El rey es un trabajador esclavo

Sexo, sexo, sexo…

Guerra total en Libia, miles de víctimas mortales en Siria e infierno suelto en Yemen, pero es sexo lo que ha dominado los medios de comunicación desde hace bastante tiempo. ¿Qué hizo Dominique Strauss-Kahn con la mujer que ha tenido o tenía el VIH?. ¿Quién fue el peor de los seis políticos turcos que recientemente han sido condenados por … eeeh … sexo? Cuando viene Julián Assange a Suecia para ser interrogado … sí, por desgracia he olvidado acerca de sobre qué es lo que va a ser interrogado, pero había algo con sexo e interrogado será él…

Sexo aquí, sexo allí y así eso del Rey! Sí, nuestro rey sueco. ¿Qué fue lo que estaba mirando? Sexo de serpientes, sexo porno – o nada en absoluto?

En el mundo árabe y en Sudán continúa la matanza a más o menos a escala industrial.

Bombas, granadas y balas y los hospitales llenos de paquetes de sangre que alguna vez fueron personas. Disturbios masivos en España, pang pang en Túnez  y – pero añade tú mismo, sólo elegir.

De todos modos, está claro que el 2011 es un año histórico, cuando todo se pone de cabeza y quizás nunca se pueda enderezar otra vez. Un año en el que los medios de comunicación dominan el curso de los acontecimientos más que nunca – repito: los medios de comunicación dominan más que nunca! Revelamos y aclararamos, lo cual es bueno, pero a veces de una manera que distorsionan y confunden, lo que es menos bueno…

Permitámonos ilustrar lo del Rey Carl Gustaf. El vive, en comparación con la mayoría, en lujo y abundancia. Su trabajo diario es, como yo lo entiendo, apenas agotador.

Es una manera de ver.

Otra forma es darse cuenta de que el rey es en realidad un trabajador esclavo (eso sí, bien remunerado). Nació a una carrera y nunca se le ha permitido elegir. Él representa al país, pero no lo dirige. Se le permite festejar un poco de vez en cuando, pero se le mantiene bajo estricta vigilancia – la corte, el gobierno y, sobre todo, los medios de comunicación – y tiene muy pocas oportunidades de sustituir la percepción de los demás con la suya propia (que prefieriblemente no la debe tener).

Un rey sueco ideal debe ser increíblemente majestuoso y sublime, pero al mismo tiempo democrático y, ‘hipp, hipp’, muy común como un oficinista o trabajador de almacén. Elevado y ordinario al mismo tiempo – sí, el más tonto puede ver que las dos cosas no van de la mano.

Igual de fácil es, obviamente, el reconocer que el Monarca, por supuesto, no tiene derecho a ser una persona común y corriente – Sí, aparte de a escondidas por supuesto y entonces bien consciente de que los periodistas están al acecho en los rincones y grietas, listos para revelar expresiones y comportamientos que serían completamente carentes de interés si la persona que hablara y actuara, no hubiese nacido a rey y en realidad está sujeto al secreto profesional.

Libertad de expresión? Sí, para todos, excepto para el rey.

Así que creo que Suecia debería convertirse en república?

No, después de madura consideración (?): No en absoluto. El presidente, sin duda, sería elegido entre los políticos del país – todo lo demás es prácticamente imposible – y no encuentro a nadie que yo quiera, ni de lejos. (¿Os imagináis a Juholt como presidente?)

Por suerte Suecia como la mayoría de los otros países es regida como mejor con ayuda de compromisos y medidas a medias – Dios nos libre de los hombres llamados fuertes y mujeres que deciden primero y se lo piensan después. Actualmente estamos experimentando lo que sucede con ‘chicos dictatoriales’ como Mubarak, Assad y Gadafi, así como ‘chalados’ como Assange y Strauss-Kahn.

Por ello, permitidme concluir con la única lógica: ¡Vítores cuatro veces para el rey! Que viva! [expressen.se]

Parece que el que escribe el artículo no quiere meterse mucho con el rey.

Hoy mismo han publicado en casi todos los diarios una carta de uno de los amigos íntimos del rey, Anders Lettström, en la que escribe que ‘pide perdón al rey’ sobre que ‘tomara por iniciativa propia’ contacto con los gansters yugoslavos para comprar las ‘supuestas’ fotos en las que el rey estaría ‘supuestamente’ mirando cuando dos mujeres tenían sexo entre ellas, etc., etc..

Horas después salen titulares de que el rey ‘’toma fuerte distancia”, que “él no tiene nada que ver con los contactos con los gansters criminales yugoslavos” etc., etc.

Despotorrante.

Bueno, bueno. Los días anteriores publicaron artículos sobre que el rey debería abdicar.

Para mí que el rey se acojonó y le dijo a su amigo: “!Di que yo no tengo nada que ver con eso de los gansters yugoslavos!” o algo por el estilo.

Es un cacao el que están montando que dan ganas de reirse.

Un rey que –según escribió la prensa sueca- ‘durante décadas’ se dedicó a ir a fiestas con chavalitas más o menos en pelotas (no putas, sino chavalas ‘normales’ que “venían porque les ofrecíamos buena comida y bebida”) (!!!), eso estando casado, siendo rey y teniendo ya familia. Jodé, cualquier mujer es esa situación habría mandado a Conchinchina a un marido con ese estilo de vida. No frenó hasta que publicaron ‘el libro escándalo’ hace un año. Es lo que se publicó en la prensa. Pero claro, parece que cuando hay pasta de por medio como que es un poco más difícil divorciarse y mandar al marido al carajo.

“El dinero es como una grasa que suelta todos los tornillos”.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*