Lo que está sucediendo con Volvo y Saab me pone triste

Mi primer coche propio fue un Saab combi, de color rojo y técnicamente perfecto – Pensaba yo en todo caso entonces.

Al igual que otros miles de jóvenes, chavales suecos y chavalas quería yo tener un coche sueco y el Volvo me parecía que era pesado y aburrido. Además tenía Saab una historia romántica. En parte salió de un avión, se veía de verdad! Y en parte existía porque un sólo hombre, el dueño de Bilpalatset (El Palacio del coche) Gunnar V. Philipson compró toda la producción de todo el primer año – en efectivo y por adelantado.

volvoSaab

Después resultó en una serie de Saabs, la mayoría (¡gracias, gracias!) pagados por el diario Expressen. Un 9000 Turbo lo tuve de hecho durante once años. Iba como un cohete y se puede considerar como un milagro que no me maté conduciendo.

En resumen, yo amaba Saab, donde el hermano trabajó durante muchos años, pero el amor llegó a su fin. Terminó con un llamado ‘modelo Estocolmo’ de color amarillo que se asentó en el taller de coches más o menos permanentemente, tan pronto como lo compré.

– No se puede hablar de Saab y calidad en el mismo día, apenas el mismo mes, dijo mi buen amigo Håkan Matson, entonces experto del automóvil de Expressen.

Él tenía razón y ahora enseguida voy a recoger mi segundo BMW. Nunca más Saab y tampoco Volvo. Creo que muchos otros suecos reaccionan de la misma manera y los números sin duda apuntan en esa dirección.

antonov muller

Saab vendió el año pasado sólo 31.696 coches y pierde hoy día dinero tan rápido que han dejado de pagar a sus subcontratistas. Al igual que la cadena de montaje está parada. Tal vez se vean obligados los contribuyentes a pagar – lo que sería una putada! – O también se puede pensar que el ruso Vladimir Antonov se haga cargo. Él es un gángster bien conocido y el gran propietario holandés de Saab Victor Muller – que se paga así mismo principesco – sin duda habría sido un comerciante de caballos si hubiese nacido unas décadas antes. Sí, quiero decir uno de esos comerciantes de caballos que vendían caballos de carreras que no existían y que cobraban por adelantado.

En pocas palabras espera a Saab o bien la quiebra o un futuro en manos de bandidos, qué es lo que es peor me resulta difícil de determinar.

Cliff

Lo que sucede con Volvo y Saab me pone triste, no hay una palabra mejor. El fabricar coches es relativamente simple en comparación. Tú no necesitas ser ingeniero civil para currar en la cadena de montaje y tampoco estar bien pagado. Países de bajos salarios como India y China tienen todos los requisitos. El producir en países como Suecia o Alemania, donde los salarios – no menos por causa de los impuestos – es enormemente más caro. Productos excepcionales como coches alemanes o rodamientos de bolas suecos pueden sobrevivir aún así, pero empresas como Saab y Volvo no son ni lo suficientemente grandes ni lo suficientemente eficientes para poder competir.

Esto significa, según tengo entendido, que Suecia está en camino hacia una grave crisis. La industria está fallando.

Al mismo tiempo crece, 1) el número de inmigrantes que están bajamente cualificados y 2) el número de jubilados que deben ser sustentados por la “general”, o sea, a costa de los contribuyentes. Nada se mejora por el hecho de que las empresas estatales, SJ y Vattenfall están dramáticamente, sí, incomprensiblemente mal administradas.

Cómo se irá a solucionar el problema, no lo sé, pero una cosa parece evidente. Debemos construir un sistema que sea mucho más flexible que el que tenemos ahora, sobre todo en el sentido de que aprovechemos la enorme reserva de talento y productividad que hay en nosotros las personas mayores. Miles de personas jubiladas pueden y desean trabajar más. Que no tengan la oportunidad es un escándalo … [expressen.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*