas al club de negro la cosa se habría añadido a los documentos. El silencio del rey y la menos inteligente actuación de Lettström hace que el escándalo no morirá jamás.

Aunque el rey sea inocente ninguna negación será ya creíble después de las negociaciones de Lettsröm con el propietario del club nocturno Markovic. El frenesí de Lettsröm de asumir la culpa no ayuda.

Las preguntas que siempre estarán ahí son: estaba el rey, el jefe de Estado, involucrado en el encubrimiento? Conocía, sabía él sobre ello?.

Si lo sabía debe abdicar. Suecia no puede tener un jefe de Estado que hace negocios con mafiosos. [aftonbladet.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*