Juan: “Lo que viví fue un intento de asesinato”

´Me di cuenta de lo que pasaba cuando un chico me intentó apagar el fuego de los pies´

Juan, el indigente al que la pasada semana intentaron quemar vivo, asegura que lo que él vivió fue “un intento de asesinato”

JUANJuan lleva dos años en la calle, pero con toda probabilidad el peor momento lo vivió la semana pasada, cuando cinco menores de edad intentaron prenderle fuego cuando él dormía en la plaza Mestre Ripoll de Valencia. “Me di cuenta de lo que pasaba porque un chico me daba golpes en los pies al intentar apagar el fuego”, relató ayer a Telecinco. “Lo que viví fue un intento de asesinato”, aseguró el indigente. Juan pasa las noches al abrigo de una torre de ventilación de un aparcamiento subterráneo en la plaza Mestre Ripoll, al lado de Blasco Ibáñez, en la capital valenciana.

Como se recordará, todo ocurrió sobre las diez de la mañana del pasado jueves. Cinco menores, que fueron detenidos posteriormente, intentaron quemar a Juan, que como él mismo relató ayer, estaba “roque, roque” en el momento de los hechos. Tal como contó, fue un joven desconocido el que le despertó al golpearle repetidamente la pernera de los pantalones y el calzado, donde había comenzado el fuego. Gracias a ello, Juan no sufrió heridas de gravedad, aunque fue trasladado a un centro hospitalario cercano para ser curado de las lesiones y recibir atención psicológica en caso de solicitarlo. Juan se encuentra actualmente en buen estado, pues la rápida actuación del joven que le apagó las llamas evitó un mal mayor. Los menores salieron en libertad al día siguiente, aunque acusados de un delito de tentativa de lesiones.

Los vecinos de la plaza Mestre Ripoll, una zona concurrida por niños en las primeras horas de la tarde, coinciden en destacar que Juan “no se mete con nadie”. Sus pertenencias, algunas mantas ajadas y poco más, pasan el día donde Juan las deja cada mañana, al lado de la mencionada torre de ventilación o bajo los columpios de un parque. Según las fuentes consultadas, Juan se levanta hacia media mañana y se va de la plaza, dejando en su sitio sus cosas, que recoge de nuevo al atardecer. No se mete con nadie, como dicen prácticamente todos los vecinos, y nunca había tenido problemas con nadie. Hasta que la pasada semana, un grupo de bromistas, que dijeron que todo era “un juego”, decidieron que era buena idea atacar a un indigente que dormía en la calle.

No es el único caso de estas características que ha ocurrido recientemente en la Comunidad Valenciana. En abril de 2009 un joven de 17 años fue detenido en Alicante por agredir a un indigente que dormía en un cajero automático y tratar de prenderle fuego, tras rociarle con líquido inflamable. El agresor confesó que lo hizo porque “se había hartado de verle allí todos los días”. Esta grave agresión se produjo el 17 de abril de 2009 en una sucursal bancaria de la avenida de Novelda, en Alicante. El joven entró en el cajero y comenzó a golpear a su víctima en la cabeza. Un Juzgado de Menores dictó el internamiento del joven en un centro cerrado durante seis meses, acusado de asesinato en grado de tentativa. En diciembre de ese mismo año era condenado a siete años de internamiento.

En otras ocasiones los gamberros han llevado más allá su acción provocando la muerte del indigente. Este es el caso de María Rosario Endrinal, de 50 años, quien falleció abrasada en un cajero automático de Barcelona el 15 de diciembre de 2005. La Audiencia de Barcelona condenó a 17 años de prisión a los dos jóvenes que quemaron viva a la mujer, por un delito de asesinato con alevosía. El Tribunal Supremo ratificó la condena posteriormente. En este crimen participó también un menor, quien desde el año 2006 está cumpliendo la condena de ocho años de internamiento impuesta por el juez. […] [levante-emv.com]

Deberían publicar fotos y datos de esos chavales para que todo el mundo pudiese identificarlos, estando como están, en libertad!.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*