Suecia está en camino al infierno!

världsmAsí entiendo yo el mensaje en un libro nuevo y aterrador, “Los campeones del mundo – Cuando Suecia se convirtió en multicultural.”

(“Världsmästarna – När Sverige blev mångkulturellt”)

Bueno, tal vez exagero un poco, pero el libro – que está excepcionalmente escrito y dispuesto – pinta un cuadro terrible de la Suecia de hoy y sin duda de la Suecia del futuro.

Trata, como muchos probablemente ya lo saben, sobre la inmigración. La conclusión (como yo mismo ya he dicho muchas veces) es: demasiados demasiado rápido, terriblemente mal manejado.

Ajá, xenófobo, ese Nilson? Apenas. Yo he vivido en el extranjero (si también en estrecho contacto con Suecia) la mayor parte de mi larga vida. Y además: los inmigrantes no se obligaron a sí mismos a entrar. Fueron los suecos, todas las clases sociales, todos los partidos políticos, los que crearon la política de inmigración – pero se olvidaron de proporcionar puestos de trabajo, enseñanza realista del idioma sueco, sí, todo lo que es necesario para la integración, es decir, para que lleguemos a ser un solo pueblo. Una decisión desafortunada en 1975 abrió todas las esclusas. Desde entonces un país más o menos homogéneo – mira el mapa y entenderás el por qué – se ha hecho con una nueva población y mayor desempleo, mayor delincuencia violenta, cifras horribles de violaciones (¡por lo menos 10 denuncias por día), más, más, más …

Todo ello, escribe “Julia César”, una periodista (¿o es un hombre?) que ha elegido un seudónimo por motivos de seguridad. Sí: motivos de seguridad, el riesgo de ser atacado, tal vez asesinado. Para los que se dedican a ​​cuestiones de este tipo, Suecia es un país peligroso – un poco incomprensible para nosotros que ciertamente crecimos en condiciones de pobreza, pero aún así en algo que en muchos aspectos era un idilio.

No voy a referir el libro. Sólo dos muestras.

El año 2000 dijo Mona Sahlin así  en una entrevista:

– Si dos personas igualmente cualificadas solicitan un trabajo en un lugar de trabajo con pocos inmigrantes deberá el llamado ‘Mohammed’ obtener el trabajo. Se contará como un ‘plus’ el tener un origen étnico distinto al sueco.

Me pregunto qué opinaría el ‘Svenne’* Sueco? Votaría posiblemente por el partido SD?

Cuando yo crecí en Suecia no había ni un solo gueto. Hoy tenemos – cuenta el libro – más de 150 (!!!), poblados por inmigrantes. Todos los días se quema por lo menos una escuela sueca**, lo más a menudo en estas áreas.

(¿Es realmente “xenófobo” el contar la verdad?)

La verdad es que el extremismo de derechas – una palabra mejor es populismo de derechas – se hizo ancho en Europa antes de que Jimmy Åkesson y los Sverigedemokraterna se convirtieran en balanza en nuestro país (sí, si no se convierten en esto la pandilla del medio ambiente). En Holanda es Geert Wilders, estilado como una estrella de cine, un gran nombre. Lo mismo se aplica a Marine Le Pen, hija de Jean-Marie Le Pen que ha sido una factor de poder en Francia en las últimas décadas. Tenemos a Pia Kjaersgaard en Dinamarca y la Liga Nord en Italia y – me atrevo a escribir así? – considerados como más o menos ‘limpios’ en sus países de origen.

Los populistas de derechas juegan un papel importante en la política en Suiza y Austria, y lo mismo se aplica a Letonia y Lituania, así como Noruega y Bélgica.

En todas partes se trata de, por lo que se lucha a favor y en contra, la forma de evitar que el país sea dividido en “nosotros” y “ellos”. La gente de países pobres fluye sobre Europa. El ‘conducirlos afuera’ (Como Expressen sugirió en un cartel en 1993) es impensable. O sea que sólo hay una solución: trabajo para todos, educación, igualdad y fraternidad.

Nadie debe creer que va a ser fácil. O sea que lo mejor es que finalmente reconozcamos el problema.

Y nos demos prisa en solucionarlo.  [expressen.se/kronikorer/ulfnilson]

 

* La palabra Svenne (como insulto) puede referirse a un hombre que vive como un sueco medio (medelsvensson), un estereotipo que vive una vida aburrida y convencional, algo que no se considera deseable. Svenne también puede referirse a svensk (sueco) en sentido negativo, más o menos como la expresión blatte  se puede usar despectivamente sobre alguien que no tiene origen sueco.

** Aquí me parece que el famoso Ulf Nilson (el autor de este artículo) se pasa cuatro pueblos. Que queman escuelas es aquí por todos conocido, pero eso de que ‘todos los días se quema por lo menos una escuela sueca’ nunca lo había oído ni leído.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*