La historia más triste del tsunami

Okawa llora la muerte de 77 niños y 10 profesores engullidos por la ola gigante

La historia más triste siempre está por llegar, aunque será difícil que alguna empeore la de la escuela de Okawa, donde 77 de sus 108 alumnos y 10 de sus 13 profesores fueron engullidos por el tsunami que el 11 de marzo azotó el noreste de Japón. La escuela, hoy reducida a escombros, ni siquiera está junto al mar, sino en el lecho de un río, el Kitakami, por el que la gran ola ascendió y ganó altura hasta superar los 30 metros. El sábado, el profesor de caligrafía del centro, Ryouichi Sakurada, llevó flores en memoria de los alumnos a los que daba clase cada lunes. “Es peor que un bombardeo”, reflexiona.

J4 

  • El 70% de los alumnos entre 6 y 12 años ha muerto o desaparecido
  • “Ha sido peor que un bombardeo”, dice un maestro de la escuela destruida

J5

Junto a los restos de la escuela solo hay silencio. Cuesta hablar. Los soldados retiran lentamente lodo del colegio y unos jóvenes rebuscan entre el fango en busca de objetos de los chicos y los colocan en un improvisado altar. Hay rotuladores, cuadernos, el zumo de la merienda, una manzana, latas de bebida… En medio, una foto de una clase ante un cerezo en flor, el árbol nacional de Japón. Diecinueve niños, acompañados por dos profesoras, hacen la uve de la victoria con los dedos. Los vecinos llegan, dejan flores, se arrodillan un tiempo y se van. Una joven no dice nada. Solo se tapa la boca para intentar contener las lágrimas.

Algunos de los que pasan por allí cuentan la peor de las historias. “Cuando hay un terremoto, la orden es salir al patio. Así que estaban los alumnos y los profesores en la calle”, explica Sakurada, que rota por distintas escuelas de la comarca para enseñar los detallistas caracteres del japonés. Unos pocos padres acudieron a recoger a sus hijos tras el terremoto y tuvieron suerte. Del resto no hay noticias. El 70% de los alumnos, de entre 6 y 12 años, están fallecidos o desaparecidos. Y más de un mes después del tsunami una cosa y otra es casi lo mismo.

J7

En ese grupo está Michiko Sato, una niña de 12 años. Su tío abuelo Seiki Sato está ante la escuela con ojos tristes. Él sostiene que “había llegado un autobús a recoger a los niños y que no pudo salir con el tsunami”. En realidad ya no importa tanto si hubo autobús o no, o si intentaron subir a un monte cercano, como publicó un periódico japonés.

JAPAN

La gran ola topó contra un dique que hay junto a la escuela y eso hizo que subiera aún más de altura y de violencia. “Es mi opinión, pero si pasó por encima de ese puente llegó a medir unos 30 metros”, explica el maestro de caligrafía. “Cuentan que la ola era como un mar negro que llevaba vacas y a gente que pedía auxilio”.

okawa elementary school

Junto a los restos de la escuela hay coches desvencijados y volcados, un puente reventado por el tsunami y una planicie enlodada. Solo una serie de cuadrados de cemento en el suelo que asoman de vez en cuando dan fe de que ahí había un pueblo. De las casas no quedan más que los cimientos.

JAPAN-QUAKE-DISASTER

El terrible tsunami castigó especialmente la costa noreste del país, y dentro de ella, el municipio de Ishinomaki, al que pertenece Okawa, a unos 400 kilómetros al noreste de Tokio. La zona tiene rías por las que se coló el maremoto y ganó altura. Aún hoy es una sucesión de escombros durante kilómetros difícil de describir. Hay barcos en los tejados, redes enredadas en los árboles, carreteras cuarteadas, camiones de soldados, y solo el ruido de las gaviotas. […] [RAFAEL MÉNDEZ /elpais.com]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*